La dieta cetogénica es un tipo de dieta para adelgazar caracterizada por un bajo consumo en carbohidratos y azúcares, pero rico en proteínas y grasas saludables.

Esta es una dieta que se ha popularizado en los últimos años y en este post te explicaremos en qué consiste, así como conocerás un poco más sobre los beneficios o no que puede aportar a tu organismo la dieta cetogénica.

¿En qué consiste la dieta cetogénica?

La dieta cetogénica o también conocida como dieta keto en su forma abreviada, tuvo sus orígenes para tratar enfermedades neurológicas como la epilepsia y, posteriormente, como un método eficaz para perder peso rápidamente.

Consiste en seguir un plan alimenticio bajo en hidratos de carbono, es decir, en harinas, almidones y carbohidratos vegetales, pero rico en proteínas y grasas provenientes de alimentos como carne, huevos, mantequilla, frutos secos, aguacate, entre otros.

¿Cómo es su funcionamiento?

Para conocer su funcionamiento, primero hay que entender que el cuerpo humano utiliza la glucosa para producir energía, cuando los niveles de azúcar disminuyen, el organismo alterna las fuentes de energía, es decir, la toma de la grasa.

En este sentido, el término cetosis hace alusión a un proceso químico que realiza el organismo para consumir energía a partir de la grasa corporal, y de ahí el nombre de la dieta. Para que te hagas una mejor idea, ten en cuenta que cuando una persona pasa hambre por un período largo de tiempo, el cuerpo entra en un estado llamado “estado de cetosis”, una situación metabólica ocasionada principalmente por la ausencia de azúcares.

Por ello, cuando se limita la ingesta de azúcar presente en los carbohidratos como pan, pasta, arroz, patata, entre otros, se obliga al organismo a que la tome de la grasa depositada en diferentes partes del cuerpo, dando origen a un proceso de “quema de grasa”.

Planes alimenticios de la dieta cetógenica

Del mismo modo, existen diferentes versiones de la dieta cetogénica, adaptadas según las características de cada persona, por ejemplo:

  • Plan alimenticio con un 75% de grasa, 20% de proteína y un 5% de carbohidratos.
  • Algunas más extremas plantean un 2% de carbohidratos, 8% de proteínas y 90% de grasa.

Por lo general, un adulto consume entre un 45 y 60% de carbohidratos, equivalente a 225 y 323 gramos diarios, de ahí la diferencia de esta dieta.

¿Es beneficiosa la dieta cetogénica?

Más allá de su eficiencia para perder peso de una forma rápida, la dieta cetogénica disminuye la presión arterial y los triglicéridos en la sangre. También existen otros beneficios asociados a su puesta en práctica, entre ellos:

  • Estabiliza los niveles de glucosa en la sangre.
  • Reduce los niveles de grasa.
  • Modifica favorablemente la flora intestinal.
  • Refuerza las defensas del organismo.
  • Eleva el colesterol HDL.
  • Disminuye los síntomas de demencia.
  • Genera una pérdida del apetito.
  • Contribuye a mejorar situaciones de acné.

 

Aunque la dieta cetogénica es considerada una dieta segura y saludable, puede producir efectos secundarios como dolor de cabeza, estreñimiento, entre otros, mientras el organismo se adapta. Por ello, es vital escuchar la opinión de un experto y realizar un estudio nutricional que determine el consumo de alimentos adecuados, con el fin de descartar posibles patologías que pudiesen alterar su eficiencia.

En conclusión, tras diversos estudios, se ha demostrado que la dieta cetogénica puede ser una dieta beneficiosa para adelgazar pero que la podemos llevar a cabo de una forma saludable y sin necesidad de buscar niveles tan bajos de consumo de hidratos de carbono.

En este tipo de dietas, la presencia de frutas y verduras es prácticamente inexistente y por tanto, nos podemos enfrentar a un déficit de diversas vitaminas y minerales, de forma que debemos complementarla con suplementos vitamínicos.

Además, no está recomendada para personas que sufren insuficiencia renal, mujeres embarazadas o pacientes con problemas hepáticos y cardiacos.

Lo más recomendable antes de comenzar cualquier dieta, es acudir a un especialista que nos haga un estudio previo y un seguimiento exhaustivo.

En Centro Médico Rusiñol, clínica de medicina estética situada en Madrid,  llevamos a cabo un estudio nutricional previo y adaptamos la dieta a cada paciente de manera que no solo se pierda peso, sino que el mismo se mantenga de forma saludable. Resultados que en ocasiones también se pueden mejorar cuando se combina con tratamientos médico estéticos que moldean la figura.

 

El vientre hinchado en la menopausia es uno de los síntomas más comunes. Si es tu caso, en Centro Médico Rusiñol, clínica de medicina estética situada en Madrid, te contamos cuÁles son sus causas y cómo puedes evitarlo.

La menopausia es la etapa donde la mujer experimenta cambios hormonales relacionados con el fin de su etapa fértil. Generalmente, a partir de los 45 años, el descenso de hormonas en combinación con el envejecimiento desencadena una gran cantidad de síntomas en el cuerpo femenino.

