Hilos tensores: ¿Cuánto duran? Tratamiento

Mostrar una piel flácida y arrugada puede resultar algo frustrante, por suerte existen diversos tratamientos médico estéticos que permiten combatir las secuelas del envejecimiento, como los hilos tensores, pero ¿cuánto duran?

Este es un tratamiento innovador que da firmeza y brillo a la piel, no conlleva riesgos y sus resultados son evidentes en un corto plazo de tiempo. A pesar de sus buenos resultados, se plantean interrogantes en cuanto a su duración y eficacia. Por eso hoy te queremos hablar sobre en qué consisten los hilos tensores y cuánto dura su efecto.

¿Qué son los hilos tensores?

Los hilos tensores de PDO (Polidioxanona) son hilos extremadamente seguros que se usan para combatir la flacidez y el descolgamiento de la piel en diferentes partes del cuerpo. Los efectos que producen no son solo para tensar la piel, también estimulan la formación de colágeno tipo I y III, mejorando la apariencia de la piel, a la vez que contrarrestan la flacidez.

Los hilos tensores están fabricados en diferentes tamaños, formas y texturas para adaptarse a las diferentes necesidades de los pacientes. No son visibles una vez colocados, no producen alergias ni rechazos y tampoco presentan ningún tipo de efectos secundarios.

¿Cuánto duran los hilos tensores?

Los resultados de los hilos tensores se mostrarán con un efecto lifting inmediato, sin embargo, es a partir de los 15 o 20 días del tratamiento cuando se comienza a producir colágeno y elastina, sustancias responsables del efecto tensor y el aumento de la firmeza de la piel.

El tratamiento implica el uso de hilos de PDO hechos de materiales reabsorbibles, los cuales se insertan debajo de la piel y el organismo elimina gradualmente en un plazo de 15 a 20 días sustituyéndolos por un mallado de colágeno tipo I y III, permaneciendo sus efectos en las zonas tratadas alrededor de 1 año, dependiendo de la edad del paciente y estilo de vida. Sin embargo, es posible realizar un mantenimiento para conservar los resultados durante más tiempo.

Tratamiento

Los hilos tensores se insertan a nivel subcutáneo de la piel, con la ayuda de una aguja hipodérmica en las zonas donde se quiere mejorar el tono y contrarrestar la flacidez cutánea, concretamente se inserta en las áreas localizadas entre la piel y el músculo.

Es la zona reticular formada por colágeno y elastina que une la dermis al tejido muscular, la que evita que la piel quede “descolgada” del músculo.

Los hilos tensores se pueden aplicar para tratamientos faciales y corporales, con la finalidad de tratar la piel flácida y envejecida, pudiendo colocarse en diferentes zonas:

  •   Faciales: frente, cuello, papada, contorno de los ojos, labios y mejillas.
  •   Corporales: zona abdominal, cara interna de los muslos y brazos.

Los tratamientos tanto faciales como corporales que se basan en el implante de hilos de PDO que proporcionan una mayor sustentación a la piel al músculo mediante un aumento de ese mallado reticular, logrando ese efecto tensor y de firmeza deseada.

Para realizar el tratamiento solo se aplica una crema anestésica en la zona a tratar, ya que es un proceso ambulatorio que suele durar 1 hora. Posterior a ello, el paciente puede continuar con su vida habitual. Además, no hay riesgo de rechazo ni efectos secundarios.

El tratamiento con hilos tensores muestra un resultado natural sin cicatrices ni marcas. Ahora que conoces más a fondo este tratamiento, no dudes en pedir tu cita en Centro Médico Rusiñol, clínica de medicina estética en Madrid, para empezar hoy mismo a revitalizar tu piel.

18/11/2021
POR RUSINOL
ETIQUETAS antienvejecimiento cuidados de la piel flacidez hilos
Quizás te interese
0
Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.