Carboxiterapia facial para frenar las ojeras y la flacidez

La carboxiterapia facial es una técnica que consiste en la aplicación de CO2, para obtener una transformación estética del rostro, sobre todo en aquellas personas que tienen ojeras y flacidez.

Con este tratamiento podrás decirle adiós a aquellas ojeras oscuras que hacen que tu rostro tenga apariencia de cansancio y fatiga. Esta técnica estimula la producción natural de colágeno y elastina. Además, permite mejorar la circulación sanguínea, ocasionando que los tejidos se oxigenen de forma eficiente, logrando una mejor elasticidad y firmeza de la piel.

¿En qué consiste la carboxiterapia facial?

La carboxiterapia facial es un tratamiento no invasivo, que se lleva a cabo mediante micro inyecciones subcutáneas o transcutáneas de CO2 en la zona a tratar, con un equipo especializado manejado por profesionales calificados, que controlan el suministro de gas, minimizando cualquier sensación de molestia.

La introducción de CO2 produce un “Efecto Borh” que logra la vasodilatación arterial produciendo la hiperoxigenación en los tejidos, lo que ocasiona la eliminación de toxinas y líquido extracelular. El CO2 es un producto natural que está siendo utilizado con mucha frecuencia en la actualidad por sus múltiples beneficios y que el cuerpo elimina fácilmente de forma natural por vía pulmonar y renal.

Del mismo modo con la aplicación de esta técnica se logran múltiples beneficios, por ejemplo:

  • Mejora la circulación.
  • Elasticidad y firmeza de la piel.
  • Producción de colágeno y elastina.
  • Disminución de las ojeras oscuras.
  • Recuperación y luminosidad de la piel.
  • Rejuvenecimiento facial.
  • Eliminación de bolsas de grasa.

Carboxiterapia facial para ojeras y flacidez

La carboxiterapia facial para el tratamiento de ojeras y flacidez resulta muy efectiva, sobre todo para tratar esas sombras oscuras y azuladas de tu rostro, producto de la vascularización subyacente. Así como, esa flacidez presente, ocasionada por la falta de producción de colágeno y un deficitario drenaje linfático.

La zona de los párpados es muy sensible y fina, por lo que el paciente puede sentir la introducción del gas, produciendo cierta molestia y enrojecimiento. No obstante, es tan bajo este efecto que la persona puede continuar con sus actividades diarias de forma normal. Para el tratamiento de carboxiterapia facial algunos casos requieren de varias sesiones, dependiendo de las características del paciente, con una duración aproximada de una hora.

La aplicación de CO2 en esta zona del rostro, logra notablemente en una primera sesión aclarar el tono de la piel, producto de la activación celular y oxigenación de los tejidos. Además, si la zona presenta flacidez, la carboxiterapia facial logrará tensarla, debido a la producción natural de colágeno y elastina en esta parte del rostro.

La carboxiterapia facial que aplicamos en el Centro Médico Rusiñol está basada en múltiples estudios e investigaciones que avalan la eficiencia de los resultados. De igual forma, estamos dispuestos a asesorarte sobre el mejor tratamiento para que obtengas los mejores resultados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 5 =