Causas del vientre hinchado en la menopausia

El climaterio comienza a afectar a las mujeres a partir de los 45 años, y puede llegar a durar entre 3 y 15 años. Durante esta etapa, el cuerpo y organismo femenino sufren una serie de cambios tanto fisiológicos como hormonales causados por el envejecimiento y la disminución de hormonas. En consecuencia, se producen una serie de dolencias y síntomas como sofocos, sudores nocturnos, irritabilidad, incontinencia urinaria, etc.

La hinchazón de vientre también es otro de los síntomas más comunes de este periodo. Suele estar provocado por el aumento de la grasa abdominal y la retención de líquidos, lo que en muchos casos termina causando estreñimiento y aumento de gases. La zona abdominal se hincha por completo ocasionando molestias, en especial, tras las comidas.

¿Cómo evitar la hinchazón abdominal durante la menopausia?

Si bien es cierto que la menopausia acarrea efectos en el cuerpo de las mujeres que simplemente no podemos evitar, también hay otros efectos que podemos calmar con la ayuda de ciertos consejos:

Cuida tu alimentación

Si eres una persona que cuida muy bien su alimentación, es poco probable que la hinchazón de vientre te afecte durante la menopausia. Pero, si por el contrario, tu alimentación no es demasiado equilibrada y sana, pide ayuda a un profesional que te paute la mejor dieta para evitar el vientre hinchado.

En Centro Médico Rusiñol, clínica de medicina estética, te ofrecemos un estudio integral analítico para conocer tus hábitos alimenticios. Así, con un control adecuado de la alimentación, podrás eliminar ese vientre hinchado.

Lleva un ritmo de vida activo

Un cambio que te beneficiará en todos los aspectos, tanto físico, como emocional y mental. Un ritmo de vida en constante movimiento te mantendrá alejada del sedentarismo, y en consecuencia del vientre inflamado.

Elimina el tabaco y el alcohol

Los hábitos tóxicos o nocivos como el consumo de alcohol o el tabaquismo son perjudiciales para tu salud en todos los sentidos. Por tanto, lo recomendable es elegir alternativas saludables a estos hábitos como el consumo de frutas y verduras de hoja verde.

como bajar el colesterol de forma natural En el post de hoy queremos daros algunos remedios sobre cómo bajar el colesterol de forma natural. El colesterol es una sustancia importante que se encuentra en todas las células y que producen vitamina D, hormonas y otras sustancias que ayudan a digerir alimentos. Por tanto, es necesario contar con colesterol.

Sin embargo, cuando existe un exceso de colesterol en la sangre, este se puede combinar con otras sustancias formando una placa que se adhiere a las paredes de los vasos sanguíneos pudiendo llegar a estrechar las arterias e incluso bloquearla.  Por ello, las personas con altos niveles de colesterol son más propensas a sufrir algunas enfermedades cardiacas.

Tener controlado los niveles de colesterol es una de las claves para mantenerse saludable por lo que te daremos algunos consejos para bajar el colesterol y que te ayudarán a mantenerte sano.

Causas del incremento del colesterol

Como hemos dicho al principio, el colesterol es una sustancia que se encuentra en la sangre, concretamente adherido a las proteínas. En este sentido, existen diferentes tipos de colesterol: el bueno (HDL) y el malo (LDL).

Por una parte, el colesterol “bueno”, se encarga de recolectar el exceso de colesterol y lo lleva de nuevo al hígado, donde se elimina. Por su parte, el colesterol “malo” transporta todas las partículas dañinas por todo el cuerpo. Generalmente, los factores que aumentan las probabilidades de subir el colesterol malo son:

  • Diabetes
  • Obesidad
  • Falta de actividad física
  • Tabaco y alcohol
  • Mala alimentación
  • Envejecimiento

 

¿Cómo prevenirlo?

Como ves, la mayoría de las causas de los altos niveles de colesterol tienen que ver con un estilo de vida poco saludable. Por eso, hacer grandes cambios en tu rutina es la clave para reducir dichos niveles. Para prevenir el colesterol alto, intenta:

         Realizar una dieta baja en grasas de origen animal, y consume grasa buena con moderación.

         Limitar el consumo de sal, y aumenta el consumo de verduras, frutas y cereales integrales.

         Mantener un peso saludable.

         Ejercitarse al menos 3 veces por semana.

         Evitar el consumo de alcohol y tabaco.

 

 Cómo bajar el colesterol de forma natural: 6 remedios

Ya hemos hablado anteriormente de una dieta para bajar el colesterol que resumimos en:

  • Consumir pescado rico en ácidos grasos Omega 3: no disminuirá el nivel de colesterol malo pero sí aumentará el nivel de colesterol bueno. De esta forma, se reduce el riesgo de enfermedades cardiacas puesto que protegemos el corazón de coágulos de sangre e inflamación.
  • Consumir cereales de grano entero como avena o frutas como manzanas, naranjas, peras o ciruelas, además de legumbres como los garbanzos y las lentejas. Estos alimentos son fibra soluble que facilitan el proceso de absorción del colesterol.
  • Evita las grasas saturadas como productos lácteos, chocolate, carne o frituras y alimentos procesados. Estos subirán el colesterol LDL. Así como alimentos trans (alimentos hechos con grasas hidrogenadas o aceites, tipo margarina, patatas fritas o galletas saladas) ya que elevan el colesterol malo y disminuyen los niveles de colesterol bueno.
  • Caña de azúcar: bloquea la fabricación de colesterol por parte del hígado gracias a su alto contenido de policosanol.
  • Diente de león: planta medicinal capaz de expulsar la bilis rica en colesterol.
  • Levadura roja de arroz: su contenido de monacolinas frena la producción de colesterol en el hígado.

¿Tienes el colesterol alto?. En Centro Médico Rusiñol, Clínica de Medicina Estética en Madrid, contamos con un departamento de dietética y nutrición donde tras un análisis exhaustivo pautaremos una dieta que te ayude a bajar el colesterol y que irá acompañado de un seguimiento constante. Reserva tu cita sin compromiso en el 676 043 524.

Remedios para el estreñimiento Hoy os traemos estos remedios para el estreñimiento. Una patología que sufren no solo los adultos, sino también muchos niños. Es un trastorno digestivo muy frecuente que afecta también a personas sedentarias y que no consumen suficiente líquido en su dieta diaria.

El estreñimiento ocasiona molestias digestivas y a veces dolor interfiriendo en la calidad de vida y afectando la salud de quien la padece. Existen remedios para el estreñimiento y alimentos que se pueden consumir para prevenirlo y que enumeramos en el post de hoy.

Causas del estreñimiento

Antes de conocer las causas, es importante saber que el estreñimiento es evacuar con poca frecuencia o tener dificultad para hacerlo. Cuando se habla de poca frecuencia hay un límite médico que es considerado el patrón, es el caso de una persona que tenga tres o menos evacuaciones semanales, en este caso se puede decir que sufre de estreñimiento.

Entre las causas del estreñimiento están:

  1. Una de las causas principales del estreñimiento tiene estrecha relación con la dieta diaria, sobre todo el bajo o escaso consumo de alimentos que contengan fibra y la poca hidratación.
  2. La ingesta de ciertos medicamentos también puede provocar estreñimiento.
  3. También hay otras causas fisiológicas que tienen que ver con el funcionamiento intestinal, por ejemplo: pérdida de fuerza del músculo del intestino, obstrucción en el colon, entre otras.
  4. Del mismo modo, enfermedades como la diabetes y las relacionadas con la tiroides pueden ser la causa del estreñimiento.

Síntomas del estreñimiento

Hay algunos síntomas que son muy característicos en el estreñimiento, y que no deben confundirse con otras patologías intestinales, por ejemplo:

  • Pocas evacuaciones a la semana, menos de tres.
  • Heces muy duras.
  • Necesidad de pujar y hacer un gran esfuerzo para evacuar.
  • Dolor durante y posterior a la evacuación.
  • Gases, inflamación y dolor abdominal.
  • Sensación frecuente de obstrucción en el recto.
  • Necesidad de presionar el abdomen para que las heces salgan.

Estos son los síntomas más frecuentes, sin embargo, varían de acuerdo a las condiciones de cada persona, y por supuesto, si tiene un estreñimiento ocasional o crónico.

4 remedios para el estreñimiento

El estreñimiento puede prevenirse y tratarse con la mejora en los hábitos alimenticios, así como, con la aplicación de algunos remedios, por ejemplo:

1.    Infusiones naturales

Una planta  muy efectiva contra el estreñimiento es el aloe, suaviza el intestino, repara erosiones y úlceras, atrapa agua en el intestino y hace las heces más evacuables.

Del mismo modo, la ingesta de té de manzanilla con tila y del té verde favorece las funciones digestivas y el movimiento intestinal, y también son eficaces para las digestiones pesadas, además de ser una manera de mantenerse hidratado.

2.    Ingerir prebióticos y probióticos

Aunque puedan parecer lo mismo son totalmente diferentes. Los prebióticos son un tipo de fibra especial que contienen alimentos con fibra y de hoja ancha, así como algunas legumbres como las lentejas, entre otros. Por su parte, los probióticos contienen organismos vivos que son totalmente seguros para el individuo en la dosis adecuada. Alimentos que lo contienen son el yogur o la kombucha, entre otros.

3.    Comer fibra no fermentable

La recomendación para las personas que sufren de estreñimiento es aumentar la ingesta de fibra, pero no cualquier fibra, sino la soluble que se encuentra presente en la avena, la cebada, entre otras. Este tipo de fibra contribuye a que las heces sean más blandas.

4.    Aumentar el consumo de frutas

Entre los remedios para el estreñimiento con más efectividad está el aumento en el consumo de las frutas. Estas contienen un alto contenido de fibra, aunque para el estreñimiento hay algunas que pueden consumirse con más frecuencia y en ayunas, por ejemplo: el kiwi tiene propiedades laxantes, la papaya también es una fruta que favorece las funciones intestinales, los plátanos, naranjas e higos, y por supuesto, las ciruelas tanto frescas como deshidratadas, son ricas en fibra.

Las personas que sufren de estreñimiento deben disminuir la ingesta de lácteos o tomarlos sin lactosa e incorporar la práctica de ejercicios que ayuden a aminorar los síntomas y no descuidar la hidratación. Del mismo modo, es importante resaltar que la ingesta de té, frutas, infusiones y remedios naturales no ocasionan efectos secundarios, pero deben ingerirse con cuidado, ya que, los excesos pueden ocasionar otras afecciones y empeorar el estreñimiento.

En cualquier caso, siempre es recomendable acudir a un médico especializado en caso de sufrir estreñimiento para que paute el mejor tratamiento según cada caso.

Dieta antiinflamatoria ¿Sabes en qué consiste una dieta antiinflamatoria? ¿Cuál es su función?. La inflamación es un proceso de defensa natural que realiza el organismo ante una agresión ocasionada por una herida, una infección o una sustancia tóxica. Cuando la amenaza desaparece entran en juego los procesos antiinflamatorios para disminuir los daños.

De igual forma, cuando estos mecanismos de defensa se mantienen constantemente activos se puede estar en presencia de procesos inflamatorios crónicos, cuyos daños pueden ser perjudiciales para la salud, afectando órganos y estructuras internas, siendo vital un tipo de dieta antiinflamatoria que ayude a regular estos procesos.

¿Qué es la dieta antiinflamatoria?

La dieta antiinflamatoria es un programa de alimentación que busca reducir y prevenir la inflamación crónica en el organismo gracias a que los alimentos desempeñan un papel vital para el control y alivio de los procesos inflamatorios.

Los alimentos de la dieta antiinflamatoria suelen tener un bajo contenido en grasa, ricos en vitaminas y minerales y también presentan un alto porcentaje en antioxidantes y ácidos grasos omega 3. Esta dieta está dirigida para aquellas personas que padecen algunas enfermedades crónicas como la diabetes, osteoporosis, entre otras, y desean mejorar su calidad de vida. También está recomendada para personas con procesos febriles, depresivos, gastrointestinales, sobrepeso u obesidad, entre otros.

Por otro lado, son múltiples los beneficios que se obtienen a través de la puesta en práctica de la dieta antiinflamatoria, por ejemplo:

  • Prevención y alivio de enfermedades crónicas.
  • Pérdida de peso.
  • Reducción de riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares.
  • Aumento de colesterol HDL y la disminución de colesterol LDL. (conocido como colesterol “bueno” y “malo”, respectivamente).
  • Reducción de los niveles de glucosa e insulina.
  • Descenso del riesgo de mortalidad asociada al cáncer.

Alimentos de la dieta antiinflamatoria

La inflamación puede ser una señal de que algo está fallando en el organismo. Por tanto, es importante conocer que cuando se producen inflamaciones constantes, se está en presencia de una amenaza silenciosa, ya que, sus síntomas pueden ser difusos y engañosos, dando paso a la aparición de todo tipo de enfermedades desde cardiovasculares, hasta ciertos tipos de cáncer. Es por ello por lo que es tan importante un régimen alimenticio que esté fundamentado en priorizar aquellos alimentos que ayudan a combatir la inflamación.

Entre los alimentos recomendados en esta dieta, se encuentran los siguientes:

  • Cúrcuma: un alimento con propiedades antiinflamatorias.
  • Tomate: rico en licopeno y además es un antioxidante natural.
  • Semilla de lino: posee ácido graso omega 3 con efecto antiinflamatorio.
  • Crucíferas (brócoli, coliflor, rábano, entre otras): antioxidante con propiedades depurativas.
  • Pescado azul (sardinas, trucha, salmón, entre otros): ácidos grasos que disminuyen los marcadores inflamatorios.
  • Vegetales de hoja verde: contienen gran cantidad de antioxidantes que disminuyen la inflamación.
  • Frutos del bosque (arándano, mora o frambuesa): tienen propiedades antiinflamatorias y un alto porcentaje de antioxidantes.
  • Avena: tiene efectos antiinflamatorios.
  • Aguacate: rico en grasas saludables.

Un ejemplo de un plan diario podría ser:

  • Desayuno: Avena con nueces acompañada de un zumo de apio, pepino, y naranja.
  • Almuerzo: Salmón asado, coliflor salteada con cúrcuma y una ensalada de tomate, cebolla y aguacate.
  • Merienda: macedonia de frutas.
  • Cena: ensalada de col, manzana, nueces, uvas pasas y germinados.

Así mismo, existen ciertos alimentos que favorecen los procesos inflamatorios en el organismo como los alimentos procesados ricos en azúcares y grasas saturadas, leche entera, carnes rojas, cereales con gluten, bebidas alcohólicas, entre otros, por lo que su consumo debe evitarse.

En nuestra clínica de médica estética situada en Madrid, realizamos un estudio integral de los pacientes sobre dieta y nutrición, no solo para conocer sus hábitos alimenticios, sino para tratar y regular cualquier tipo de patología. Los alimentos pueden desempeñar un papel positivo o negativo dependiendo de sus propiedades. La dieta antiinflamatoria ofrece una alternativa para luchar contra la inflamación y la prevención de algunas enfermedades y su efectividad se fundamenta en que no es una dieta exclusivamente para adelgazar, sino para alimentarse de forma saludable.

zumo de apio El zumo de apio es una opción saludable que ha ganado popularidad en los últimos meses en las redes sociales, tiene un sabor suave y agradable con un alto contenido en fibra, además aporta pocas calorías, por lo que es ideal para perder peso.

Además, el zumo de apio posee nutrientes únicos que ayudan a desintoxicar tu cuerpo, también aporta una carga de vitaminas y minerales esenciales para el organismo y sus beneficios son múltiples y variados.

¿Qué nutrientes aporta el zumo de apio?

El zumo de apio es un depurativo gracias a los minerales que contiene, por ejemplo, el potasio y el sodio ayudan en el tránsito intestinal y previenen la retención de líquidos, contribuyendo a la eliminación de toxinas de tu organismo.

Es una hortaliza rica en vitaminas A, B1, B2, B16, C, E, K, esta última favorece la coagulación de la sangre, también posee antioxidantes (flavonoides) y otros minerales, como el hierro, magnesio, fósforo, calcio y selenio..

Beneficios del zumo de apio

El zumo de apio aporta múltiples beneficios para el organismo, entre los cuales se destacan:

  • Efecto antiinflamatorio: tiene propiedades que relajan los tejidos y músculos del cuerpo.
  • Mejora la circulación: el zumo de apio estimula el sistema circulatorio y favorece la producción de glóbulos rojos.
  • Excelente depurativo: aumenta la producción de orina combatiendo la retención de líquidos.
  • Ayuda a perder peso: su alta composición de agua produce un efecto de saciedad, además sus bajas calorías contribuyen eficazmente con la pérdida de peso.
  • Facilita la digestión: alivia el estreñimiento de una forma natural y gracias a la alta cantidad de fibra y a sus minerales se neutraliza la acidez estomacal.
  • Protege la piel: las vitaminas A, K y C ayudan a tratar las afecciones de la piel.

¿Cómo y cuándo tomarlo?

El apio es perfecto para consumir en ayunas, aunque puedes incorporarlo como parte de una dieta equilibrada. Prepáralo en zumos acompañado de otros alimentos, por ejemplo, manzana y zanahoria en una licuadora y mézclalo hasta obtener una consistencia homogénea. El zumo de apio solo contiene aproximadamente 42 calorías.

En los últimos años, con las redes sociales, se hace inevitable la aparición de diferentes tendencias virales que en boca de celebrities y/o influencers se dan como verdaderas. Este es el caso de una nueva moda relacionada con el consumo de zumo de apio, que celebrities de la talla de Gwyneth Paltrow o Naomi Campbell califican como el mejor remedio médico para problemas digestivos, trastornos autoinmunes, psoriasis, acné, síndrome de fatiga crónica, reflujo ácido, virus Herpes Zoster y estreptococos.

Desde Centro Médico Rusiñol, clínica de medicina estética en Madrid, queremos señalar que no hay evidencia científica que respalde ninguna de estas afirmaciones pero lo que sí es cierto es que su consumo es beneficioso y aporta vitaminas y nutrientes como cualquier otra verdura por lo que no está demás incluirla en tu dieta.

qué son los hidratos de carbono El cuerpo humano requiere de ciertos alimentos para mantener su óptimo funcionamiento, por ejemplo: las proteínas, verduras, frutas, entre otros, que aportan vitaminas, minerales, y lo más importante, energía. Del mismo modo, la ingesta de hidratos de carbono genera una contribución importante al organismo, pero no se pueden consumir en exceso porque no todos son saludables. Si no sabes qué son los hidratos de carbono y qué alimentos lo contienen, a continuación hablaremos sobre qué son, los tipos de hidratos de carbono que existen y qué puedes consumir sin riesgos.

¿Qué son los hidratos de carbono?

Los hidratos de carbono también llamados carbohidratos, están compuestos de oxígeno, hidrogeno y carbono. Son una fuente de energía para los músculos y el cerebro, pero no todos son saludables y no todos hacen el mismo aporte alimenticio por lo que es mportante saber distinguirlos.

Forman parte del grupo de alimentos que deben ingerirse a diario para mantener una alimentación equilibrada de acuerdo a las calorías diarias que cada persona necesita. Los más conocidos son: la pasta, el arroz y el pan (que a su vez son los más dañinos para el organismo puesto que también son los más procesados), pero realmente los hidratos de carbono están presentes en muchos alimentos, y los de mejor calidad, son aquellos que no son procesados o tienen un mínimo nivel de procesamiento.

Tipos

Entre los hidratos de carbono existen varios tipos, por ejemplo:

1.    Monosacáridos

Son los hidratos de carbono que el cuerpo humano metaboliza con mayor facilidad y rapidez, están presentes en los alimentos ricos en fructosa, sacarosa y glucosa.

2.    Disacáridos

Estos hidratos están formados por dos monosacáridos, en este caso el cuerpo necesita descomponerlos para metabolizarlos. Los disacáridos están presentes en la lactosa y maltosa.

3.    Polisacáridos

Son los hidratos complejos que contienen azúcar y su metabolización es mucho más lenta, su composición está caracterizada por el almidón y el glucógeno.

Debes de tener en cuenta que los hidratos de carbono recomendados en la ingesta diaria son aquellos que contienen un mínimo (o nada) de sodio, grasas trans, colesterol, azúcares o granos refinados. Son ricos en fibra y nutrientes (poseen alto contenido), y, sobre todo, su aporte calórico es moderado.

Por su parte, los alimentos que contienen hidratos de carbono dañino para el cuerpo están compuestos por azúcares y granos procesados, alto contenido en sodio, grasas saturadas y colesterol.

Alimentos con hidratos de carbono

Los alimentos con hidratos de carbono que puedes consumir con frecuencia son los que vienen directamente de la tierra sin procesamiento, por ejemplo:

  • Brócoli, espinaca, calabacín, plátanos, aguacate, espárragos, coles, pepino, berenjena, tomate, cebolla y fruta.
  • Legumbres como las lentejas, garbanzos o cebada.
  • Cereales integrales para el desayuno, arroz, pan y pasta integral.
  • Tubérculos, semillas y frutos secos.

Disminuye o elimina de tu alimentación los siguientes:

  • Bollería y dulces.
  • Bebidas gaseosas, alcohol y refresco.
  • Azúcares y granos refinados.
  • Productos procesados con maíz o patata.
  • Arroz blanco, pasta y pan.

La ingesta de hidratos de carbono, aunque es necesaria para el organismo, hay que tenerla en cuenta y saber distinguir entre aquellos alimentos que contribuyen al organismo y evitar los alimentos procesados, ya que, contribuyen a la aparición de enfermedades y patologías que pueden desencadenar una hipertensión o una diabetes. Lo mejor es llevar una alimentación equilibrada combinada con alguna actividad física.

En Centro Médico Rusiñol, clínica de medicina estética situada en Madrid, contamos con un servicio de dietética y nutrición donde tras un protocolo de estudio nutricional previo, llevamos a cabo un coaching nutricional donde te ayudamos no sólo a perder kilos de más, si no a llevar a cabo una dieta saludable en tu día a día para estar mejor por dentro y por fuera. Pídenos cita sin compromiso en el 676 043 524.

Menú dieta proteica La dieta proteica o también conocida como dieta hiperproteica, se ha convertido en uno de los métodos más utilizados para disminuir el peso. Hoy os traemos un menú paso a paso para entender en qué consiste esta dieta.

A continuación, descubre las respuestas a estas y otras interrogantes acerca de la dieta proteica.

¿En qué consiste?

Esta dieta consiste básicamente en reducir la ingesta de grasas y azúcares y suplantarla por alimentos ricos en proteínas tanto de origen animal como vegetal.

Alimentos proteicos como la carne, el pescado y los huevos, así como los hidratos de carbono complejos como las verduras y algunas frutas, son opciones ideales para llevar a cabo esta dieta.

Del mismo modo, es importante evitar el consumo de carbohidratos refinados y elaborados, como arroz, pasta, pan o harina. Como resultado, la falta de carbohidratos refinados hará que nuestro organismo queme mucho más rápido la grasa.

Ya hablamos anteriormente de los alimentos permitidos en la dieta proteica por lo que sólo resaltaremos que esta dieta va acompañada de mucho líquido y platos llenos de fibra que ayudarán a los riñones, hígado y estomago a procesar mejor el exceso de proteínas.

 Ventajas de la dieta proteica para perder peso

La dieta proteica además de ser famosa por contribuir a la pérdida de peso, cuenta también con una serie de beneficios y peligros que debemos de tener en cuenta. Aquí sólo nombraremos algunas de las importantes ventajas de la dieta proteica para perder peso.

  • Aumento de músculo: el consumo de proteínas proporciona los aminoácidos que los músculos necesitan tras realizar ejercicios de fuerza. 
  • Pérdida de peso: las proteínas producen un efecto saciante de manera prolongada. De esta forma, llevando una dieta proteica es normal que te sientas saciado después de comer.
  • Disminuye la ansiedad o el estrés por comer.
  • No produce efecto rebote durante el proceso de adelgazamiento.

Menú paso a paso de la dieta proteica

Antes de realizar una dieta proteica, es necesario consultar con un profesional en nutrición sobre los menús semanales que podemos llevar a cabo. Es importante saber que cada caso es diferente, al igual que cada metabolismo.

Por lo tanto, es necesario acudir a un profesional que cree una dieta hecha a  medida de tus particularidades y supervise tu evolución. Aquí te dejamos un ejemplo de dieta proteica para que puedas hacerte una idea:

  • Desayuno: pan blanco o integral acompañado de mantequilla, jamón serrano, de pavo o cocido. Para beber un café, leche desnatada o cacao soluble.
  • Media mañana: frutos secos con yogur griego.
  • Almuerzo: carne con verduras (bajas en carbohidratos).
  • Merienda: pieza de fruta.
  • Cena: pescado y verduras.

Tal y como ves, no es necesario alimentarse exclusivamente de pollo y huevos para aumentar masa muscular y perder algo de peso. Solo basta con mantener una alimentación adecuada, pero rica en proteínas.

 

Dieta paleo: alimentos

La dieta paleo está basada en alimentos que consumían nuestros antepasados durante la época Paleolítica, de allí su nombre de dieta paleo. ¿Quieres conocer un poco más sobre esta dieta? Te invitamos a leer este artículo y familiarizarte un poco más con esta dieta.

¿Qué es la dieta paleo?

La dieta paleo está basada en las características individuales de cada persona. Se trata de un plan alimenticio basado en alimentos frescos y naturales, evitando las comidas procesadas, libres de harinas, azúcares y aceites refinados. Esta dieta te permite consumir carnes, pescado, vegetales, frutas, semillas, entre otros. Estos alimentos se podían obtener fácilmente en el pasado mediante la caza, pesca y recolección. Por otro lado, esta dieta apunta a que no existe un plan alimenticio único, ideal y efectivo para todas las personas, sino distintas formas de nutrirse con alimentos naturales, evitando los procesados e integrando los que encuentran en su entorno.

Los alimentos consumidos a través de esta dieta buscan:

  • Reducir los niveles de glucosa.
  • Controlar la presión arterial.
  • Disminuir los triglicéridos.
  • Mejorar tu estado de ánimo.
  • Evitar la acumulación de grasa.
  • Mejorar tu apetito.

Alimentos de la dieta paleo

Los alimentos de la dieta paleo se basan en:

  • Proteína: aves, pescado, mariscos, huevos, hongos, etc.
  • Grasas sanas: aguacate, aceite de coco, almendras, nueces, etc.
  • Vegetales: acelga, brócoli, coliflor, cebolla, espinaca remolacha, zanahoria, lechuga, entre otros.
  • Frutas: melón, naranja, pera, limón, kiwi, fresa, etc.
  • Semillas: pistacho, girasol, sésamo, etc.
  • Hierbas y especies: albahaca, perejil, pimienta, ajo, romero, menta, jengibre, orégano, etc.

Al igual que evita los siguientes alimentos:

  • Alimentos procesados: en general cualquier tipo de alimento procesado y empaquetado.
  • Cereales: arroz, trigo, avena, etc.
  • Tubérculos: apio, yuca, patata, etc.
  • Lácteos: queso, yogur, etc.
  • Azúcar refinado.

La diferencia principal entre la dieta paleo y otras dietas, es la ausencia de productos lácteos (fuente de proteína y calcio) y cereales (fuente de fibra y otros nutrientes).

¿Es beneficiosa la dieta paleo?

La dieta paleo peca de exceso de proteínas puesto que incluye consumir proteína animal entre 3 y 5 veces al día. En cambio, excluye otros alimentos que provocarían a largo plazo deficiencia de calcio, vitamina D y vitamina B.

Por otro lado, según algunas investigaciones como la publicada por The American Journal of clinical nutrition, se señala que la dieta paleo permite la pérdida de peso, pero que esta no se mantiene tras 6 meses.

La mejor alternativa: Cronodieta

Como alternativa, en Centro Médico Rusiñol, Clínica de Medicina Estética en Madrid, por ser más saludable y equilibrada así como más eficaz a largo plazo, aconsejamos la cronodieta.

La cronodieta consiste en no renunciar a ningún grupo de alimentos pero consumiéndolo a la hora adecuada. Un mismo alimento, dependiendo de la hora en la que se consuma, puede transformarse en energía o, por el contrario, acumularse en forma de grasa según a qué hora lo consumamos.

Debemos de tener en cuenta que dependiendo del gasto energético, nuestro cuerpo absorbe los nutrientes de forma distinta. Por tanto, en la cronodieta la clave es cuándo y qué se come.

Esta dieta nos ayudará a conocer nuestros biorritmos y respeta el ritmo natural de nuestro organismo y propone ingerir alimentos cuando el cuerpo esté preparado para asimilarlo.

Por ejemplo, evitar consumir hidratos de carbono a partir de cierta hora hará que tengamos menos azúcar en sangre de forma que nuestro organismo convierte las células grasas en energía. En conclusión, estaríamos quemando la grasa que sobra.

De cualquier forma, es importante que antes de iniciar cualquier dieta, acudas a un especialista o nutricionista para que te realice un diagnóstico y te indique los alimentos que puedes ingerir, dependiendo de tus necesidades y condiciones de salud. Así mismo, es vital que cualquier dieta sea adaptada a los alimentos y cantidades que necesitas, pues en caso contrario, podría provocarte una falta de nutrientes, por ejemplo, la falta de calcio.

Además, es importante que al realizar cualquier dieta la combines con alguna actividad física que te ayude a fortalecer tu organismo y prevenir enfermedades.

Consejos para seguir una dieta para tensión alta

La tensión arterial es la presión que ejerce el corazón sobre las arterias para que distribuya la sangre a todo el organismo. La presión máxima (sistólica) se produce cuando el corazón se contrae y la presión mínima (diastólica) cuando el corazón se encuentra relajado.

Los valores adecuados de la tensión oscilan entre 120/80 mm Hg, la cual indica la tensión máxima y mínima respectivamente. La hipertensión arterial (HTA) es la elevación de la tensión arterial de manera crónica, mostrando valores iguales o superiores a 140/90mm Hg. Existen diversos factores que afectan a su desarrollo, por ejemplo, la edad, sexo, obesidad, sedentarismo, el consumo de sal, alcohol, entre otros.

No obstante, la hipertensión arterial suele presentarse por causas desconocidas, por lo que se recomienda tener hábitos saludables, así como, una dieta para tensión alta.

7 consejos para una dieta para la tensión alta

Reducir la sal en la dieta

El consumo elevado de sal contribuye con la hipertensión arterial, además, acelera el riesgo de sufrir una cardiopatía y accidente cerebro vascular. Algunos consejos para reducir el consumo de sal en el hogar son:

  • No añadir sal durante la preparación de los alimentos, ya que, muchos ingredientes que agregamos a las comidas contienen sal incorporada, por ejemplo, cubitos, mantequilla, salsas, entre otros.
  • Evita colocar saleros en la mesa.
  • Escoge productos hiposódicos.

Leer bien el etiquetado de los productos

Esta es una tarea muy sencilla que te permitirá conocer tu consumo de sal diario, la OMS recomienda consumir menos de 5 gramos de sal por día. Leer bien las etiquetas de los productos puede generar una diferencia notable en tu consumo diario, ya que, muchos alimentos tienen sal incorporada.

Es necesario que leas la lista de ingredientes, ya que, esto se ordenan de mayor a menor cantidad, es decir, aquellos que tiene un alto contenido de sal aparecerá al principio. Todo esto te permitirá tomar conciencia del consumo de sal. Para que tengas una idea de aquellos alimentos que presentan un alto contenido de sal, te mostramos las siguientes cantidades.

  • Bajo: menos de150 mg de sal por porción.
  • Moderado: 150-400 mg de sal por porción.
  • Alto: más de 400 mg de sal por porción.

Es importante que consideres también aquellos alimentos que poseen en su etiqueta “sin sal”, ya que, estos no necesariamente se encuentran totalmente libres de sodio, existe una llamada “sal oculta” en los alimentos debido a su composición. Por ello es muy importante que sigas una dieta para la tensión alta.

Revisar los fármacos

Algunos medicamentos contienen altos niveles de sodio, en especial fórmulas solubles o efervescentes, es vital que conozcas los riesgos del consumo de sodio en los medicamentos, sobre todo si sufres hipertensión.

Sustituir la sal por otros productos

Es erróneo pensar que los alimentos sin sal, carecen de sabor. Tus papilas gustativas se irán adaptando progresivamente a una disminución del consumo de sal, y podrás apreciar mejor una gama de sabores. El uso de condimentos tiene una mayor relevancia cuando se disminuye notablemente el consumo de sal. Te recomendamos el uso de albahaca, pimienta, nuez moscada, azafrán, o romero, entre otros.

Tratamiento dietético de la HTA

Los tratamientos farmacológicos deben estar prescritos por un médico especialista. En la actualidad existe una amplia gama de fármacos indicados para la hipertensión arterial dependiendo de las características que presentes durante un episodio de hipertensión.

Sin duda, debes tener una alimentación específica para la tensión alta, ya que, la alimentación es un pilar fundamental para el tratamiento y control de HTA. Del mismo modo, debes modificar tu estilo de vida.

Dieta para la tensión alta

Es necesario que lleves una dieta saludable, haciendo énfasis en la restricción del consumo de sal. La reducción de la sal es considerada una de las principales medidas para evitar problemas de hipertensión.

Del mismo modo, eleva tu consumo de verduras y frutas frescas y disminuye la ingesta de hidratos de carbono refinados tipo pan, dulces, pastas y harina ya que retienen tanto o más líquido que la sal, al igual que el alcohol. Moderación con los fritos y alimentos procesados (que contienen muchas sal y harinas)

Actividad física

Así mismo, si practicas una actividad física de forma regular podrás mejorar y mantener el control de tu tensión. Es necesario que practiques ejercicios físicos aeróbicos adaptados a tus características y particularidades, con unos minutos diarios verás resultados en tu tensión.

De la misma forma, es fundamental que consultes a tu médico si tienes problemas de tensión. Es el especialista quien te indicará cuál es el tratamiento más adecuado para ti. Una tensión arterial debe ser vigilada y controlada constantemente.