Las arrugas, esos indeseables pliegues de la piel en nuestro cutis que aparecen, en su mayoría, por el paso del tiempo, factores genéticos, biológicos, hormonales o derivados del estrés.

Muchas son las causas de su aparición: la exposición prolongada al sol, las expresiones muy pronunciadas y la forma de alimentarnos, factores muy influyentes en el surgimiento de las arrugas.

Existe un sinfín de tratamientos para combatir estas imperfecciones, desde cremas antiarrugas combinadas con masajes en las zonas afectadas, hasta procedimientos estéticos como el bótox para deshacerte de ellas.

A continuación, os contamos más sobre el bótox y el proceso para eliminar estas desagradables marcas producidas en la frente:

Desde el principio 

Las arrugas en la epidermis de la frente forman parte de las arrugas de expresión, las cuales, son producidas por los gestos que producimos voluntaria o involuntariamente al comunicarnos.

Estos pliegues se forman cuando los músculos que utilizamos para gesticular se tensionan. En el caso de las personas jóvenes, la piel se vuelve lisa una vez que estos músculos vuelven a un estado de relajación; mientras que en personas de edad avanzada, estos pliegues se vuelven permanentes, ya que los músculos se vuelven espásticos (se contracturan) y pierden longitud al volver a estirarse.

¿Cuál es el fin del bótox?

Ahora bien, teniendo claro como se forman estas llamadas líneas de expresión, ¿qué papel cumple el bótox a la hora de eliminarlas? La también denominada toxina botulínica, se recomienda específicamente para aquellas áreas en las que el músculo se encuentra contraído. Las inyecciones bloquean o disminuyen los impulsos dirigidos al músculo y estos se estiran, con un efecto relax que provoca una percepción de la piel afectada mucho más relajada.

Sus resultados

A pesar de la creencia popular de que este tratamiento es dañino para el cutis y produce resultados no agradables a la vista, hay que tener en cuenta las características de la piel del paciente, su edad y la efectividad del producto.

Al ser este un tratamiento con el fin de relajar la función de los músculos del rostro, concretamente la frente, uno de sus fabulosos resultados es conseguir que el paciente luzca más joven, relajado y natural al gesticular.

Si eres de esa clase de persona que no puede dejar de expresar con la cara y el cuerpo cómo se siente y al mirarte al espejo has notado que esto ha dejado un fuerte rastro en tu semblante, que con el paso del tiempo ha sido difícil de ocultar con cremas; tal vez sea el momento de probar este increíble procedimiento estético que te hará lucir más joven y radiante.

De cualquier forma, si quieres que valoremos tu caso personalmente, pide cita en el 91 571 81 13 o 67604352 sin compromiso y te asesoraremos en Centro Médico Rusiñol sobre el mejor tratamiento para ti según los objetivos que busques.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *