Consejos para seguir una dieta para tensión alta

La tensión arterial es la presión que ejerce el corazón sobre las arterias para que distribuya la sangre a todo el organismo. La presión máxima (sistólica) se produce cuando el corazón se contrae y la presión mínima (diastólica) cuando el corazón se encuentra relajado.

Los valores adecuados de la tensión oscilan entre 120/80 mm Hg, la cual indica la tensión máxima y mínima respectivamente. La hipertensión arterial (HTA) es la elevación de la tensión arterial de manera crónica, mostrando valores iguales o superiores a 140/90mm Hg. Existen diversos factores que afectan a su desarrollo, por ejemplo, la edad, sexo, obesidad, sedentarismo, el consumo de sal, alcohol, entre otros.

No obstante, la hipertensión arterial suele presentarse por causas desconocidas, por lo que se recomienda tener hábitos saludables, así como, una dieta para tensión alta.

7 consejos para una dieta para la tensión alta

Reducir la sal en la dieta

El consumo elevado de sal contribuye con la hipertensión arterial, además, acelera el riesgo de sufrir una cardiopatía y accidente cerebro vascular. Algunos consejos para reducir el consumo de sal en el hogar son:

  • No añadir sal durante la preparación de los alimentos, ya que, muchos ingredientes que agregamos a las comidas contienen sal incorporada, por ejemplo, cubitos, mantequilla, salsas, entre otros.
  • Evita colocar saleros en la mesa.
  • Escoge productos hiposódicos.

Leer bien el etiquetado de los productos

Esta es una tarea muy sencilla que te permitirá conocer tu consumo de sal diario, la OMS recomienda consumir menos de 5 gramos de sal por día. Leer bien las etiquetas de los productos puede generar una diferencia notable en tu consumo diario, ya que, muchos alimentos tienen sal incorporada.

Es necesario que leas la lista de ingredientes, ya que, esto se ordenan de mayor a menor cantidad, es decir, aquellos que tiene un alto contenido de sal aparecerá al principio. Todo esto te permitirá tomar conciencia del consumo de sal. Para que tengas una idea de aquellos alimentos que presentan un alto contenido de sal, te mostramos las siguientes cantidades.

  • Bajo: menos de150 mg de sal por porción.
  • Moderado: 150-400 mg de sal por porción.
  • Alto: más de 400 mg de sal por porción.

Es importante que consideres también aquellos alimentos que poseen en su etiqueta “sin sal”, ya que, estos no necesariamente se encuentran totalmente libres de sodio, existe una llamada “sal oculta” en los alimentos debido a su composición. Por ello es muy importante que sigas una dieta para la tensión alta.

Revisar los fármacos

Algunos medicamentos contienen altos niveles de sodio, en especial fórmulas solubles o efervescentes, es vital que conozcas los riesgos del consumo de sodio en los medicamentos, sobre todo si sufres hipertensión.

Sustituir la sal por otros productos

Es erróneo pensar que los alimentos sin sal, carecen de sabor. Tus papilas gustativas se irán adaptando progresivamente a una disminución del consumo de sal, y podrás apreciar mejor una gama de sabores. El uso de condimentos tiene una mayor relevancia cuando se disminuye notablemente el consumo de sal. Te recomendamos el uso de albahaca, pimienta, nuez moscada, azafrán, o romero, entre otros.

Tratamiento dietético de la HTA

Los tratamientos farmacológicos deben estar prescritos por un médico especialista. En la actualidad existe una amplia gama de fármacos indicados para la hipertensión arterial dependiendo de las características que presentes durante un episodio de hipertensión.

Sin duda, debes tener una alimentación específica para la tensión alta, ya que, la alimentación es un pilar fundamental para el tratamiento y control de HTA. Del mismo modo, debes modificar tu estilo de vida.

Dieta para la tensión alta

Es necesario que lleves una dieta saludable, haciendo énfasis en la restricción del consumo de sal. La reducción de la sal es considerada una de las principales medidas para evitar problemas de hipertensión.

Del mismo modo, eleva tu consumo de verduras y frutas frescas y disminuye la ingesta de hidratos de carbono refinados tipo pan, dulces, pastas y harina ya que retienen tanto o más líquido que la sal, al igual que el alcohol. Moderación con los fritos y alimentos procesados (que contienen muchas sal y harinas)

Actividad física

Así mismo, si practicas una actividad física de forma regular podrás mejorar y mantener el control de tu tensión. Es necesario que practiques ejercicios físicos aeróbicos adaptados a tus características y particularidades, con unos minutos diarios verás resultados en tu tensión.

De la misma forma, es fundamental que consultes a tu médico si tienes problemas de tensión. Es el especialista quien te indicará cuál es el tratamiento más adecuado para ti. Una tensión arterial debe ser vigilada y controlada constantemente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *