Trucos para mejorar el resultado de los tratamientos faciales

Hay muchos factores que en influyen en la piel, en su equilibrio y por tanto en el resultado de los tratamientos faciales que te realices.

Un buen chequeo dermo-cosmético te ayudara a controlar todos esos factores negativos sobre tu piel y sobre la duración de los efectos de los tratamientos faciales.

Si quieres que te realicemos un chequeo dermocosmétio gratuito, llama al 915718113 y pide tu cita.

A continuación te pongo los factores que influyen en la piel y en la prolongación de los resultados de tus tratamientos

 

1.- Alimentación

La alimentación es el pilar fundamental para mantenernos sanos, tener vitalidad y rendimiento; revitalizar y conservar la función mental, entre otros beneficios que conlleva una buena y correcta alimentación como mejorar el aspecto de la piel.

      Tengamos siempre presente el sabio pensamiento de Hipócrates: 

“Que tu alimento sea tu medicamento”

       Por ello es importante que: 

  • Siga un buen horario de comidas, sin saltarse ninguna.
  • La alimentación sea variada, con frutas y verduras como fuente natural de vitaminas y minerales.
  • Consumir al menos 3 veces en semana pescado azul (rico en Omega 3)
  • Beber al menos 2 litros de agua al día (3litros/día si mucho calor o ejercicio)
  • Como suplementos:
    • Multiitamínicos: 1/día
    • Antiradicalar: 1/día
    • Para mejorar el tono de la piel: Comp de Ac. Hialurónico 1/día

 

2.- Ejercicio físico 

El ejercicio físico favorece la salud de las personas, retrasa el envejecimiento y alarga la vida, manteniéndonos saludables, jóvenes y activos.

       Por tanto:

  • Es importante realizar ejercicio físico como mínimo 1 h y 2 o 3 veces por semana.
  • Usar Fotoprotector solar mínimo 30, si se hace ejercicio al aire libre.
  • Mientras se realiza el ejercicio hay que hidratarse adecuadamente, al menos 1 litro de agua en esa hora de ejercicio.
  • Eliminar el sudor de la piel lo más pronto posible, no hay que olvidar que el sudor es un ácido que agrede nuestra piel.
  • Aplicar nuestra crema facial, así como una crema corporal o aceite corporal, tras la eliminación del sudor, para devolver el equilibrio a nuestra piel.

 

 3.- Alcohol y tabaco

       La salud debe trabajarse día a día y aunque nuestro organismo tiene una gran capacidad de compensar las agresiones externas, la práctica habitual de consumo de agentes agresores de nuestro organismo va no sólo reduciendo nuestra capacidad de compensación, sino que mina nuestro organismo de forma progresiva y silenciosa.

      El alcohol es un vasodilatador que favorece la aparición de arañas vasculares y couperosis, entre otros, por lo que no se debería tomar más de 1 ó 2 vasos de vino, a ser posible tinto por el contenido en reverastrol (antioxidante).

      El tabaco reduce la oxigenación de la sangre y por tanto el aporte de oxigeno a la piel, favoreciendo el envejecimiento de la piel, así como otras alteraciones en el organismo que son bien conocidas.

 

 4.- Exposición solar o rayos UVA.

La exposición solar y a rayos U.V.A tiene un efecto acumulativo que acaban con nuestro  “Capital solar de la piel” o capacidad de regenerar las lesiones producidas en nuestra piel por el sol o por los rayos U.V.A. por lo que tras años de prolongadas exposiciones al sol o a rayos U.V.A nuestra piel no tolera el sol y a la mínima exposición tenemos manchas, queratosis, urticaria solar, etc.

      Por lo que hay que tener en cuenta: 

  • El sol es necesario pero con 30 mn de exposición indirecta, en las horas de menos impacto solar (a partir de las 18:00 en verano y de las 16:00 en invierno) es suficiente para nuestros huesos y nuestro ánimo.
  • Usar siempre fotoprotector solar en la cara, de 30 en invierno y de 50 en verano si tenemos tendencia a manchas.
  • Hay que repetir la aplicación del fotoprotector cada 4h
  • Si hacemos ejercicio al aire libre usar pantalla total y repetir su aplicación a la hora, ya que el sudor elimina el fotoprotector aplicado.

5.- Sueño. 

      Es muy importante que el sueño sea suficiente (entre 6 a 8 horas) y reparador (con sensación de haber descansado), ya que es durante el proceso de sueño nocturno que nuestra piel se repara debido a la producción de Hormona de Crecimiento, que en el adulto sirve para reparar tejidos. 

      Si no tenemos un sueño reparador podemos recurrir a infusiones o melatonina 1 gr como regulador natural del sueño.

22/05/2012
POR RUSINOL
ETIQUETAS cuidados de la piel
Quizás te interese
0
Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.