Cuidados de la piel para lucir un cutis rebosante de salud. Belleza de la piel.

Entradas

Dermatoporosis o envejecimiento de la piel.

 

Piel Nuestra piel no es sólo la envoltura de nuestro cuerpo, como el papel de regalo, si no que es un órgano más de nuestro cuerpo con unas funciones determinantes para nuestra supervivencia como es ejercer de barrera frente al ataque de microorganismos patógenos y defensa contra virus, colabora en la regulación de nuestra temperatura, elimina toxinas mediante el sudor y nos depura, es fundamental en la interacciones con los demás a través del tacto y nos avisa de peligros mediante el dolor o la sensación de calor extremo.

Pero la piel, al ser un órgano más que compone nuestro organismo, también sufre el proceso de envejecimiento, con una patología concreta y característica la dermatoporosis o envejecimiento de la piel que lleva a una fragilidad acusada con insuficiencia en sus funciones como órgano.

El envejecimiento de la piel ha sido considerado, hasta ahora, como una cuestión estética y no como la deficiencia en la función de un órgano de nuestro organismo con unas funciones concretas como el riñón, el hígado o la pérdida de consistencia, funcionalidad y riesgo de fractura de los huesos (osteoporosis), patología de la que deriva esta denominación dermatoporosis  como degradación, pérdida de funcionalidad y riesgo de fractura de la piel.

Se han hecho muchos estudios (al final del post os lo pongo por si alguien tiene curiosidad) sobre las causas que acelera este proceso de degradación y pérdida de funcionalidad de la piel (dermatoporosis) en una personas frente a otras, estando el porcentaje más alto de personas que lo padecen alrededor de los 60 años pero con las primeras manifestaciones entre los 45 ó 50 años y acelerándose el proceso (como en el caso de los huesos) con los cambios hormonales y factores medioambientales (sol, cuidados, etc).

Las manifestaciones iniciales de la dermatoporosis

Estas manifestaciones se pueden dividir en dos categorías:

1.- Marcadores morfológicos de fragilidad de la piel:

a. Púrpuras seniles

  “Lunares” de color rojo intenso o azul del tamaño de una moneda de 1 céntimo que son micro hemorragias

b. Pseudoescaras estelares

   Costras o pesudo cicatrices en forma ramificada o de estrella

c. Atrofia de la piel

   Piel casi transparente, de aspecto apergaminado con ausencia evidente de espesor protector

2.- Expresiones funcionales de la fragilidad de la piel

a. Heridas frecuentes ante mínimos golpes

b. Retraso en la curación de la heridas

c. Hematomas (morados) en la piel a mínimos golpes

d. Hemorragias subcutáneas (debajo de la piel) con pequeños traumas

e. Úlceras que no cicatrizan con necesidad de asistencia hospitalaria.

 

El prevención y tratamiento de la dermatoporosis

Todos los estudios paracen indicar que la vía de la prevención y tratamiento de esta pérdida de funcionalidad y degradación de la piel (dermatoporosis) está relacionada con  los Factores de Crecimiento de la piel que van a mantener el grosor y elasticidad de la piel así como preservar su funciones.

Por ello los cuidados de la piel como el PRP (plasma), ácido hialurónico y tratamientos que contribuyan al adecuado mantenimiento y funcionalidad de la piel como fotoprotección, peelings, suplementación, etc. han pasado de ser un puro tratamiento estético a ser tratamientos de prevención y regeneración de la piel en casos de dermatoporosis.

Siempre será tu médico el que decida cual es el tratamiento más adecuado para tu caso. Si tienes dudas ¡Consultanos! 

 

Referencias bibliográficas

  1. Saurat JH: Quand la peau devient insuffisante (editorial). Méd Hyg 2004;2472:476.
  2. Saurat JH: Dermatoporosis. The functional side of skin aging (editorial). Dermatology 2007;215:271–272.
  3. Colomb D, Pinçon JA, Lartaud J: Individualisation anatomo-clinique d’une forme méconnue de la peau sénile: les pseudo-cicatrices stellaires spontanées. Leurs rapports avec le purpura de Bateman. Ann Dermatol Syphil 1967;94:273–286.
  4. Colomb D: Stellate spontaneous pseudoscars: senile and presenile forms, especially those forms caused by prolonged corticoid therapy. Arch Dermatol 1972;105:551–554.
  5. Prins C: L’insuffisance cutanée. Méd Hyg 2004;2472:478–480.
  6. Schoepe S, Schäcke H, May E, Asadullah K: Glucocorticoid therapy-induced skin atrophy. Exp Dermatol 2006;15:406–420.
  7. Tomic-Canic M, Brem H: Gene array technology and pathogenesis of chronic wounds. Am J Surg 2004;188(1A suppl):67–72.
  8. Ralston SH, De Crombrugghe B: Genetic regulation of bone mass and susceptibility to osteoporosis. Gene Dev 2006;20:2492–2506.
  9. Robert L, Labat-Robert J: Aging of connective tissues: from genetic to epigenetic mechanisms. Biogerontology 2000;1:123–131.
  10. Giacomoni PU, Rein G: Factors of skin ageing share common mechanisms. Biogerontology 2001;2:219–229.
  11. Hornebeck W: Down-regulation of tissue inhibitor of matrix metalloprotease-1 (TIMP-1) in aged human skin contributes to matrix degradation and impaired cell growth and survival. Pathol Biol 2003;51:569–573.

 

 

 

Cuidados de la piel de cara al invierno Ya estamos en el otoño y cuando queramos darnos cuenta ya estamos en el invierno y con él, las bajadas de temperatura, los abrigos, bufandas, el frío, el viento…

Hablamos muchas veces de las precauciones que tenemos que tener en verano ante el exceso de sol que provoca reacciones en nuestra piel. Pero poco se habla de las necesidades que tiene tu piel en invierno.

Así es, tu piel es el abrigo de tu cuerpo en invierno, por lo que debemos saber cómo cuidarlo para que no sufra ante las constantes bajadas de temperatura. El frío, la humedad, el viento, los cambios bruscos de temperatura provocarán una deshidratación profunda y rojeces en la piel, sobre todo si tu tipo de piel es seca y sensible.

  • Hidratar la piel

Tras la ducha, échate crema en el cuerpo de forma generosa y abundante, los aceites pueden ser una opción.

Y el rostro, todas las mañanas y noches hidratarla y nutrirla con el tipo de crema que más le aporte a tu piel.

Si tienes una piel grasa, utiliza cremas con texturas ligeras y libres de aceites mientras que si es seca deberás utilizar una crema rica en nutrientes y muy hidratante.

  • Exfoliar

Los constantes cambios de temperatura provocan que se acumulen en la piel células muertas por lo que es importante que por lo menos, una vez a la semana, te hagas una exfoliación suave fomentando el crecimiento de nuevo de la piel dejándola suave y sana.

  • Cuida tus labios

No olvides llevar siempre contigo un bálsamo labial para cuidar e hidratar también tus labios. Aplícalo constantemente para evitar que se agrieten.

  • Bebe agua

No sólo debes hidratar tu piel por fuera, si no también por dentro. No olvides beber un mínimo de 2 litros de agua diarios.

  • Cuida las comidas

Todo lo que comas tiene también un impacto sobre tu piel. En los meses de frío es importante que consumas mucha Vitamina A a través de espinacas, zanahoria, col, lechuga…

Y consume grasas saludables con ácidos grasos tipo omega 3 que puedes encontrar en semillas de lino, aguacate, aceite de oliva, frutos secos….Y evita los fritos, trigo, harinas y azúcares refinados puesto que te hinchan la piel.

 

10 consejos para cuidar tu piel este veranoYa estamos en verano y seguro que muchos de vosotros buscáis un hueco cada vez que podéis para ir a la playa o pasar tiempo en la piscina. Sin embargo, es importante considerar algunos consejos para cuidar la piel este verano de manera que evitemos el fotoenvejecimiento y los rayos del sol no pasen factura al cutis.

A todos nos gusta ponernos morenos en verano, pero siempre debe ser con seguridad y salud para no arrepentirnos más tarde.

Debemos de tener en cuenta que el calor deshidrata la piel más rápido y la sudoración agrede la piel, eliminando su manto hidrolipóidico  haciendo que sea más proclive a infecciones.

Por ello, es muy importante que en ésta época del año nuestros cuidados de la piel deben de ser mayores.

  • Beber agua

Es importante hidratarse bien tanto por dentro como por fuera tengas o no sed, tu cuerpo necesita hidratarse ya que en verano pierde mucha agua. De esta forma, no olvides beber de 2 a 2,5 litros de agua al día.

  • Aplicar cremas hidratantes

Tanto por la mañana como por la noche, no olvides aplicar cremas hidratantes. Por la mañana, la crema mantendrá la hidratación de nuestra piel y por la noche tendrá una labor reparadora, recuperando la hidratación de nuestra piel.

  • Tras tu crema habitual, aplica también fotoprotector

Mediante la crema hidratante conseguirás hidratar la piel y con los fotoprotectores protegerla del sol. De esta forma, lo ideal es aplicar en primer lugar nuestra crema habitual y a continuación el fotoprotector de SPF 30 mínimo, aunque ya estemos morenos.

  • No olvides tus gafas de sol y visera en las horas dónde el sol esté más alto

Mediante las gafas de sol no sólo evitarás dañar tus ojos y la aparición de cataratas, sino también evitarás las arrugas de expresión como consecuencia del exceso de sol.

Y con la visera o gorra evitarás que a esas horas el sol impacte directamente en la piel del rostro.

  • Si tomas alcohol o helados no olvides añadir 1 vaso de agua

Tanto el alcohol como el azúcar deshidratan el organismo por lo que debes compensarlo tomando un vaso de agua.

  • No olvides enjuagar la cara y poner crema tras salir del agua del mar o piscina

Tanto el agua del mar que contiene un alto contenido en sal y la de las piscinas que cuenta con alto contenido de cloro, son agentes que agreden e irritan la piel. Así que no olvides tras el baño aclarar la piel con agua corriente y aplicar crema hidratante y/o reparadora.

  • Ingiere alimentos con alto contenido acuoso

Este tipo de alimentos aportan a la piel nutrientes que protegen tanto la estructura como la oxigenación de la piel que a parte de ayudar a lograr un moreno saludable, y terminar la temporada de verano con un tono agradable y una buena textura de la piel.

  • No te apliques perfume cuando vayas a exponerte al sol

Los perfumes contienen componentes como la bergamota que pueden provocar manchas permanentes en la piel y hacer reacción con los rayos del sol. En ésta época del año, lo mejor es pulverizar el perfume tan sólo sobre la ropa en lugar de sobre la piel.

  • No te expongas al sol directo entre las 12 hasta las 17 horas

Se trata de las horas con mayor incidencia de rayos UV y aunque cuentes con fotoprotector lesionarás la piel, así que lo mejor es que evites esta franja horaria para tomar el sol.

  • Consume alimentos ricos en licopeno y betacarotenos

El tomate, la sandía o la zanahoria son alimentos que licopeno y betacarotenos que estimulan la producción de colágeno de forma que hace que la dermis se recupere antes de los efectos del sol, estimularán la producción de melanina y mantendrás un bonito moreno.

Pero a pesar de tomar todas estas recomendaciones, no olvides al terminar el verano valorar el estado de la piel y llevar a cabo las pautas que sean necesarias para repararla. Pero si no tienes claro como llevar a cabo esas pautas, no olvides que puedes consultarnos tu caso gratuitamente llamando al 915718113. Estamos en Madrid.

¡Disfruta del verano pero con precaución!

Hay muchos factores que en influyen en la piel, en su equilibrio y por tanto en el resultado de los tratamientos faciales que te realices.

Un buen chequeo dermo-cosmético te ayudara a controlar todos esos factores negativos sobre tu piel y sobre la duración de los efectos de los tratamientos faciales.

Si quieres que te realicemos un chequeo dermocosmétio gratuito, llama al 915718113 y pide tu cita.

A continuación te pongo los factores que influyen en la piel y en la prolongación de los resultados de tus tratamientos

 

1.- Alimentación

La alimentación es el pilar fundamental para mantenernos sanos, tener vitalidad y rendimiento; revitalizar y conservar la función mental, entre otros beneficios que conlleva una buena y correcta alimentación como mejorar el aspecto de la piel.

      Tengamos siempre presente el sabio pensamiento de Hipócrates: 

“Que tu alimento sea tu medicamento”

       Por ello es importante que: 

  • Siga un buen horario de comidas, sin saltarse ninguna.
  • La alimentación sea variada, con frutas y verduras como fuente natural de vitaminas y minerales.
  • Consumir al menos 3 veces en semana pescado azul (rico en Omega 3)
  • Beber al menos 2 litros de agua al día (3litros/día si mucho calor o ejercicio)
  • Como suplementos:
    • Multiitamínicos: 1/día
    • Antiradicalar: 1/día
    • Para mejorar el tono de la piel: Comp de Ac. Hialurónico 1/día

 

2.- Ejercicio físico 

El ejercicio físico favorece la salud de las personas, retrasa el envejecimiento y alarga la vida, manteniéndonos saludables, jóvenes y activos.

       Por tanto:

  • Es importante realizar ejercicio físico como mínimo 1 h y 2 o 3 veces por semana.
  • Usar Fotoprotector solar mínimo 30, si se hace ejercicio al aire libre.
  • Mientras se realiza el ejercicio hay que hidratarse adecuadamente, al menos 1 litro de agua en esa hora de ejercicio.
  • Eliminar el sudor de la piel lo más pronto posible, no hay que olvidar que el sudor es un ácido que agrede nuestra piel.
  • Aplicar nuestra crema facial, así como una crema corporal o aceite corporal, tras la eliminación del sudor, para devolver el equilibrio a nuestra piel.

 

 3.- Alcohol y tabaco

       La salud debe trabajarse día a día y aunque nuestro organismo tiene una gran capacidad de compensar las agresiones externas, la práctica habitual de consumo de agentes agresores de nuestro organismo va no sólo reduciendo nuestra capacidad de compensación, sino que mina nuestro organismo de forma progresiva y silenciosa.

      El alcohol es un vasodilatador que favorece la aparición de arañas vasculares y couperosis, entre otros, por lo que no se debería tomar más de 1 ó 2 vasos de vino, a ser posible tinto por el contenido en reverastrol (antioxidante).

      El tabaco reduce la oxigenación de la sangre y por tanto el aporte de oxigeno a la piel, favoreciendo el envejecimiento de la piel, así como otras alteraciones en el organismo que son bien conocidas.

 

 4.- Exposición solar o rayos UVA.

La exposición solar y a rayos U.V.A tiene un efecto acumulativo que acaban con nuestro  “Capital solar de la piel” o capacidad de regenerar las lesiones producidas en nuestra piel por el sol o por los rayos U.V.A. por lo que tras años de prolongadas exposiciones al sol o a rayos U.V.A nuestra piel no tolera el sol y a la mínima exposición tenemos manchas, queratosis, urticaria solar, etc.

      Por lo que hay que tener en cuenta: 

  • El sol es necesario pero con 30 mn de exposición indirecta, en las horas de menos impacto solar (a partir de las 18:00 en verano y de las 16:00 en invierno) es suficiente para nuestros huesos y nuestro ánimo.
  • Usar siempre fotoprotector solar en la cara, de 30 en invierno y de 50 en verano si tenemos tendencia a manchas.
  • Hay que repetir la aplicación del fotoprotector cada 4h
  • Si hacemos ejercicio al aire libre usar pantalla total y repetir su aplicación a la hora, ya que el sudor elimina el fotoprotector aplicado.

5.- Sueño. 

      Es muy importante que el sueño sea suficiente (entre 6 a 8 horas) y reparador (con sensación de haber descansado), ya que es durante el proceso de sueño nocturno que nuestra piel se repara debido a la producción de Hormona de Crecimiento, que en el adulto sirve para reparar tejidos. 

      Si no tenemos un sueño reparador podemos recurrir a infusiones o melatonina 1 gr como regulador natural del sueño.