Rejuvenecimiento facial con toxina botulinica La Toxina Botulinica A que es una neurotoxina generada por una bacteria llamada Clostridium Boltulinum y cuando se usa en medicina estética se aplica de 2 formas:

  • Cuando se inyecta en el músculo disminuye su capacidad de contracción, relajándolo y haciendo desaparecer las arrugas de expresión producidas por el aumento de la contracción muscular como consecuencia del envejecimiento y/o gesticulación.
  • Cuando se inyecta a nivel subcutáneo en axilas, palma de manos o planta de pie disminuye la sudoración por stress (hiperhidrosis o exceso de sudoración) al bloquear la acción de los nervios parasimpáticos sobre la glandula sudorípara

Origen del uso de la Toxina botulinica en tratamientos médico – estéticos

El conocimiento de la Toxina Botulinica se remonta a la época romana pero es a mitad de los setenta cuando un oftalmólogo americano, Dr. Alan Scott, buscaba alguna sustancia para relajar ciertos músculos oculares para ayudar a alinear los ojos de los pacientes bizcos. Esto lo consiguió con la Toxina Botulinica, que fue utilizada con posterioridad, para relajar los músculos contraídos del párpado (blefaroespasmo). Así  la Toxina Botulinica se empezó a utilizar con éxito en variedad de desórdenes del movimiento como tics, distonías etc. observándose que la piel alrededor del ojo tratado con toxina botulinica quedaba libre de arrugas de gesticulación (patas de gallo) comenzando así su uso en medicina estética.

Eliminar o atenuar las arrugas de expresión

A partir de los 30 años y con el paso del tiempo, en nuestro rostro se forman las arrugas de expresión producidas por la continua contracción de los diferentes músculos faciales.

Debemos contar con una evaluación previa del grado de eliminación de las arrugas de expresión ya que lo que queremos es conservar la capacidad de gesticulación que aporta naturalidad al resultado.

  • Consigue que desaparezcan las arrugas de expresión como las patas de gallo, las arrugas de entrecejo y de la frente, eleva ligeramente las cejas hacia arriba dando un aspecto más joven y relaja el rostro
  • No necesita anestesia
  • No requiere pruebas alérgicas
  • Se puede aplicar en cualquier época del año
  • Resultados visibles entre el tercer y quinto día y definitivos en quince días
  • Su efecto dura entre 5 a 6 meses

Con el uso de la toxina botulínica se consigue una piel lisa y tersa que permite la movilidad gestual y de manera natural. Esta toxina combate las arrugas de expresión que se forman por el aumento de la tensión del músculo intrínseco de la piel que a lo largo de los años se vuelve más tenso formando arrugas que se acentúan con la gesticulación. Hipersudoración axilar con toxina botulinica

Su efecto comienza a apreciarse entre el tercer y quinto día alcanzando su máximo efecto a los diez días. Debemos tener en cuenta que su efecto dura hasta los 4 o 6 meses dependiendo del paciente momento en el que desaparece teniendo que repetirlo para mantener los resultados.

Sin embargo, tras varias sesiones, el efecto de relajación muscular persiste por más tiempo puesto que el músculo de la piel responsable de la arruga va perdiendo fuerza, pudiéndose retrasar las sesiones.

Hiperhidrosis o exceso de sudoración

La toxina botulinica también se aplica en la hiperhidrosis o exceso de sudoración en axilas, palmas de manos o plantas de pie. Esta toxina bloquea las fibras parasimpáticas que estimulan las glándulas sudoríparas y reducen la producción de sudor por stress de manera temporal.

Su efecto comienza a apreciarse a los diez días y dura entre 8 y 12 meses. Se puede repetir el tratamiento pero como para las arrugas de contracción, tras varias sesiones se puede retrasar las aplicaciones de tratamiento.

Estos tratamientos son sencillos y seguros pero tienen que ser realizados por especialistas que deben estudiar las facciones de cada paciente y conocer perfectamente la anatomía del rostro y su funcionalidad.

Puedes pedir cita en nuestro centro, situado en Madrid Capital, sin compromiso en el 915718113.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *