Antienvejecimiento, prevención, información y tratamientos de medicina estética para rejuvenecer la piel y acabar con las arrugas.

Entradas

Fototerapia El mundo de la belleza posee un sinfín de variantes que implican diferentes tratamientos y cuidados. Con los años, la tecnología ha sido puesta a disposición de este concepto y con su llegada, nuevos tratamientos se revelan cada día tanto para hombres como para mujeres, aunque el gran enemigo no ha cambiado, el envejecimiento.

Hoy queremos hablar acerca de la fototerapia con luces led, una nueva tecnología que llega para asistir en el tratamiento de varios padecimientos de la piel. Esta tecnología logra ayudar en diversos temas gracias a que genera una estimulación en la producción del colágeno y con ello mitiga el acné y disminuye la inflamación y congestión de la piel.

¿En qué consiste la fototerapia?

La fototerapia tiene una acción directa sobre la piel, dependiendo del tipo de terapia y la longitud de onda, emite un color diferente que ayuda de formas distintas. Este tratamiento difiere del tratamiento láser o IPL tradicional, al ser un tratamiento con una luz visible y que no calienta la piel ni provoca dolor. Por supuesto, como en todo procedimiento que incluya un haz de luz que pueda llegar a los ojos, es recomendable protegerlos.

Los tratamientos pueden tomar un espacio de 6 semanas, durante los cuales se expondrá la zona a tratar bajo un tiempo de exposición que es muy variable, puede ser desde 5 minutos y llegar a 100 minutos. Dependiendo del tratamiento que se siga se utilizará una frecuencia determinada que es reconocida por el color que emite el led

Aplicaciones y usos según necesidades

Luz roja: Se utiliza para las terapias de rejuvenecimiento cutáneo y tratamientos antiedad. En este caso se emite una longitud de onda larga que penetra de forma profunda en la piel, lo que obliga a activar los fibroblastos responsables de la formación del colágeno y la elastina.

Al estimular la producción de estos elementos reduce sustancialmente las arrugas con efectos a largo plazo.  a corto plazo puede llegar a generar radicales de oxígeno libres que dañaran las células.

Luz azul

Se utiliza en el tratamiento del acné medio y en el caso de problemas inflamatorios que han sido provocados por este. También puede ser utilizado en el caso de acné tipo rosasea pero es más común usar luz ámbar, pues ésta está diseñada para tal padecimiento. La luz azul al ser una luz fría ayuda a bajar la inflamación y disminuir las lesiones. Además, cuenta con la capacidad de penetrar en la piel y producir el radical de oxígeno que destruye la bacteria que causa el acné. Cuando la luz es absorbida por la bacteria está se destruye creando como primer efecto la disminución de inflamación y enrojecimiento. Para potenciar el efecto se puede usar en combinación con tratamientos tópicos tales como el ácido retinoico o el ácido salicílico.

Luz Amarilla

Está especialmente indicada en personas que necesitan controlar la hiperpigmentación de la piel, ayuda a igualar el tono de las áreas afectadas con el tono de la piel normal. Actúa sobre los melanocitos, células encargadas de la melanina e inhiben la producción en exceso de la misma.

Luz verde

Diseñada para problemas de enrojecimiento, problemas de capilares faciales y la inflamación y enrojecimiento por rosácea. Combinada con la luz roja es aplicada para tratamientos antiedad.

En combinación con otros sistemas, la luz led puede ser utilizada en tratamientos para combatir la celulitis o para la caída del cabello y estimulación del folículo piloso. No todas las máquinas cuentan con la tecnología para producir todas las longitudes de onda que aquí se describen, algunas podrían emitir la luz roja pero no la luz azul, por eso en el momento de buscar un tratamiento de fototerapia es necesario tener presente qué es lo que se desea tratar.

Si quieres que analicemos tu caso, pide cita sin compromiso en el 915718113 o en el 676043524

Cuidado de la piel en invierno El cuidado de la piel en invierno es tan importante como en verano. Muchas veces pensamos que el sol es el máximo enemigo de nuestra piel, siempre  huimos de los rayos UVA y la resequedad que generan las largas exposiciones al sol y otras posibles afecciones que se presentan durante el verano. Lo que tal vez no habías pensado, es que durante  el  invierno, el clima también van a afectar la salud de nuestra piel, pues esta época del año viene cargada de agresiones que ayudan a deteriorar la salud de la piel.

Es normal que durante esta estación del año, deseemos refugiarnos del frío más que cualquier otra cosa, ya sea en una buena manta o subiendo a tope la temperatura de la calefacción. Sin embargo, es inherente el hecho de que tarde o temprano tendremos que salir y es allí donde la piel sufre de cambios bruscos de temperatura y exposición directa al viento frío que terminará afectándola.

Combate el frio extremo con tratamientos para el cuidado de la piel

El cuidado de la piel durante el invierno es posible, existen una gran variedad de trucos, tratamientos y productos que mantendrán a raya los efectos negativos del invierno y retrasarán el envejecimiento prematuro de la epidermis, veremos a continuación algunos puntos a tener en cuenta para el cuidado de la piel durante el invierno.

1. Limpieza del rostro

Especialmente en esta época del año, debido al frio, tiende a descuidar esta parte de la rutina. Remover el maquillaje es un paso fundamental para el cuidado del rostro y debe ser una parte importante de nuestro día. Es recomendable limpiarse la piel dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche antes de acostarse.

2.Cremas

El uso de cremas es algo más que necesario, para las cremas escogidas para uso nocturno, se recomienda usar aquellas que indique el especialista y en lo posible dejar actuar toda la noche.

Las cremas de día deben cumplir con ser tanto humectantes como hidratantes, el primer aspecto cumple con una función importante, que es crear una barrera de protección. Muchas de ellas también incorporan algún tipo de antioxidante como la vitamina E y el ácido ascórbico que reducen efectos nocivos del clima. Como opción  el ácido hialurónico es uno de los más potentes hidratantes que ayudará a mantener agua en la piel.

Valga recordar que se debe buscar el tipo de crema adecuado para tu tipo de piel y sus características, de esta forma se maximizan los efectos positivos de las mismas. Recuerda muy bien que una de las zonas más delicadas del rostro y que más sufre en invierno es el contorno de ojos.

3. Hidratación

Unido a las cremas hidratantes se pueden encontrar una gran cantidad de aceites faciales, este puede ser un paso previo a la hidratación que ayudará a complementar el trabajo de belleza diaria. Este tipo de aceites hará a que las cremas se apliquen de una mejor forma y penetren haciéndolas más efectivas.

4. Peeling Facial

El Peeling Facial de Centro Médico Rusiñol está adaptado a tu piel por lo que haremos un estudio previo dermocosmético.

Se trata de un peeling muy predecible en el momento de descamación, por lo que es compatible con la vida laboral y social al poder saber cuándo empezaremos a “pelar”, de forma que tras 3 días de la aplicación del producto escogido según las necesidades de cada tipo de piel, se produce la eliminación de la capa superficial de la piel de forma controlada, intervalo de tiempo en el que hay que usar Fotoprotector solar y aplicar una crema que ayudará a regenerar la piel.

A continuación, se procederá a la aplicación de una mascarilla regeneradora que ayude a revitalizar tu rostro. Y, por último, pero no menos importante, se llevará a cabo la regulación de la piel que evita y retrasa la aparición de los problemas originales, ya sea manchas, poros dilatados, arrugas…Lo ideal es realizar un tratamiento de choque que consiste en 3 peeling en 3 meses, uno cada 30 días, consiguiendo un cutis renovado y mejorada.

Precauciones dentro de casa

Mantener las temperaturas bajo control…

Sabemos que esto suena un poco descabellado pero como recalcamos en un principio, la piel experimentada bruscos cambios de temperatura al salir de casa, cuando caminamos recibimos golpes del frío directo en nuestro rostro y el uso desmedido de la calefacción hace que la piel se reseque en el exterior, además de otro montón de efectos externos hacen que la piel se vuelva muy sensible.

El agua caliente es otro factor que influye en la deshidratación de la piel, en esta época para entrar en calor decidimos tomar baños con agua en altas temperaturas y aunque puede ser reconfortante para el resto del cuerpo, tu cutís puede verse afectado al ser eliminado el manto hidrolipidico de la piel, que actúa como capa protectora y sirve para mantener hidratación de la misma. Ahora ya tienes una idea de algunos cuidados básicos que debes tener para que tu piel llegue a Navidad radiante y sin imperfecciones.

Si quieres consultar tu caso, pide una cita de valoración gratuita en el 915718113 o en el 676043524