Los gases son un problema que cualquiera es propenso a sufrir. Además de hacernos sentir incómodos en muchas ocasiones, pueden producir dolor abdominal y sensación de pesadez, entre otros malestares.

Las causas de los gases son diversas, ya que puede deberse a malos hábitos alimenticios, alergias a medicamentos, intolerancias alimentarias, problemas de digestión o estrés. Es necesario entonces tener en cuenta algunos consejos para evitar los gases, que van desde evadir ciertas comidas hasta la manera de ingerirlas.

  1. Masticar adecuadamente los alimentos

La ingesta de alimentos es un momento para el disfrute, sin embargo, muchas veces se come deprisa sin saborear ni masticar la comida, por lo que el estómago se ve en la obligación de realizar un trabajo extra.

También cuando se come rápidamente, se ingiere aire, lo que favorece la formación de gases. El masticar bien los alimentos -aparte de hacernos sentir “satisfechos”- nos ayuda a comer en menor cantidad, facilitando así la digestión.

  1. Evita alimentos que facilita la acumulación de gases

El consumo de ciertos alimentos contribuye a la formación de gases. Como las coles o legumbres, los cambios drásticos en nuestra dieta diaria, un consumo excesivo de grasa, la toma de medicamentos, la ingesta de bebidas gaseosas y edulcoradas y los chicles, que facilitan la acumulación de gases.

En algunos casos no podemos evitar estos alimentos, como por ejemplo las legumbres. Por eso, se recomienda dejarlas en remojo la noche anterior para facilitar la digestión; de la misma forma que la ingesta de medicamentos se debe llevar a cabo con el estómago lleno.

  1. Controla el estrés y reposa después de comer

Es necesario reposar unos minutos después de comer y evitar la ejecución de alguna actividad física seguidamente, ya que esto impide que se realice una digestión adecuada. En cuanto a la cena, se recomienda tomarla al menos tres horas antes de dormir.

El estómago es un órgano muy sensible a nuestras actividades, y sobre todo, a las emociones, por lo que el estrés también contribuye a acumular gases.

  1. Consume agua con mesura

Un mal hábito que afecta a la digestión es tomar agua en exceso mientras se come, sobre todo si está fría.

El agua impide que los ácidos estomacales descompongan los alimentos, ya que disminuyen su efectividad. Se recomienda beber un vaso antes de la comida, para hidratar el organismo en su justa medida, lo que tiene como resultado menos gases.

  1. Dieta equilibrada

Indudablemente cada organismo es único y lo que afecta a algunas personas no necesariamente lo hará en otras. Sin embargo, es elemental seguir una dieta equilibrada, rica en alimentos sanos; la realización de ejercicio físico y un consumo de agua adecuado (entre 1,5 y 2 litros diarios).

Las personas más propensas a sufrir gases deben ingerir alimentos ricos en fibra que favorezcan su digestión, como por ejemplo cereales integrales, semillas de girasol, nueces y ciruelas.

Poner en práctica estos consejos contribuirá a disminuir o erradicar esos molestos gases. Aunque por supuesto, si las molestias continúan es necesario considerar la visita al médico, para que pueda diagnosticar situaciones más complejas como intolerancias o irritabilidad intestinal.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *