Noticias y novedades en Medicina Estética

Existen numerosos bulos en lo que a nutrición y alimentación saludable se refiere, como que para adelgazar hay que dejar de comer o hacerlo en porciones muy pequeñas.

Sin embargo, no se trata tanto de la cantidad, sino de la calidad de nuestra dieta. Es importante saber que cuando nos saltamos comidas o evitamos los carbohidratos, conseguimos justo lo contrario a lo deseado.

Si el organismo no encuentra los alimentos que debe consumir y usar como “combustible”, comenzará a crear reservas de grasa como medida preventiva. Te contamos cómo evitar el exceso de grasa en el cuerpo, siempre de forma saludable. ¡Sigue leyendo!

Multiplica tus comidas

Saltarse comidas solo causará efectos adversos y para nada te ayudará a adelgazar de forma saludable. No obstante, comer grandes cantidades de alimentos tampoco es lo indicado.

Cuanto más abundante sea el plato, más tardarás en procesarlo, causando pesadez en la digestión y deshidratación en tu organismo.

Procura ingerir unas cinco comidas diarias compuestas por porciones moderadas, dentro del marco de una dieta equilibrada.

Cuidado con los ingredientes y la preparación

Consume alimentos de origen vegetal como frutas, vegetales y cereales integrales, acompañados de productos lácteos con bajo contenido en grasa.

Evita las grasas saturadas presente en carnes y modera el consumo de queso y mantequilla. Apuesta, en cambio, por grasas saludables como las del pescado, los frutos secos y las de algunos aceites vegetales.

En cuanto a la preparación, evita las frituras. Cocina en el horno, a la plancha o alimentos hervidos o crudos.

No olvides la hidratación

Para evitar el exceso de grasa en el cuerpo, también son importantes los líquidos. Reemplaza las bebidas azucaradas por agua. Recuerda que esta es más saludable que cualquier otra bebida y tómala abundantemente en cada comida y entre las mismas.

Se pueden hacer excepciones, pero procura no abusar del consumo de bebidas azucaradas-

Actividad física para complementar la dieta

Además de seguir una dieta equilibrada, es necesario realizar un poco de ejercicio físico para evitar el almacenamiento de grasa en el cuerpo.

Empieza caminando* unos 30 minutos a diario y ve aumentando el nivel de dificultad poco a poco. Añade un par de ejercicios de fortalecimiento muscular al menos dos veces a la semana para lograr mejores resultados en menos tiempo.

Un cuerpo saludable y sin exceso de grasa requiere de esfuerzo y un estilo de vida saludable. Es posible mantenerse en buena forma sin dietas mágicas ni pasarse el día en el gimnasio, solo debes seguir las recomendaciones del Centro Médico Rusiñol.

Es bien sabido que andar es bueno para la salud. No obstante, no llegamos a ser totalmente conscientes de la importancia que tiene para nuestro organismo. Te hablamos sobre los beneficios de caminar a diario.

Mejora la circulación

Caminando a paso ligero 30 minutos al día es posible reducir la presión arterial. Esto mejora consecuentemente la circulación, a la vez que se previenen enfermedades del corazón.

Normalmente, se recomienda a pacientes con hipertensión arterial andar a diario. Esto contribuye a reducir el riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas hasta en un 27%.

Controla el peso

Andar a un ritmo intenso cada día tiene prácticamente los mismos beneficios que asistir a clases de aerobic. Se consumen calorías y se cambia significativamente el metabolismo.

Las calorías eliminadas ayudan a perder peso, al mismo tiempo que construyen músculos que aumentan el metabolismo.

Es bueno para los huesos y articulaciones

Se estimulan y fortalecen los huesos, aumentando así la densidad ósea. Diferentes estudios científicos han demostrado que caminar diariamente puede frenar la pérdida de masa ósea en pacientes con osteoporosis. Además, previene hasta en un 40% el riesgo de fracturas de cadera en mujeres posmenopáusicas.

De igual forma, las articulaciones se ven beneficiadas con cada paso realizado. El impacto proveniente del movimiento actúa sobre el cartílago, llevando nutrientes y oxígeno a la zona. Por lo contrario, al no andar, los huesos y articulaciones se ven privadas de los minerales y fluidos vitales, lo cual acelera su deterioro.

Ayuda al cerebro

El hipocampo es la zona del cerebro relacionada con el aprendizaje y la memoria. Una caminata diaria previene la degeneración del mismo, mejorando además su función cognitiva.

En personas de la tercera edad, se reduce el riesgo de demencia senil, al prevenir complicaciones en los vasos cerebrales.

Tonifica y fortalece los músculos

Es posible tonificar piernas, glúteos, abdominales y hasta brazos, todo durante un paseo. Los glúteos se levantan y se definen las pantorrillas, dando una excelente forma a las piernas. Además, si mueves moderadamente los brazos al caminar, también se estimularán sus músculos.

En el caso de los abdominales, la postura lo es todo, préstale atención mientras caminas. ¡Notarás los resultados!

Reduce el estrés y mejora tu humor

Al salir del trabajo, es normal que tengamos tensión acumulada, por lo que puede ser el momento ideal para andar, ¿y si vuelves a casa a pie?

Caminar libera endorfinas, alivia el dolor, disminuye el estrés y hasta mejora el descanso. Una caminata a solas o en compañía contribuirá a despejar la mente, ¿te animas?

Deja atrás la vida sedentaria y anímate a dar un vuelco total a tu salud caminando media hora diaria.

La panela y el azúcar moreno provienen de la caña de azúcar. Sin embargo, existen diferencias entre ambas debido a su elaboración, que modifican su aspecto, textura, nutrientes y calorías.

Elaboración de la panela

La panela se obtiene a través de un proceso de evaporación y cristalización de la caña de azúcar, teniendo como único ingrediente el jugo de la caña. Es decir, no se somete a ningún proceso químico, por lo que es considerada el azúcar de caña más integral.

Variedad de azúcar moreno

Para empezar, es necesario entender que no solo existe un tipo de azúcar moreno, sino que hay varios. E incluso a veces se presenta como tal en los supermercados, pero en realidad es azúcar blanco al que se le ha incorporado algún tipo de tinte o melaza para darle ese color característico.

El verdadero azúcar moreno es todo aquel que se obtiene tras un solo proceso de refinado.

Otros azúcares

Azúcar turbinado

Se trata de un tipo de azúcar moreno, obtenido mediante un proceso de centrifugación, secado y enfriamiento.

Azúcar crudo

Este tipo de azúcar moreno menos procesado se obtiene directamente de la ralladura de la panela, también conocido como azúcar crudo. No existen diferencias significativas entre la panela y este tipo, más allá de la presentación y el proceso de rallado y envasado.

Nutrientes de la panela y el azúcar moreno

La panela contiene vitaminas B y C, minerales como calcio, fósforo y hierro y no aporta calorías vacías. Mientras que el azúcar moreno, posee una cantidad mucho menor de estas vitaminas y minerales y sí aporta calorías vacías.

Es importante conocer que el proceso de refinación del azúcar, ocasiona la pérdida de nutrientes y aumenta la ingesta de calorías vacías. El consumo excesivo de este tipo de productos contribuye directamente a problemas de sobrepeso u obesidad, por lo que la panela es considerada más nutritiva y sana, en comparación con el azúcar moreno, y sobre todo con el azúcar blanco.

Otra diferencia a tener en cuenta es que la cantidad de fructosa presente en la panela es mayor que la que podemos encontrar en el azúcar moreno, por lo que la primera endulza más los alimentos y bebidas.

Consumo diario de azúcar

La Organización Mundial de Salud (OMS) recomienda no consumir más de 5 cucharaditas de azúcar diarias. No obstante, ese consumo se ve afectado por la ingesta de otros productos que contienen azúcar, como zumos y alimentos procesados. Por eso, es de vital importancia contar tanto el azúcar que añadimos a los alimentos y bebidas, como el que se consume de forma indirecta.

En definitiva, aunque la panela tiene más beneficios para el organismo que el azúcar moreno, sus nutrientes son mínimos, ya que la utilizamos como aderezo y no como un alimento en sí.

Si tienes más dudas sobre nutrición y alimentación saludable, consulta con los expertos del Centro Médico Rusiñol, te atenderemos encantados.

Lavarse el pelo es una acción cotidiana, algo que todos hacemos con regularidad. Sin embargo, mucha gente lo hace mal.

Aunque parezca algo sencillo, es realmente importante saber cómo realizar de manera adecuada la limpieza para evitar daños y la caída del pelo. ¡Sigue leyendo!

Peina y desenreda

Dos acciones simples que debes recordar realizar antes de cada lavado. Esta es la mejor forma de desprender los cabellos sueltos, y al mismo tiempo, eliminar aquellos restos de productos que permanecen en el pelo.

Escoge los productos adecuados

El pelo puede dañarse al utilizar productos inadecuados, incluidos los de higiene. En el caso del champú, se recomienda utilizar aquellos libres de químicos agresivos para el cuero cabelludo, como el sulfato o la sal. Dichos químicos son altamente dañinos, sobre todo aplicados en cabellos finos, teñidos o sensibles.

En tu próxima compra, escoge un producto enriquecido con propiedades hidratantes e ingredientes de origen natural.

Mide la cantidad de champú

Utilizar una cantidad exagerada de productos de aseo personal puede ser contraproducente. Los químicos que contienen podrían dañar tu pelo y cuero cabelludo, ocasionando sequedad y picor.

Coge la cantidad justa de champú y aplícalo mediante un masaje con movimientos circulares con la yema de los dedos durante unos cinco minutos.

Aclara cuidadosamente

El cabello más cercano al cuero cabelludo es el más joven, y al mismo tiempo, el más graso. Lo que contrasta con las puntas, las cuales suelen ser mucho más secas y frágiles.

Por lo tanto, procura enjuagar cuidadosamente las puntas para que no sufran daños.

No olvides el acondicionador

Una vez aclarado el champú, a por el siguiente paso: el acondicionador. Aplícalo de forma uniforme desde la zona de detrás las orejas en dirección a las puntas y déjalo actuar unos dos minutos, para luego enjuagarlo.

Recuerda no aplicar acondicionador en el cuero cabelludo, pues podría afectar a la grasa natural del mismo.

Enjuaga con agua fría

Termina el proceso de forma óptima con la ayuda del agua fría. Esto activará de manera significativa la circulación y cerrará las cutículas, en conjunto con la capa exterior. Así, el cabello lucirá con un brillo espectacular.

Lavar el cabello es algo tan cotidiano que hemos perdido de vista la importancia de hacerlo bien. Sigue estas recomendaciones del Centro Médico Rusiñol para conseguir un pelo sano y bonito.

Con las altas temperaturas propias del verano, nos apetece quedarnos en casa junto al aire acondicionado. Sin embargo, hay quienes aprovechan esta época vacacional para practicar algún deporte, para sacar el máximo partido al buen clima.

Para los deportistas amantes del verano, traemos una serie de recomendaciones para practicar deporte en la temporada más calurosa del año.

Evita las horas centrales del día

Entrenar al aire libre puede ayudar a aumentar la concentración y relajación del cuerpo, lo que, en consecuencia, brindaría más efectividad a la práctica deportiva. No obstante, con las altas temperaturas que el verano trae consigo, es recomendable no exponerse al sol de forma prolongada.

Para lograrlo sin necesidad de evitar las maravillas del aire libre cuando entrenas, procura evitar las horas centrales del día. Por la mañana temprano y las últimas horas de la tarde son los momentos más indicados para evitar el calor y sus consecuencias al practicar deporte.

Recuerda la hidratación

Sin importar la época del año, es importante mantenerse hidratado; especialmente, con las temperaturas propias del verano. Es esencial que lleves siempre contigo una botella de agua al practicar deporte, para evitar sentir sed y cansancio por deshidratación.

No comas justo antes de entrenar

No se recomienda entrenar tras haber comido recientemente, sobre todo en los días calurosos. Este hecho podría producir una desagradable hinchazón o pesadez.

Lo ideal es empezar con tu rutina de entrenamiento pasadas al menos 1 o 2 horas después de la última comida.

Utiliza un equipamiento ligero y ropa transpirable

Procura lleva ropa cómoda que permita la transpiración, te hará sentir mucho más libre al practicar deporte. Evita a toda costa el uso de capas innecesarias, que te harán sudar más y posiblemente deshidratarte.

En cuanto al equipamiento, recuerda llevar contigo un protector solar, además de una gorra en caso de una prolongada exposición al sol, así como una toalla para secar el sudor.

No realices un calentamiento muy intenso

En verano, la temperatura corporal de nuestro cuerpo aumenta significativamente, más de lo habitual. Por lo tanto, aunque sea necesario el calentamiento antes de cualquier entrenamiento, se recomienda que tenga una duración de unos cinco minutos.

Evita las excesivas repeticiones

Normalmente, las rutinas que incluyen muchas repeticiones o peso consiguen que te agotes más rápido. El agotamiento, en combinación con el calor veraniego, puede hacer de la práctica deportiva todo un tormento. Por eso, evita trabajar con grandes cantidades de peso o hacer demasiadas repeticiones en los meses de más calor del año.

No sigas posponiendo el ejercicio y aprovecha el tiempo libre para ponerte en forma. Sigue estos consejos para practicar deporte en verano y disfruta al máximo de esta estación.

Así como existen dietas para perder los kilos de más y moldear la figura, también hay dietas dirigidas a aquellas personas a las que les cuesta subir de peso. Las personas muy delgadas también lo pasan realmente mal cuando, por mucho que comen, no logran alcanzar el peso y la figura deseada.

Hoy hablamos sobre la dieta para coger peso, ¿en qué consiste? Aspectos relevantes que son de interés si tu objetivo es aumentar de peso, y por dónde empezar.

Dieta para coger peso

En primer lugar, hay que entender que las personas que deciden subir de peso deben someterse a un régimen de alimentación saludable. Con la comida basura, se puede engordar con facilidad, pero representa un riesgo para la salud que puede desencadenar un episodio perjudicial.

Para empezar, hay que acudir a un especialista en nutrición, que evaluará las causas que mantienen a la persona con bajo peso e indicará el plan a seguir para corregir el déficit.

Debido a la genética o las características propias de algunos cuerpos de constitución delgada, engordar puede ser todo un desafío. Normalmente, se conjugan diversos factores, como un metabolismo muy activo, situaciones de estrés y ansiedad, o mala alimentación, que no permiten lograr el peso deseado.

¿En qué consiste una dieta para aumentar de peso?

La dieta hipercalórica es la más recomendada para las personas que desean engordar. Está basada en la ingesta de calorías adicionales a las que regularmente consume una persona media -que son alrededor de 2.000-. Para ganar peso, se deben ingerir al menos 3.000 calorías diarias.

Se deben incorporar alimentos saludables a la dieta, como frutos secos, proteínas en mayores cantidades, carbohidratos, grasas y frutas frescas. Pero, una dieta hipercalórica debe estar controlada por un nutricionista, ya que esto no significa que la persona pueda ingerir la cantidad que quiera de estos alimentos.

Los especialistas recomiendan hacer 5 comidas diarias, distribuidas en 3 comidas principales -desayuno, almuerzo y cena- y dos entre horas. Para distribuir así a lo largo del día las calorías necesarias para el aumento efectivo de peso.

¿Cómo empezar una dieta para coger peso?

Tras la evaluación de un nutricionista, se empieza un plan de alimentación personalizado que atiende a las particularidades individuales y del que se hace un seguimiento para lograr el objetivo.

Una alimentación equilibrada es determinante para coger peso; las proteínas deben ser consumidas con mesura, de lo contrario, se podrían correr riesgos renales y hepáticos innecesarios.

Las porciones de comida deben estar ajustadas a lo que indique el especialista, aumentar de peso no significa comer en grandes cantidades sin control. No olvidar que la dieta es un proceso y los resultados no se observan de inmediato, ya que hay muchos factores que influyen en el peso.

Otros aspectos que contribuyen al aumento de peso

Hay aspectos que contribuyen al aumento de peso, como por ejemplo la combinación de la dieta para engordar con ejercicio físico. Pero no vale cualquier ejercicio, sino aquellos dirigidos al aumento de la masa muscular, que incidirán directamente en el tono muscular y la estética corporal.

El descanso es otro aspecto de vital importancia que está directamente ligado al aumento de peso. No se debe dejar toda la responsabilidad a la dieta, es necesario dormir lo suficiente.

La ingesta de suplementos vitamínicos o preparados para aumentar de peso debe ser indicada por el especialista. No todos los casos de déficit de peso son iguales y su uso indiscriminado puede ocasionar daños en la salud.

No dudes en contactar con Centro Médico Rusiñol, nuestro personal experto en nutrición te ayudará a conseguir tu objetivo de coger peso.

Es la tercera bebida más consumida en todo el mundo, un regalo de la naturaleza, y además, con beneficios para la salud. Se trata del té verde, una deliciosa bebida, que además de poseer propiedades beneficiosas, tiene ciertas contraindicaciones.

En este post dedicado al té verde, te damos la información necesaria para que conozcas todo al respecto.

Propiedades

Japón es uno de los países que más consumen esta bebida, cuya población es de las más longevas y saludables. Esto se debe en gran parte a las costumbres y hábitos alimenticios, como el consumo de té verde, cuyas propiedades querrás incluir en tu rutina diaria.

  • Adelgazantes. Gracias a sus propiedades adelgazantes, supone una ayuda en las dietas de adelgazamiento; siempre y cuando se consuma de una manera regulada y sin abusar de este efecto.
  • Anti-envejecimiento. Posee un alto contenido en Vitamina E y flavonoides, lo cual, en conjunto, puede favorecer a retrasar el envejecimiento; destruyendo los radicales libres que el mismo organismo produce.
  • Antioxidantes. Contiene inmensas propiedades antioxidantes, que resultan muy eficaces en la prevención de diversas enfermedades.

Contraindicaciones

Como casi cualquier alimento o bebida, el consumo de té verde en exceso puede llegar a ser malo para la salud. Además, su ingesta en individuos con ciertas afecciones puede resultar perjudicial para la salud.

  • Teína. Se trata de un estimulante al igual que la cafeína, por lo que un excesivo consumo puede tener como consecuencia efectos adversos como migrañas, aceleración del sistema nervioso y el ritmo cardíaco, entre otros.
  • Embarazadas o mujeres en período de lactancia. En relación al punto anterior, las mujeres embarazadas, en período de lactancia e incluso personas en tratamientos médicos, deben consultar a un médico antes de consumir esta bebida.
  • Personas con anemia, ansiedad, insomnio, problemas cardíacos o trastornos nerviosos. Debido a la presencia de taninos absorbentes del hierro en el organismo, no se aconseja su consumo en personas con este tipo de trastornos, que deben regular o evitar totalmente el consumo de té verde.
  • Temperatura. De la misma forma que cualquier otro líquido, el té verde debe ser consumido a una temperatura media, sin exagerar al calentar el agua, pues esto podría perjudicar gravemente el esófago.

No hay nada mejor que disfrutar de una bebida fría o caliente, que además de deliciosa, tenga enormes beneficios para el organismo. El té verde, tomado con conocimiento de sus propiedades y contraindicaciones, puede ser muy beneficioso si lo incluyes en una dieta equilibrada.

Aunque parezca difícil, lucir una piel sana y bonita en la época más calurosa del año no es imposible. Y es que, con la rutina de belleza ideal, podrás verte increíble incluso en verano. Te invitamos a descubrir la mejor rutina para tu piel en esta época.

Limpieza profunda

Antes de comenzar a aplicar cosméticos para resaltar la belleza natural de tu piel, es necesario pasar por un proceso de limpieza y purificación de la misma. Con la ayuda de agua tibia y un jabón pH neutro o limpiador específico, lava bien tu rostro y cuello a diario, por la mañana y por la noche.

Recuerda que para cada tipo de dermis existe un jabón o limpiador específico, encuentra el indicado y úsalo de manera correcta para favorecer tu tipo de piel.

Elimina las impurezas

Para acompañar la limpieza diaria, debes exfoliar tu piel al menos una vez por semana, para retirar la piel muerta y oxigenar la dermis. Con la exfoliación se renuevan las capas superficiales al liberar el taponamiento de los poros, permitiendo así una aplicación más efectiva de productos de cosmética y belleza.

Crema hidratante

Para este tercer paso, comienza por escoger la crema hidratante ideal para ti, acorde a tus necesidades. Mantiene la piel hidratada y flexible y debe ser aplicada por la mañana y por la noche tras la limpieza del cutis.

En verano procura hacerte con una hidratante que contenga protección solar, para potenciar el efecto protector del siguiente punto.

Protector solar

Siempre lo repetimos, hay que protegerse contra el sol durante todo el año, pero en especial en verano. Aplica protector contra los rayos UVA y UVB, imprescindible para la salud de la piel y repetir cada 2 o 3 horas para mantener su efecto; esto es especialmente importante en pieles con tendencia a la aparición de manchas.

Déjate asesorar por los expertos y escoge una crema solar para el rostro y otra para el cuerpo, que debes aplicar siempre antes de salir de casa. Eso sí, a pesar del fotoprotector, no es nada recomendable exponerse prolongadamente al sol, siempre con moderación.

Maquillaje

Para terminar, si eres de las que siempre va maquillada, pero detestas que la humedad y el calor propios del verano arruinen tu maquillaje, te recomendamos los productos cosméticos resistentes al agua. Y por supuesto, evita el cutis graso y con brillo, utilizando bases fluidas y polvos matificantes.

Con esta rutina de belleza para el verano, será fácil mantener tu piel radiante y fresca durante toda la temporada.

¿Te consideras amante al mar? ¿Y qué hay de los inmensos beneficios que este tiene para tu piel? Pues sí, el agua del mar es considerada como un producto de belleza natural muy efectivo, además de gratuito y muy beneficioso.

Exfoliante

Empezamos por recordar lo importante que es la exfoliación para la piel, dado sus múltiples beneficios eliminando las toxinas a nivel superficial, a la vez que estimula la circulación sanguínea.

Pues bien, el agua del mar posee cantidades incalculables de sal, lo cual produce un efecto exfoliante capaz de liberar la piel de cualquier tipo de impurezas.

Antibiótico

Contiene propiedades antibióticas capaces de combatir pequeñas o grandes afecciones en la dermis. Las alergias, descamaciones, eccemas, así como otros problemas y complicaciones de la piel, son tratables con el agua marina, gracias a sus enormes propiedades antibióticas y su riqueza mineral.

Nutrición

El agua proveniente del mar, al igual que los demás recursos naturales, posee altas cantidades de minerales ideales para el cuidado del cutis, pues nutren en profundidad. El efecto principal de los minerales en la piel es mejorar significativamente la elasticidad de la misma, provocando consecuentemente una mejora en el aspecto de la persona.

Antiséptico

Debido a ser rica en sal, yodo y cloruro de potasio, el agua del mar actúa como antiséptico para curar pequeñas heridas en la piel, al igual que roces o arañazos. Al adentrarnos en la playa es posible llegar a sentir una sensación de ardor o picor en estas heridas, esto se atribuye al efecto antiséptico que el agua provoca en ellas.

Vitamina D

El agua del mar, en combinación con las propiedades de los rayos del sol, favorece la producción de la vitamina encargada de contribuir a la vitalidad y la elasticidad de la piel; hablamos de la Vitamina D. Sin embargo, aunque este efecto sea muy beneficioso, una prolongada exposición al sol puede causar daños en el cutis.

Efecto antibacteriano

Finalmente, el agua marina también actúa como antibacteriano en la piel, especialmente para eliminar o combatir el acné. Este efecto del agua, junto a las propiedades secantes del sol, produce la eliminación de granos y puntos negros en el rostro y otras zonas de la dermis.

Por suerte, el calor ya está aquí y ya podemos disfrutar de los enormes beneficios del agua del mar sobre nuestra piel. Adéntrate en la inmensidad del océano para mejorar la salud y la belleza de tu cutis.

Para muchas personas, el verano trae consigo una desagradable invitada: la retención de líquidos, que se hace más evidente en esta época. Existen muchos factores que la producen, y en esta ocasión queremos aconsejarte cómo evitarlos. ¡Sigue leyendo!

¿Por qué se produce la retención de líquidos?

Cuando el cuerpo detecta un bajo nivel de líquidos, activa un mecanismo de defensa. Es decir, al no haber ingerido suficiente líquido o por haber abusado del sodio, el mencionado mecanismo de comienza un proceso de retención de líquidos para lograr mantener un balance. Por suerte, hay medidas que puedes tomar para evitar esta condición.

Bebe abundante agua

Brindar un consumo abundante de agua a tu organismo, permitirá que el mismo elimine los líquidos retenidos. Eso sí, procura no beber más de 4 litros de agua diarios para no ocasionar un efecto inverso y así provocar retención de líquidos por sobrecarga. La ingesta ideal de líquidos es de una media de 8 vasos de agua diarios, ni más ni menos.

Por último, examina la composición del agua que consumas y evita a toda costa la rica en sodio.

Menos sal, menos azúcar y más frescura

Incluye en tu dieta más alimentos frescos y di NO a todo lo que contenga grandes cantidades de sal, como embutidos, salsas, palomitas o ciertas clases de queso.

No hay que olvidarse de lo perjudicial de un exceso de azúcar, que se encuentra sobre todo en golosinas, postres y comidas rápidas.

Alimentos proteicos y drenantes

En cuanto a las proteínas, son consideradas imprescindibles para todas las dietas ideadas contra la retención de líquidos. De no consumir una cantidad suficiente, se reduciría de manera drástica la producción de albúmina, lo que provocaría la acumulación de líquidos entre los tejidos.

Por otro lado, alimentos como el apio, los espárragos, la alcachofa y el pepino incrementan el efecto drenante y depurativo.

Evita la ropa excesivamente ajustada

Las prendas de vestir muy ajustadas pueden causar problemas en cuanto a la obstrucción de la circulación y la correcta expulsión de los líquidos. Utiliza ropa holgada o adaptada a la forma de tu cuerpo, incluyendo calcetines y zapatos.

Practica ejercicio de forma regular

Un ritmo de ejercicios diarios con una duración mínima de 30 minutos es suficiente para convertirlo en una rutina. Mantente activo, evita estar sentado mucho tiempo y realiza estiramientos para mejorar la circulación.

Caminar, correr, nadar, montar en bicicleta e incluso estirar en la oficina durante unos minutos cada día, contribuirán en el proceso de acabar con la retención de líquidos.

Hierbas y plantas con efectos diuréticos

Existen diversas plantas y hierbas con propiedades diuréticas. Consume en forma de té o infusión cola de caballo, diente de león, té verde, ortiga o laurel, ideales para depurar el cuerpo.

No dudes en contactar con Centro Médico Rusiñol, nuestros expertos te ayudarán a evitar la retención de líquidos mediante una dieta equilibrada, tratamientos y consejos.