Para muchas personas, el verano trae consigo una desagradable invitada: la retención de líquidos, que se hace más evidente en esta época. Existen muchos factores que la producen, y en esta ocasión queremos aconsejarte cómo evitarlos. ¡Sigue leyendo!

¿Por qué se produce la retención de líquidos?

Cuando el cuerpo detecta un bajo nivel de líquidos, activa un mecanismo de defensa. Es decir, al no haber ingerido suficiente líquido o por haber abusado del sodio, el mencionado mecanismo de comienza un proceso de retención de líquidos para lograr mantener un balance. Por suerte, hay medidas que puedes tomar para evitar esta condición.

Bebe abundante agua

Brindar un consumo abundante de agua a tu organismo, permitirá que el mismo elimine los líquidos retenidos. Eso sí, procura no beber más de 4 litros de agua diarios para no ocasionar un efecto inverso y así provocar retención de líquidos por sobrecarga. La ingesta ideal de líquidos es de una media de 8 vasos de agua diarios, ni más ni menos.

Por último, examina la composición del agua que consumas y evita a toda costa la rica en sodio.

Menos sal, menos azúcar y más frescura

Incluye en tu dieta más alimentos frescos y di NO a todo lo que contenga grandes cantidades de sal, como embutidos, salsas, palomitas o ciertas clases de queso.

No hay que olvidarse de lo perjudicial de un exceso de azúcar, que se encuentra sobre todo en golosinas, postres y comidas rápidas.

Alimentos proteicos y drenantes

En cuanto a las proteínas, son consideradas imprescindibles para todas las dietas ideadas contra la retención de líquidos. De no consumir una cantidad suficiente, se reduciría de manera drástica la producción de albúmina, lo que provocaría la acumulación de líquidos entre los tejidos.

Por otro lado, alimentos como el apio, los espárragos, la alcachofa y el pepino incrementan el efecto drenante y depurativo.

Evita la ropa excesivamente ajustada

Las prendas de vestir muy ajustadas pueden causar problemas en cuanto a la obstrucción de la circulación y la correcta expulsión de los líquidos. Utiliza ropa holgada o adaptada a la forma de tu cuerpo, incluyendo calcetines y zapatos.

Practica ejercicio de forma regular

Un ritmo de ejercicios diarios con una duración mínima de 30 minutos es suficiente para convertirlo en una rutina. Mantente activo, evita estar sentado mucho tiempo y realiza estiramientos para mejorar la circulación.

Caminar, correr, nadar, montar en bicicleta e incluso estirar en la oficina durante unos minutos cada día, contribuirán en el proceso de acabar con la retención de líquidos.

Hierbas y plantas con efectos diuréticos

Existen diversas plantas y hierbas con propiedades diuréticas. Consume en forma de té o infusión cola de caballo, diente de león, té verde, ortiga o laurel, ideales para depurar el cuerpo.

No dudes en contactar con Centro Médico Rusiñol, nuestros expertos te ayudarán a evitar la retención de líquidos mediante una dieta equilibrada, tratamientos y consejos.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *