Qué es la alimentación natural, información y dietas. Superalimentos, alimentos naturales y salud.

Entradas

zumo de apio El zumo de apio es una opción saludable que ha ganado popularidad en los últimos meses en las redes sociales, tiene un sabor suave y agradable con un alto contenido en fibra, además aporta pocas calorías, por lo que es ideal para perder peso.

Además, el zumo de apio posee nutrientes únicos que ayudan a desintoxicar tu cuerpo, también aporta una carga de vitaminas y minerales esenciales para el organismo y sus beneficios son múltiples y variados.

¿Qué nutrientes aporta el zumo de apio?

El zumo de apio es un depurativo gracias a los minerales que contiene, por ejemplo, el potasio y el sodio ayudan en el tránsito intestinal y previenen la retención de líquidos, contribuyendo a la eliminación de toxinas de tu organismo.

Es una hortaliza rica en vitaminas A, B1, B2, B16, C, E, K, esta última favorece la coagulación de la sangre, también posee antioxidantes (flavonoides) y otros minerales, como el hierro, magnesio, fósforo, calcio y selenio..

Beneficios del zumo de apio

El zumo de apio aporta múltiples beneficios para el organismo, entre los cuales se destacan:

  • Efecto antiinflamatorio: tiene propiedades que relajan los tejidos y músculos del cuerpo.
  • Mejora la circulación: el zumo de apio estimula el sistema circulatorio y favorece la producción de glóbulos rojos.
  • Excelente depurativo: aumenta la producción de orina combatiendo la retención de líquidos.
  • Ayuda a perder peso: su alta composición de agua produce un efecto de saciedad, además sus bajas calorías contribuyen eficazmente con la pérdida de peso.
  • Facilita la digestión: alivia el estreñimiento de una forma natural y gracias a la alta cantidad de fibra y a sus minerales se neutraliza la acidez estomacal.
  • Protege la piel: las vitaminas A, K y C ayudan a tratar las afecciones de la piel.

¿Cómo y cuándo tomarlo?

El apio es perfecto para consumir en ayunas, aunque puedes incorporarlo como parte de una dieta equilibrada. Prepáralo en zumos acompañado de otros alimentos, por ejemplo, manzana y zanahoria en una licuadora y mézclalo hasta obtener una consistencia homogénea. El zumo de apio solo contiene aproximadamente 42 calorías.

En los últimos años, con las redes sociales, se hace inevitable la aparición de diferentes tendencias virales que en boca de celebrities y/o influencers se dan como verdaderas. Este es el caso de una nueva moda relacionada con el consumo de zumo de apio, que celebrities de la talla de Gwyneth Paltrow o Naomi Campbell califican como el mejor remedio médico para problemas digestivos, trastornos autoinmunes, psoriasis, acné, síndrome de fatiga crónica, reflujo ácido, virus Herpes Zoster y estreptococos.

Desde Centro Médico Rusiñol, clínica de medicina estética en Madrid, queremos señalar que no hay evidencia científica que respalde ninguna de estas afirmaciones pero lo que sí es cierto es que su consumo es beneficioso y aporta vitaminas y nutrientes como cualquier otra verdura por lo que no está demás incluirla en tu dieta.

celulitis blanca Ya hemos hablado anteriormente sobre qué es la celulitis pero hoy vamos a ver los diferentes tipos de celulitis que existen como la celulitis blanda, ya que es muy importante saber identificar el tipo de celulitis para saber cuál es el mejor tratamiento.

Y es que existe más de un tipo de celulitis, como también más de un tratamiento para cada tipo. Por lo que si estás buscando decirle adiós a la celulitis, antes te invitamos a conocer los distintos tipos que hay y cómo tratar cada uno de ellos.

Tipos de celulitis

Tal y como dijimos al principio, no existe un solo tipo de celulitis ni una sola forma de solucionarla. Veamos cada uno de ellos:

Celulitis blanda o acuosa

Generalmente, este tipo de celulitis es causada por una retención de líquidos producto de un problema de circulación linfática o venosa. La celulitis acuosa suele evidenciarse en las zonas de los glúteos, muslos, brazos y vientre.

Además, es fácil de identificar por la sensación de unas piernas pesadas e hinchadas que provoca. Aunque no genera dolor, las zonas afectadas por este tipo de celulitis suelen ser blandas y flexibles al ejercer presión con los dedos.

Celulitis adiposa

Este tipo de celulitis se atribuye principalmente a una alimentación mala y a la falta de actividad física. Se origina con motivo del exceso de grasa que hace que se acumulen las células grasas adiposas bajo la capa más profunda de la piel, la hipodermis.

La celulitis adiposa suele localizarse en los muslos, glúteos, caderas, cartucheras, vientre y rodillas. Su aspecto es igual al de unos bultos, algunos con cierto volumen importante que crean irregularidades en la piel, afectando la silueta corporal.

Celulitis dura o fibrosa

 A diferencia que las anteriores, la celulitis fibrosa puede llegar a doler al presionar la zona más afectada. Se le considera el tipo de celulitis más difícil de eliminar, y su aspecto suele ser bastante duro.

Este tipo de celulitis puede presentarse en mujeres que son delgadas y no tienen exceso de peso ni de volumen. Normalmente aparecen en rodillas, glúteos, muslos y brazos.

Tratamientos

Como ves, la celulitis es una patología concreta que puede variar según sea el caso de cada paciente. En Centro Médico Rusiñol, clínica de medicina estética situada en Madrid, contamos con los mejores tratamientos ideales para nuestros pacientes, los cuales combinamos en una misma sesión para obtener los mejores resultados.

  • Hifu: Se basa en el principio de ultrasonido focalizado de alta intensidad, que actúa en la capa de tejido graso y rompiendo los cúmulos de grasa y las estructuras fibrosas, eliminando la celulitis, reforzando la piel y por tanto tensándola. Para nosotros el tratamiento principal para eliminar y controlar la reaparición de la celulitis, tanto dura como blanda.
  • Radiofrecuencia: es la aplicación de ondas electromagnéticas en las zonas afectadas reforzando la piel y tensándola. Es el tratamiento ideal para la celulitis dura o fibrosa.
  • Cavitación: Se produce la rotura de la célula grasa o adipocito, liberando la grasa contenida en la misma y reduciendo volúmenes localizados y remodelando la figura.

Antes de cualquier tratamiento, será necesario llevar a cabo un diagnóstico previo donde valoraremos cuáles son las necesidades del paciente y así proceder con el tratamiento idóneo.

vitaminas para la cara Queremos detenernos en las vitaminas para la cara. Las vitaminas son esenciales para combatir el daño celular ocasionado por el envejecimiento, los rayos solares y la exposición constante al polvo y otras partículas presentes en el aire.

Existe una variedad de vitaminas, cada una con propiedades únicas y extraordinarias que puedes aprovechar para mantener tu cara radiante y rejuvenecida, además aportan los nutrientes necesarios para llevar a cabo las funciones metabólicas de tu organismo.

¿Por qué son tan importantes las vitaminas para la piel?

Las vitaminas son indispensables para tu cara y poder lucir una piel sana, luminosa y cuidada, así mismo, es importante entender que la dermis actúa como una barrera protectora entre el organismo y el entorno, siendo necesario su cuidado a través de una alimentación equilibrada.

Son diversos los beneficios que aportan las vitaminas a la piel como

  • Promueven la regeneración celular.
  • Protegen ante los rayos solares.
  • Estimulan la producción de colágeno.
  • Mejoran la circulación sanguínea.
  • Otorgan luminosidad y firmeza a la piel.

5 vitaminas para la cara

Existen diversas vitaminas para la cara, las cuales te ayudarán a combatir las arrugas, manchas, falta de brillo, flacidez del rostro, entre otros. Descubre aquellas que más necesita tu piel.

Vitamina A, defensa ante el envejecimiento

La vitamina A es perfecta para el rostro ya que ayuda a prevenir los signos del envejecimiento, a la vez que incrementa la regeneración celular y la producción de colágeno. También se utiliza en tratamientos de acné y para la regulación de una piel grasa.

Vitamina C, luminosidad y firmeza

Una vitamina esencial para el organismo conocida ampliamente por sus propiedades antioxidantes. Esta vitamina contribuye a promover y mantener las proteínas de colágeno, cuando la piel deja de sintetizar esta sustancia se nota en la falta de firmeza. De igual forma, la vitamina C ayuda al proceso de cicatrización y a combatir enfermedades inflamatorias de la piel como acné y dermatitis atópica.

Vitamina E, brillo y antiedad

Esta vitamina funciona eficazmente junto a la vitamina C para el fortalecimiento de las paredes celulares, contribuye a proteger la piel de los rayos solares y actúa ante la resequedad e inflamación de la peil. También tiene efectos para combatir el envejecimiento celular, por lo que reduce las arrugas y mejora la tersura de la piel.

Vitamina D, tono de la piel

El organismo la produce de forma natural a través de la exposición al sol, siempre tomando las previsiones adecuadas y evitando lapsos prolongados. La vitamina D favorece la producción de células saludables en todo el organismo, además contribuye a mantener el tono de la piel.

Vitamina B5, hidratación y suavidad

Se suele emplear directamente sobre la piel, para facilitar el proceso de cicatrización al igual que ayuda a mantener una piel suave e hidratada.

Vitamina K, circulación y manchas

La vitamina K está siendo utilizada en nuevos tratamientos estéticos, sirve para mejorar la circulación sanguínea previniendo manchas de la piel producto de la edad. Así mismo, actúa eficazmente ante las ojeras oscuras del rostro.

Las vitaminas juegan un papel vital para la cara, en centro médico Rusiñol, clínica de medicina estética situada en Madrid, comprendemos la importancia de lucir un rostro radiante y firme, por ello ponemos a tu disposición no solo los tratamientos estéticos (por ejemplo, la mesoterapia facial con NCTF 135H que incluye un cóctel rico en vitaminas para devolver esa belleza y luminosidad que necesita tu rostro), sino el servicio de dietética y nutrición para que incluyas en tu dieta los suplementos vitamínicos que requiere tu organismo.

piernas perfectas ¿Buscas piernas perfectas?. La celulitis, grasa acumulada, estrías y varices son solo algunos de los problemas estéticos que pueden afectar el aspecto de las piernas.

Obtener las piernas ideales no es un trabajo fácil, pero tampoco imposible. Por eso, a continuación, os damos 5 consejos infalibles para tener piernas perfectas sin fallar en el intento.

Ejercicios para piernas perfectas

Obtener unas piernas tonificadas en poco tiempo consiste primordialmente en la realización de ejercicios de grupos musculares de glúteos y piernas. Para eso, te invitamos a conocer algunos de los mejores ejercicios para piernas perfectas.

Sentadillas

También conocido como squat, es uno de los ejercicios de piernas más populares, además de efectivo.

  • Coloca tus piernas a la altura de los hombros.
  • Flexiona las rodillas y mantén la espalda recta.
  • Desciende manteniendo la posición de las piernas y de la espalda.

Para aumentar la dificultad, puedes intentar hacer este ejercicio con barras o mancuernas. Realiza 3 series de 15 repeticiones cada una.

Elevaciones con banco

Para este ejercicio necesitas un banco o silla como herramienta para fortalecer las piernas.

  • Colócate frente a la silla con una pierna encima y otra apoyada en el suelo.
  • Haz un movimiento de escalada hasta despegar por completo la pierna que tenías apoyada en el suelo.

Te ayudará a tonificar tus piernas rápidamente, en especial, el área de los glúteos. Realiza 3 series de 10 repeticiones por cada pierna.

Zancada

Es una variante de las sentadillas donde se trabaja cada pierna de forma individual.

  • De pie con los pies separados al ancho de los hombros, avanza con la pierna derecha y comienza a bajar tu cuerpo hasta que esta quede paralela al suelo y la rodilla está doblada a 90 grados.
  • Al bajar, procura que tu rodilla izquierda toque el suelo durante un segundo.
  • Empuja hacia atrás con la pierna derecha hasta regresar a la posición inicial.
  • Repite con la pierna izquierda.

Para realizar este ejercicio de forma correcta, asegúrate de que el talón del pie delantero no se levante del suelo. Realiza 4 series de 20 repeticiones en cada pierna.

5 tips para tener unas piernas perfectas

A pesar de que hacer ejercicio es un paso fundamental para tener piernas de infarto, no es todo lo que hay que hacer para cumplir tu objetivo. Es por eso que aquí, en Centro Médico Rusiñol, clínica de medicina estética situada en Madrid, te invitamos a conocer los 5 tips infalibles para tener unas piernas perfectas.

Hidratación constantemente

Para tener unas piernas perfectas, primero hay que procurar una piel perfecta. Para ello, hidrata diariamente el área con una crema adecuada a tu tipo de dermis. Al mismo tiempo, es recomendable beber 2 litros de agua al día para reducir visiblemente la celulitis.

No uses ropa muy ajustada

Generalmente, las prendas demasiado ceñidas al cuerpo impiden la correcta circulación de la sangre. En consecuencia, se aumenta la proliferación de la tan temida celulitis en la piel.

Olvídate del agua caliente

En el momento de tomar una ducha, es recomendable evitar utilizar agua caliente. En cambio, lo ideal es ducharse con agua fría ya que favorece a la circulación y previene la aparición de celulitis y varices.

Rutina de exfoliación

Normalmente, la exfoliación es de las técnicas más olvidadas en cuanto al cuidado de las piernas se refiere. Pero, lo que casi nadie sabe es que es un excelente aliado a la hora de presumir una piel ideal. Exfolia tus piernas una vez por semana para eliminar las células muertas y aportar suavidad a tu piel.

Sigue una alimentación saludable

Es muy importante una buena alimentación para unas piernas perfectas. Mantener una dieta equilibrada rica en vitaminas y nutrientes, así como baja en grasas y azúcares te ayudará a tener unas piernas firmes.

Tratamiento

¿Y qué sucede cuando todo lo anterior aún no parece suficiente para tener unas piernas perfectas? Es ahí cuando podemos recurrir a la medicina estética.

Hablamos del HIFU 4D o lipotensado, un tratamiento de ultrasonido con alta intensidad focalizada que suministra directamente energía térmica a la piel. La temperatura empleada alcanza los 75º, produciendo una estimulación intensa. Como resultado, renueva el colágeno de la piel y mejora su textura.

Vientre plano

Para lucir un vientre plano es necesario aunar diferentes hábitos no sólo para conseguirlo, sino también para mantenerlo. Una buena alimentación y ejercicio son primordiales, aunque a veces puede ser de ayuda algún tratamiento estético como Hifu, del que hablaremos más tarde. Pero ninguna técnica es capaz de mantener los resultados si no conseguimos seguir hábitos saludables.

5 alimentos para vientre plano

De todas las zonas del cuerpo, el vientre es de las áreas con mayor tendencia a la acumulación de grasa. En algunos casos este exceso de grasa se debe a un estilo de vida sedentaria o ciertas enfermedades, mientras que en otros a es consecuencia de una mala alimentación.

Esta última es de las razones más comunes, ya que la alimentación juega un papel importante en el peso y la concentración de grasa en el cuerpo. Por eso, en Centro Médico Rusiñol, te recomendamos 5 alimentos para tener un vientre plano.

  • Legumbres: son la combinación perfecta de carbohidratos, fibra y proteína para conseguir una alimentación equilibrada. Regulan el apetito y ayudan a quemar grasa.
  • Vegetales: excelentes diuréticos para eliminar la retención de líquidos. Contienen cantidades altas de vitaminas A, C, ácido fólico y minerales como el potasio.
  • Picantes y especias: Muchas especias mediterráneas son digestivas y contribuyen a la pérdida de grasa localizada. Por otro lado, el aumento de temperatura ocasionado por el picante aumenta el gasto calórico. 
  • Frutas: son ricas en vitamina C y potentes antioxidantes antiinflamatorios, especialmente, las de colores intensos. Mejoran la digestión y tienen efecto diurético.
  • Proteínas limpia de grasa: Como carne de pollo, ternera o pescado blanco. Estimulan el metabolismo, te dan fuerza y energía, alto poder saciante y ayudan a eliminar líquidos del organismo.

¿Qué evitar?

Así como hay alimentos que te vendría bien consumir, hay otros que debes evitar por completo si lo que quieres es tener un vientre plano.

  • Olvídate de las gaseosas: incluso si no tienen azúcar ni calorías, las bebidas con gas son las principales causantes de la inflamación del vientre y la acumulación de aire en el mismo.
  • Evita los chicles: al masticar chicle, ingresa aire en nuestro cuerpo que causa hinchazón.
  • Dile no a los edulcorantes: normalmente, se usan como sustituto del azúcar en dulces y bebidas. Sin embargo, son bastante difíciles de digerir, causan mala digestión e hinchan el abdomen.

Consejos para conseguir un vientre plano

Ejercítate

Realizar actividad física es una de las principales claves a la hora de tener un vientre plano. Hacer ejercicios de resistencia, pilates, natación, correr o simplemente caminar, son algunas de las actividades ideales para quemar energía y grasa acumulada.

Mantente hidratado

Otro de los pilares fundamentales para reducir abdomen, es la hidratación. Tomar abundante agua durante todo el día, previene la retención de líquidos y favorece por completo al organismo.

Descanso entre actividades físicas

Además de la relevancia que tienen los ejercicios en la pérdida de grasa localizada, es necesario tener en cuenta la importancia del descanso para acelerar el metabolismo. Sobre todo, si se ha realizado una ardua sesión de ejercicios.

Ten buena disposición

Mantener una actitud positiva es otra de las claves para lograr cualquier tipo de cambio físico en tu cuerpo. Para lograr tu objetivo de tener un vientre plano, es necesario tener excelente predisposición y perseverancia para alcanzar tu meta.

Tratamiento HIFU 4D

Como hemos dicho anteriormente, en ocasiones, ni el ejercicio ni la buena alimentación son suficientes para conseguir un vientre plano puesto que entra en juego otro tipo de características como la genética, y por tanto, es necesario un tratamiento de refuerzo. Nos referimos a Hifu corporal, el tratamiento más innovador, con el que cuenta nuestra clínica de medicina estética, ante la grasa localizada y la flacidez. Un tratamiento no quirúrgico ni invasivo que consiste en la aplicación de ultrasonidos en la zona a tratar, que se transforman en energía en forma de calor a distintos niveles del tejido celular subcutáneo. Así, puede estimular la producción de colágeno, que actúa de forma directa sobre la elasticidad y provoca un efecto lifting, que reafirma la dermis.

qué son los hidratos de carbono El cuerpo humano requiere de ciertos alimentos para mantener su óptimo funcionamiento, por ejemplo: las proteínas, verduras, frutas, entre otros, que aportan vitaminas, minerales, y lo más importante, energía. Del mismo modo, la ingesta de hidratos de carbono genera una contribución importante al organismo, pero no se pueden consumir en exceso porque no todos son saludables. Si no sabes qué son los hidratos de carbono y qué alimentos lo contienen, a continuación hablaremos sobre qué son, los tipos de hidratos de carbono que existen y qué puedes consumir sin riesgos.

¿Qué son los hidratos de carbono?

Los hidratos de carbono también llamados carbohidratos, están compuestos de oxígeno, hidrogeno y carbono. Son una fuente de energía para los músculos y el cerebro, pero no todos son saludables y no todos hacen el mismo aporte alimenticio por lo que es mportante saber distinguirlos.

Forman parte del grupo de alimentos que deben ingerirse a diario para mantener una alimentación equilibrada de acuerdo a las calorías diarias que cada persona necesita. Los más conocidos son: la pasta, el arroz y el pan (que a su vez son los más dañinos para el organismo puesto que también son los más procesados), pero realmente los hidratos de carbono están presentes en muchos alimentos, y los de mejor calidad, son aquellos que no son procesados o tienen un mínimo nivel de procesamiento.

Tipos

Entre los hidratos de carbono existen varios tipos, por ejemplo:

1.    Monosacáridos

Son los hidratos de carbono que el cuerpo humano metaboliza con mayor facilidad y rapidez, están presentes en los alimentos ricos en fructosa, sacarosa y glucosa.

2.    Disacáridos

Estos hidratos están formados por dos monosacáridos, en este caso el cuerpo necesita descomponerlos para metabolizarlos. Los disacáridos están presentes en la lactosa y maltosa.

3.    Polisacáridos

Son los hidratos complejos que contienen azúcar y su metabolización es mucho más lenta, su composición está caracterizada por el almidón y el glucógeno.

Debes de tener en cuenta que los hidratos de carbono recomendados en la ingesta diaria son aquellos que contienen un mínimo (o nada) de sodio, grasas trans, colesterol, azúcares o granos refinados. Son ricos en fibra y nutrientes (poseen alto contenido), y, sobre todo, su aporte calórico es moderado.

Por su parte, los alimentos que contienen hidratos de carbono dañino para el cuerpo están compuestos por azúcares y granos procesados, alto contenido en sodio, grasas saturadas y colesterol.

Alimentos con hidratos de carbono

Los alimentos con hidratos de carbono que puedes consumir con frecuencia son los que vienen directamente de la tierra sin procesamiento, por ejemplo:

  • Brócoli, espinaca, calabacín, plátanos, aguacate, espárragos, coles, pepino, berenjena, tomate, cebolla y fruta.
  • Legumbres como las lentejas, garbanzos o cebada.
  • Cereales integrales para el desayuno, arroz, pan y pasta integral.
  • Tubérculos, semillas y frutos secos.

Disminuye o elimina de tu alimentación los siguientes:

  • Bollería y dulces.
  • Bebidas gaseosas, alcohol y refresco.
  • Azúcares y granos refinados.
  • Productos procesados con maíz o patata.
  • Arroz blanco, pasta y pan.

La ingesta de hidratos de carbono, aunque es necesaria para el organismo, hay que tenerla en cuenta y saber distinguir entre aquellos alimentos que contribuyen al organismo y evitar los alimentos procesados, ya que, contribuyen a la aparición de enfermedades y patologías que pueden desencadenar una hipertensión o una diabetes. Lo mejor es llevar una alimentación equilibrada combinada con alguna actividad física.

En Centro Médico Rusiñol, clínica de medicina estética situada en Madrid, contamos con un servicio de dietética y nutrición donde tras un protocolo de estudio nutricional previo, llevamos a cabo un coaching nutricional donde te ayudamos no sólo a perder kilos de más, si no a llevar a cabo una dieta saludable en tu día a día para estar mejor por dentro y por fuera. Pídenos cita sin compromiso en el 676 043 524.

Piernas hinchadas Las piernas hinchadas se producen como una consecuencia de la acumulación anormal de líquidos, a esto se le conoce con el nombre de edema. Las causas de su origen se deben a múltiples factores tanto físicos como químicos, y por supuesto, pueden surgir como consecuencia de un desequilibrio entre el sistema linfático y el circulatorio.

Se trata de una afección muy frecuente y que puede llevar a otras molestias como dolor en las articulaciones, flacidez, calor en la zona afectada y sensación de pesadez.

Factores por los que se hinchan las piernas

La acumulación de líquido no solo ocurre en las piernas, también en otras partes del cuerpo. Sin embargo, por el efecto de la gravedad hace que sea más acelerada en las piernas, tobillos y pies.

Son múltiples los factores que provocan las piernas hinchadas, veamos algunos de ellos:

  • Desequilibrio hormonal.
  • Un estilo de vida sedentaria.
  • Mala alimentación o una dieta alta en sodio y/o azúcares.
  • Insuficiencia renal.
  • Problema de origen cardíaco.
  • Consumo de algunos medicamentos como antidepresivos, anticonceptivos, esteroides, entre otros.

5 consejos para antes y después

Es evidente que las piernas hinchadas son síntomas a los cuales debes prestar mucha atención, ya que, puede derivar de algún problema en tu organismo y, además, si es causada por el consumo de ciertos medicamentos o una alimentación inadecuada, es posible que pueda revertirse aunque su origen también puede estar asociado con alguna patología renal o cardíaca, en tal caso es importante acudir a tu médico.

Algunos consejos que pueden contribuir para reducir la hinchazón de las piernas y aliviar sus síntomas son:

1.    Hidratación constante

Una hidratación constante ayuda a eliminar los líquidos a través de la orina. Ya se sabe que beber dos litros de agua diaria ofrece múltiples beneficios al cuerpo, independientemente que tengas o no las piernas hinchadas. Así mismo, si ingieres algún tipo de bebidas diuréticas con piña, limón, tomate, entre otras, también contribuirá a la eliminación de toxinas de tu organismo.

2.    Realiza ejercicios

Si realizas alguna actividad física potencias el drenaje linfático a la vez que aceleras el movimiento de fluidos de tu cuerpo y además te permite mantenerte en forma.

3.    Tratamiento de estética corporal

Existen tratamientos de estética corporal como la presoterapia, muy sencilla de llevar a cabo con el propósito de mejorar el drenaje de los linfáticos y contribuir a la reabsorción de líquidos retenidos en el cuerpo.

Se trata de una técnica no invasiva ni dolorosa, la cual consiste en aplicar una presión de aire controlada de forma ascendente mediante un sistema de neumático, obteniendo una sensación similar a un masaje de relajación.

4. Reduce el consumo de sal y azúcares refinados

El consumo excesivo de sal y azucares refinados captan agua para su transporte en el torrente sanguíneo, evitando su eliminación y favoreciendo la acumulación de líquidos. Por ello, tanto si ya tienes las piernas hinchadas como para prevenirlo, es importante evitar al máximo su consumo.

5.    Coloca los pies en alto

Una forma sencilla de bajar la hinchazón de las piernas es levantando los pies por encima del corazón cuando te encuentres acostado, unos 20 minutos diarios son suficientes para favorecer la circulación sanguínea.

Si bien es cierto que estos consejos tienen como propósito aliviar y controlar las piernas hinchadas, te recomendamos acudir a un especialista, ya que, tener las piernas hinchadas podría ser consecuencia, como hemos mencionado anteriormente, de un problema mayor de índole renal o cardíaco.

Dieta paleo: alimentos

La dieta paleo está basada en alimentos que consumían nuestros antepasados durante la época Paleolítica, de allí su nombre de dieta paleo. ¿Quieres conocer un poco más sobre esta dieta? Te invitamos a leer este artículo y familiarizarte un poco más con esta dieta.

¿Qué es la dieta paleo?

La dieta paleo está basada en las características individuales de cada persona. Se trata de un plan alimenticio basado en alimentos frescos y naturales, evitando las comidas procesadas, libres de harinas, azúcares y aceites refinados. Esta dieta te permite consumir carnes, pescado, vegetales, frutas, semillas, entre otros. Estos alimentos se podían obtener fácilmente en el pasado mediante la caza, pesca y recolección. Por otro lado, esta dieta apunta a que no existe un plan alimenticio único, ideal y efectivo para todas las personas, sino distintas formas de nutrirse con alimentos naturales, evitando los procesados e integrando los que encuentran en su entorno.

Los alimentos consumidos a través de esta dieta buscan:

  • Reducir los niveles de glucosa.
  • Controlar la presión arterial.
  • Disminuir los triglicéridos.
  • Mejorar tu estado de ánimo.
  • Evitar la acumulación de grasa.
  • Mejorar tu apetito.

Alimentos de la dieta paleo

Los alimentos de la dieta paleo se basan en:

  • Proteína: aves, pescado, mariscos, huevos, hongos, etc.
  • Grasas sanas: aguacate, aceite de coco, almendras, nueces, etc.
  • Vegetales: acelga, brócoli, coliflor, cebolla, espinaca remolacha, zanahoria, lechuga, entre otros.
  • Frutas: melón, naranja, pera, limón, kiwi, fresa, etc.
  • Semillas: pistacho, girasol, sésamo, etc.
  • Hierbas y especies: albahaca, perejil, pimienta, ajo, romero, menta, jengibre, orégano, etc.

Al igual que evita los siguientes alimentos:

  • Alimentos procesados: en general cualquier tipo de alimento procesado y empaquetado.
  • Cereales: arroz, trigo, avena, etc.
  • Tubérculos: apio, yuca, patata, etc.
  • Lácteos: queso, yogur, etc.
  • Azúcar refinado.

La diferencia principal entre la dieta paleo y otras dietas, es la ausencia de productos lácteos (fuente de proteína y calcio) y cereales (fuente de fibra y otros nutrientes).

¿Es beneficiosa la dieta paleo?

La dieta paleo peca de exceso de proteínas puesto que incluye consumir proteína animal entre 3 y 5 veces al día. En cambio, excluye otros alimentos que provocarían a largo plazo deficiencia de calcio, vitamina D y vitamina B.

Por otro lado, según algunas investigaciones como la publicada por The American Journal of clinical nutrition, se señala que la dieta paleo permite la pérdida de peso, pero que esta no se mantiene tras 6 meses.

La mejor alternativa: Cronodieta

Como alternativa, en Centro Médico Rusiñol, Clínica de Medicina Estética en Madrid, por ser más saludable y equilibrada así como más eficaz a largo plazo, aconsejamos la cronodieta.

La cronodieta consiste en no renunciar a ningún grupo de alimentos pero consumiéndolo a la hora adecuada. Un mismo alimento, dependiendo de la hora en la que se consuma, puede transformarse en energía o, por el contrario, acumularse en forma de grasa según a qué hora lo consumamos.

Debemos de tener en cuenta que dependiendo del gasto energético, nuestro cuerpo absorbe los nutrientes de forma distinta. Por tanto, en la cronodieta la clave es cuándo y qué se come.

Esta dieta nos ayudará a conocer nuestros biorritmos y respeta el ritmo natural de nuestro organismo y propone ingerir alimentos cuando el cuerpo esté preparado para asimilarlo.

Por ejemplo, evitar consumir hidratos de carbono a partir de cierta hora hará que tengamos menos azúcar en sangre de forma que nuestro organismo convierte las células grasas en energía. En conclusión, estaríamos quemando la grasa que sobra.

De cualquier forma, es importante que antes de iniciar cualquier dieta, acudas a un especialista o nutricionista para que te realice un diagnóstico y te indique los alimentos que puedes ingerir, dependiendo de tus necesidades y condiciones de salud. Así mismo, es vital que cualquier dieta sea adaptada a los alimentos y cantidades que necesitas, pues en caso contrario, podría provocarte una falta de nutrientes, por ejemplo, la falta de calcio.

Además, es importante que al realizar cualquier dieta la combines con alguna actividad física que te ayude a fortalecer tu organismo y prevenir enfermedades.

Consejos para seguir una dieta para tensión alta

La tensión arterial es la presión que ejerce el corazón sobre las arterias para que distribuya la sangre a todo el organismo. La presión máxima (sistólica) se produce cuando el corazón se contrae y la presión mínima (diastólica) cuando el corazón se encuentra relajado.

Los valores adecuados de la tensión oscilan entre 120/80 mm Hg, la cual indica la tensión máxima y mínima respectivamente. La hipertensión arterial (HTA) es la elevación de la tensión arterial de manera crónica, mostrando valores iguales o superiores a 140/90mm Hg. Existen diversos factores que afectan a su desarrollo, por ejemplo, la edad, sexo, obesidad, sedentarismo, el consumo de sal, alcohol, entre otros.

No obstante, la hipertensión arterial suele presentarse por causas desconocidas, por lo que se recomienda tener hábitos saludables, así como, una dieta para tensión alta.

7 consejos para una dieta para la tensión alta

Reducir la sal en la dieta

El consumo elevado de sal contribuye con la hipertensión arterial, además, acelera el riesgo de sufrir una cardiopatía y accidente cerebro vascular. Algunos consejos para reducir el consumo de sal en el hogar son:

  • No añadir sal durante la preparación de los alimentos, ya que, muchos ingredientes que agregamos a las comidas contienen sal incorporada, por ejemplo, cubitos, mantequilla, salsas, entre otros.
  • Evita colocar saleros en la mesa.
  • Escoge productos hiposódicos.

Leer bien el etiquetado de los productos

Esta es una tarea muy sencilla que te permitirá conocer tu consumo de sal diario, la OMS recomienda consumir menos de 5 gramos de sal por día. Leer bien las etiquetas de los productos puede generar una diferencia notable en tu consumo diario, ya que, muchos alimentos tienen sal incorporada.

Es necesario que leas la lista de ingredientes, ya que, esto se ordenan de mayor a menor cantidad, es decir, aquellos que tiene un alto contenido de sal aparecerá al principio. Todo esto te permitirá tomar conciencia del consumo de sal. Para que tengas una idea de aquellos alimentos que presentan un alto contenido de sal, te mostramos las siguientes cantidades.

  • Bajo: menos de150 mg de sal por porción.
  • Moderado: 150-400 mg de sal por porción.
  • Alto: más de 400 mg de sal por porción.

Es importante que consideres también aquellos alimentos que poseen en su etiqueta “sin sal”, ya que, estos no necesariamente se encuentran totalmente libres de sodio, existe una llamada “sal oculta” en los alimentos debido a su composición. Por ello es muy importante que sigas una dieta para la tensión alta.

Revisar los fármacos

Algunos medicamentos contienen altos niveles de sodio, en especial fórmulas solubles o efervescentes, es vital que conozcas los riesgos del consumo de sodio en los medicamentos, sobre todo si sufres hipertensión.

Sustituir la sal por otros productos

Es erróneo pensar que los alimentos sin sal, carecen de sabor. Tus papilas gustativas se irán adaptando progresivamente a una disminución del consumo de sal, y podrás apreciar mejor una gama de sabores. El uso de condimentos tiene una mayor relevancia cuando se disminuye notablemente el consumo de sal. Te recomendamos el uso de albahaca, pimienta, nuez moscada, azafrán, o romero, entre otros.

Tratamiento dietético de la HTA

Los tratamientos farmacológicos deben estar prescritos por un médico especialista. En la actualidad existe una amplia gama de fármacos indicados para la hipertensión arterial dependiendo de las características que presentes durante un episodio de hipertensión.

Sin duda, debes tener una alimentación específica para la tensión alta, ya que, la alimentación es un pilar fundamental para el tratamiento y control de HTA. Del mismo modo, debes modificar tu estilo de vida.

Dieta para la tensión alta

Es necesario que lleves una dieta saludable, haciendo énfasis en la restricción del consumo de sal. La reducción de la sal es considerada una de las principales medidas para evitar problemas de hipertensión.

Del mismo modo, eleva tu consumo de verduras y frutas frescas y disminuye la ingesta de hidratos de carbono refinados tipo pan, dulces, pastas y harina ya que retienen tanto o más líquido que la sal, al igual que el alcohol. Moderación con los fritos y alimentos procesados (que contienen muchas sal y harinas)

Actividad física

Así mismo, si practicas una actividad física de forma regular podrás mejorar y mantener el control de tu tensión. Es necesario que practiques ejercicios físicos aeróbicos adaptados a tus características y particularidades, con unos minutos diarios verás resultados en tu tensión.

De la misma forma, es fundamental que consultes a tu médico si tienes problemas de tensión. Es el especialista quien te indicará cuál es el tratamiento más adecuado para ti. Una tensión arterial debe ser vigilada y controlada constantemente.

¿Cuál es el mejor coaching y tratamiento para adelgazar?

¿Quieres bajar de peso mediante un tratamiento para adelgazar o mejorando la alimentación? Entonces estás de suerte, en nuestro Centro Médico Rusiñol, ofrecemos ambas técnicas y lo mejor de todo: de forma combinada. Te invitamos a seguir leyendo para descubrir el mejor coaching y tratamiento para adelgazar.

3 pasos para el tratamiento para adelgazar

Estudio nutricional

El exceso de peso puede deberse a múltiples causas, tanto por una mala alimentación como por distintas condiciones hereditarias o genéticas. Por eso en CMR, consideramos fundamental el estudio integral de nuestros pacientes. En este protocolo, tenemos en cuenta todos los factores alimenticios que pueden estar generando el aumento de peso en nuestros pacientes. De esta forma, podemos ofrecer soluciones óptimas, acordes a cada caso mediante nuestra técnica de coaching nutricional.

Con la ayuda del coaching, también conocido como “entrenamiento alimenticio”, adaptamos el tipo de alimentación ideal, a la vida social y profesional de cada persona. Combinado con otros tratamientos con el mismo fin, contribuir a la pérdida de peso y beneficiar al organismo, de esta forma el coaching nutricional es mucho más eficiente que una dieta tradicional.

Coaching nutricional con Hidrolipoclasia

La hidrolipoclasia es una técnica médica utilizada para reducir los volúmenes localizados y remodelar la figura. Se encarga de “romper” la célula grasa (adipocito) haciendo que la grasa contenida por la misma sea liberada. De esta forma, la grasa liberada se va por la vía linfática y venosa del hígado para ser metabolizada, y finalmente eliminada.

Los resultados de la hidrolipoclasia suelen ser permanentes, siempre y cuando se mantenga un peso ideal. De allí, la importancia de asociarla con el coaching nutricional. El tejido graso es capaz de generar nuevas células, si se aumenta un peso de más de 4 kilos. Por eso, es necesario llevar una dieta baja en grasa y alcohol durante y después del tratamiento. Así, se favorecerá la metabolización por el hígado de la grasa liberada y su eliminación.

Coaching nutricional con Laserlipolisis

El tratamiento de laserlipolisis, emplea el uso de un láser de diodo con una longitud de onda de 635-650nm y de luz fría. Este láser actúa de forma directa, sobre la célula de grasa (adiposito) transformándola en ácidos grasos esenciales (omega 3, 6, 9) y enviándolas hacia la sangre para usarse en diferentes vías metabólicas. La reducción del peso, volumen, y celulitis así, como la mejora del tono muscular, la flacidez y el efecto inflamatorio son algunas de las distintitas vías metabólicas de la laserlipolisis.

Al igual que la hidrolipoclasia, este tratamiento busca remodelar la figura y brindar un nuevo aspecto al paciente. Para reforzar sus resultados, el coaching nutricional está indicado no solo para favorecer la pérdida de peso sino también para mantenerlo.