qué es la radiofrecuencia facialHoy analizamos qué es la radiofrecuencia facial, un tratamiento médico con múltiples aplicaciones en la estética. Comúnmente es utilizado como una técnica de rejuvenecimiento facial, ofreciendo grandes resultados y beneficios.

Qué es la radiofrecuencia facial

La radiofrecuencia es un tratamiento médico-estético que emplea las ondas electromagnéticas para elevar la temperatura de los tejidos, estimulando las funciones fisiológicas de la piel. Mejora su microcirculación, favorece la eliminación de toxina e incrementa la producción de colágeno y elastina. Aplicado sobre el rostro, este tratamiento ayuda a combatir los signos de envejecimiento, aportando una apariencia más fresca y joven.

Beneficios

En nuestro Centro Médico Rusiñol, clínica médico-estético situada en Madrid, utilizamos la radiofrecuencia facial como un estimulante del funcionamiento celular en la piel. Cuenta con ciertas ventajas sobre otros métodos gracias a sus múltiples beneficios en los pacientes.

  • Es un tratamiento no invasivo e indoloro.
  • Atenúa las arrugas y las líneas de expresión.
  • Eleva la zona de los parpados y las cejas.
  • Mejora el tono y la firmeza de la piel.

En general, la radiofrecuencia facial es una técnica ideal para un rostro mucho más firme, terso y con una apariencia más juvenil.

Tratamiento

Tras realizar un diagnóstico médico personalizado sobre el estado de la piel del paciente, así como la necesidad o no de combinarlo con otros procedimientos, se lleva a cabo la realización del tratamiento. Para comenzar, se debe aplicar las ondas electromagnéticas dependiendo de la sonda utilizada (bipolar más superficial o multipolar más profunda) sobre la piel.

Este sondeo es ideal para tratar superficies pequeñas, y concentrar el efecto en la dermis media.

Como resultado de la aplicación de las ondas, se originará un cambio de polaridad en las células cutáneas de millones de veces por segundo, dando paso a la diatermia, el calentamiento interno que aumenta las ya mencionadas funciones fisiológicas de la dermis. Es una técnica rápida que no suele durar más de 1 hora, dependiendo si se combina con otros procedimientos o no. Normalmente, se requiere unas 4 sesiones para resultados óptimos, pero desde la primera sesión sus beneficios son visibles en la piel.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − tres =