En Medicina Estética se viene empleando el plasma autólogo, es decir el suero resultante de centrifugar nuestra propia sangre, con la finalidad de mejorar la piel, volverla más firme, más turgente, en definitiva devolver la vitalidad a nuestra piel.

Pero siempre surge la duda ¿Cuándo es el momento adecuado para aplicarlo?

Es fácil despejar estas cuestiones si nos fijamos en la finalidad del plasma y  su forma de actuar.

Al aplicar el plasma, mediante microinyecciones  a nivel intradérmico (capas superiores de la piel), su principio activo, el Factor de Crecimiento, va a estimular a las células de la piel para que fabriquen colágeno, elastina y repare la piel, por eso notamos:

  • La piel más firme
  • Piel más vital y luminosa 
  • Poro más cerrado,
  • Disminución de las marcas de acné (si las teníamos)
  • La piel que va a aguantar mejor las gesticulación y los movimientos,

Por lo tanto el plasma al realizar ese efecto reparador, se puede aplicar a la edad que se necesite obtener ese efecto .

  • A los 25 ó 30 años, El plasma puede tratar los estragos que haya dejado la adolescencia en nuestra piel, como esas marcas de acné o poro muy dilatado con piel muy gruesa  y sensible.
  • A los 35  ó 40 años Se emplea para prevenir, “alimentando” a la piel con vitaminas y plasma para conseguir una piel más firme y que aguante mejor la gesticulación.
  • A partir de los 45 años El plasma se usa combinado con otro tipo de tratamiento como el ácido Hialurónico, el Radiesse o la Toxina Botulínica para obtener un Rejuvenecimiento facial Integral

Y siempre sin olvidar, que cada persona necesita un tratamiento especifico para su tipo de piel y de arrugas que ha de ser valorado por el médico antes de aplicarlo.

Si quieres consultar tu caso, la primera consulta es gratuita y estamos en Madrid capital.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *