Llega la subida de las temperaturas y el sol, y puede que te hayas preguntado cómo cuidar tu piel en esta época del año, sin preocuparte por tu salud o por la aparición de manchas. A continuación, te traemos un decálogo sobre el cuidado de la piel en primavera y verano.

1.Ritual de limpieza. Es esencial que mantengas tu rostro limpio y fresco. Procura lavar tu cara tanto por la mañana, como por la noche, con productos específicos para tu tipo de cutis, que te ayuden a limpiar el maquillaje y cualquier otra impureza en tu rostro.

2.Hidratación. Hidrátate por dentro y por fuera de tu piel. La deshidratación a causa de factores externos, como las altas temperaturas, puede causar afecciones en nuestra piel. Para combatirla, bebe 2 litros de agua diarios y utiliza crema o leche hidratante indicada para tu tipo de piel.

3.Protégete del sol. Al igual que ocurre con las cremas hidratantes, la crema solar también debe adaptarse a tu cutis. Sin embargo, el propósito debe ser el mismo: ayudar a filtrar la radiación ultravioleta A y B, responsable de los daños más perjudiciales para la piel. Úsala a diario, incluso si está nublado.

Los protectores solares o fotoprotectores ayudan a conseguir un bronceado progresivo, evitando las quemaduras a causa de la excesiva exposición a la luz solar; y daños más a largo plazo como el fotoenvejecimiento y el cáncer de piel.

Por otra parte, utiliza ropa adecuada para tu rutina y accesorios como sombreros, gorras, y gafas de sol con filtro de rayos UV.

4.Cuídate de las manchas o reacciones extrañas. Debido a la exposición solar, es posible que aparezcan pigmentaciones en la piel. Mantente alerta con los lunares, pecas o manchas que cambien de color, textura o tamaño, y en caso de que esto suceda, acude a un experto lo antes posible.

5.Cuida las manos, el cuello y el escote. Aunque toda la superficie de nuestra dermis sea sensible a las temperaturas y el clima, hay ciertas partes de nuestro cuerpo que lo son aún más. Es el caso del cuello y el escote, debido a que la piel aquí es muy fina, es de gran relevancia que cuides especialmente estas zonas. Por su parte, las manos se encuentran muy expuestas, pero solemos olvidar protegerlas manteniéndolas hidratadas con cremas específicas.

6.Dieta equilibrada. La alimentación es importante en todos los planos de una vida saludable. Planea una dieta rica en vitaminas, minerales y antioxidantes en esta época calurosa, incluyendo manzana, zanahoria, cítricos, entre otros alimentos ricos en propiedades antiinflamatorias, protectoras y depurativas, así como alimentos antioxidantes como la piña.

7.Regula la exposición al sol. Evita las horas centrales del día, entre las 12 y las 16 horas, lo aconsejable es tomar el sol antes o después de este tramo horario.

8.Unos cuidados para cada edad. Aunque el cuidado de la piel es esencial sea cual sea nuestra edad, los factores y necesidades evolucionan de acuerdo al envejecimiento. En el caso de las personas más jóvenes, los cuidados giran en torno a la hidratación; mientras que en el caso de los hombres y mujeres de avanzada edad, es importante dedicar más tiempo a las propiedades antioxidantes y a una buena nutrición.

  1. Exfoliación. Uno de los aspectos más importantes en el cuidado de la piel, es eliminar las impurezas de la misma. En el caso de las temperaturas altas, si deseas alcanzar un bronceado perfecto y duradero, debes exfoliar tu piel al menos una vez por semana para lograr los resultados esperados y además librar tu piel de cualquier célula muerta.

10.Consulta a los expertos. Independientemente de tu sexo o edad, te recomendamos seguir los consejos de los expertos. Así, evitarás efectos no deseados a causa de la exposición solar y podrás disfrutar de los beneficios del sol sin maltratar tu piel.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *