¿Cómo se hace una limpieza facial profunda? ¿Impurezas, espinillas y células muertas en tu rostro? No hay nada de qué preocuparse. Y es que cuando te enseñemos como se hace una limpieza facial profunda, tu rostro lucirá siempre fresco, renovado y muy saludable. Pero ¿Cómo se hace una limpieza facial profunda? Sigue leyendo para enterarte del proceso y sus beneficios. ¡Tu piel lo agradecerá!

¿Qué es una limpieza facial profunda?

El estrés, la mala alimentación o simplemente el paso del tiempo pueden pasar factura en tu cuerpo. La piel, en especial, es una de las zonas más afectadas de todo el organismo, sobre todo en la zona facial. Esta última, tiende a acumular día tras día impurezas, puntos negros, espinillas, etc. Como consecuencia, la piel del rostro pierde vitalidad, frescura y luminosidad. Y la solución a todo esto, no es otra que una limpieza facial profunda.

Una limpieza facial profunda, es un tratamiento que permite mejorar la salud y el aspecto de la piel. Sirve para remover todas las impurezas que obstruyen el rostro, permitiendo que la piel respire de nuevo y las células se regeneren. De esta forma, se estimula la producción de colágeno, elastina y reticulina de manera natural, manteniendo el aspecto del cutis totalmente saludable.

¿Cuándo necesitas una depilación facial?

Antes de realizar una limpieza facial profunda, es recomendable depilar el área del rostro. Sin embargo, es importante que recuerdes que el vello facial está presente en algunas personas más que en otras. Por tanto, depilarte el rostro sino es necesario, al contrario de beneficiarte, podría causarte enrojecimientos y alergias.

Una depilación facial es necesaria cuando una gran superficie del rostro (mejillas, mentón, labio superior, frente, etc) está cubierta por vello. Obstaculizando así, el alcance de una limpieza profunda facial. Si es tu caso, te recomendamos emplear, según tu tipo de piel, cremas depilatorias, ceras o incluso depilación láser. Recuerda limpiar tu rostro correctamente antes de depilarlo.

Pasos para realizar una limpieza facial profunda

Ahora bien, realizar una limpieza facial profunda no es un procedimiento realmente complejo. A continuación, te mostraremos de forma fácil y sencilla como llevarla a cabo.

  • Limpiar la piel: lo primero que debes hacer, es remover la grasa y las impurezas más superficiales de tu cutis. Para lograrlo, es necesario que apliques una loción de limpieza por todo el rostro, con movimientos circulares.
  • Abrir los poros: suavizar la piel es necesario para agilizar el proceso de extracción de espinillas e impurezas profundas. Por lo general, se emplea el vapor de ozono o de agua de 5 a 10 minutos sobre la superficie del rostro.
  • Exfoliar: con la ayuda de la exfoliación, se remueve con mayor facilidad la capa más superficial de la piel y las células muertas. Utiliza una crema exfoliante de microesferas según tu tipo de piel. Ten en cuenta que los movimientos circulares durante la exfoliación, son cruciales para la eliminación de puntos negros en el siguiente paso.
  • Extrae las impurezas restantes: es momento de acabar con las impurezas más profundas. Toma un pedazo de algodón o gasa, humedécelo con loción antiséptica, y presiona tus dedos índices en dirección opuesta. Otra forma de deshacerte de estas terribles imperfecciones, es con la ayuda de una microaguja para perforar la piel y retirar el sebo.
  • Mascarilla calmante: aplica una mascarilla hidratante durante 10 minutos para disminuir el enrojecimiento y relajar tu piel. Déjalo actuar, y mientras tanto, realiza un masaje con pequeños toques en todo el rostro para ayudarte a bajar la hinchazón.
  • Aplica protector solar: es normal que después de todo lo anterior, tu piel este mucho más sensible de lo normal. Por tanto, es imprescindible que protejas tu piel de los efectos del clima y, sobre todo, del sol. Para finalizar, aplica una loción hidratante y protector solar con factor de protección superior a 30 FPS.

Cuidados de la piel después del tratamiento

Después de una limpieza facial profunda, es necesario que mantengas ciertos cuidados en tu piel durante al menos las primeras 48 horas. Evitar al máximo estar expuesto al sol y utilizar productos ácidos o cremas aceitosas. En cambio, utiliza productos calmantes y cicatrizantes para tu piel. Una excelente opción es el agua termal para relajar tu cutis, y por supuesto, el protector solar para prevenir la aparición de manchas.

Ven a visitarnos a Centro Médico Rusiñol, con 30 años de experiencia en la medicina estética, natural y biológica. O llámanos al 676043524 y solventaremos tus dudas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − diez =