Ya hemos hablado con anterioridad de las causas la rosácea, pero hoy nos centraremos en la rosácea antes y después del tratamiento y los resultados.

Entre los principales síntomas de la rosácea se encuentra el enrojecimiento facial, irritación de la piel y granos, por lo cual muchas personas tienden a confundirla con otras afecciones de la piel, siendo vital tener cuidado al aplicar cualquier tratamiento.

La rosácea es una afección cutánea que afecta sobre todo el área del rostro, cualquier persona puede padecerla, sin embargo, las mujeres de piel clara tienen una mayor predisposición a sufrirla. En este post conocerás a fondo lo que es la rosácea antes y después del tratamiento.

¿Qué es la rosácea?

Para empezar, la rosácea o couperosis es la aparición de pequeñas venitas que se hacen visibles en la zona de la nariz y mejillas. Como consecuencia de estas venas, se produce un aumento de vascularización en la zona y que pude llegar a ocasionar brotes de acné por aumento del riego sanguíneo a las glándulas sebáceas. Las causas de la  aparición  de la rosacea no están bien definidas, sin embargo, es una afección que suele ser hereditaria asociada a problemas en el sistema inmunológico, entre sus síntomas se encuentran:

  • Rubor facial.
  • Poros más grandes.
  • Venas visibles.
  • Irritación de la piel.
  • Piel gruesa e hinchada.
  • Brotes de acné.

Los síntomas de la rosácea pueden aparecer de forma repentina, persistiendo varias semanas, aunque no suele tener efectos graves sobre la salud.

Tratamiento con láser para la rosácea

Son pocos los tratamientos para la rosácea, siendo necesario hacer uso de los avances técnicos para aliviar sus síntomas, mostrándose como una de las mejores opciones el láser de diodo y KTP.

Se trata de una técnica no invasiva que elimina la rosácea conservando integra la piel, mediante la aplicación de una onda de energía que actúa sobre las paredes de los vasos anómalos, coagulándolo y eliminándolos.

Esta tecnología es la única capaz de llegar a las capas más profundas de la dermis sin dañarla, para tratar los vasos sanguíneos finos y lineales o telangiectasias acumuladas en el rostro. Este tratamiento se lleva a cabo en una o dos sesiones, dependiendo de las características del paciente.

Antes y después del tratamiento

Antes de realizar el tratamiento con láser se aplica una crema anestésica de frío sobre el rostro durante 20 minutos, con la finalidad de minimizar la sensación de “picoteo” y calor que puede producir el láser.

El láser QXMAX actúa con una longitud de onda de 532 nm la cual es especialmente eficaz para eliminar esas telangectasias que conforman la rosácea.

Después del tratamiento se disminuirían drásticamente los episodios de ardor o calor en el rostro, mostrando una piel más sana y saludable con la reducción de la red vascular. Por otro lado, posterior al tratamiento se deben tomar medidas preventivas y, sobre todo evitar la exposición al sol.

La seguridad y resultados que ofrece el tratamiento con láser es superior a cualquier otra técnica, mostrando una gran diferencia entre un antes y un después del tratamiento. Para ello, es necesario la valoración de un médico especialista, por lo cual, ponemos a tu disposición nuestro Centro Médico Rusiñol, clínica de medicina estética situado en Madrid ante cualquier situación o duda con referencia a la rosácea.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *