limpieza facialEl rostro es nuestra tarjeta de presentación, por lo tanto, hay que cuidarlo mucho para que se mantenga fresco, hidratado y muy suave. Esto se logra a través de la aplicación de una limpieza facial diaria.

Aunque para muchas mujeres esto parezca agotador, es necesario y vital para evitar el envejecimiento en el rostro, porque la limpieza facial es tan importante como comer y respirar.

En unos sencillos pasos te presentamos una rutina diaria para una limpieza casera, donde obtendrás un rostro limpio, fresco y sobre todo hidratado.

¿Cuál es el mejor momento para realizar una limpieza facial?

Esta es una pregunta que se realizan muchas mujeres. Cuando de aseo facial se trata hay dos momentos del día que son imprescindibles para realizar la limpieza.

En primer lugar, hay que resaltar que la limpieza por la noche y antes de dormir es fundamental para nuestro rostro. Es necesario retirar todo el maquillaje, las impurezas y toda la contaminación que traemos producto del ambiente.

Por la mañana al levantarnos también es imprescindible lavar nuestra cara para retirar células muertas, la grasa que libera nuestra piel durante la noche, restos de cremas hidratantes y para preparar el rostro para el maquillaje de día.

Pasos para realizar una limpieza facial casera

Antes de realizar una limpieza facial es necesario que conozcas tu tipo de piel, ya que debes utilizar los productos que aporten mayores beneficios según tu tipo de piel y edad (os recomendamos que le echéis un vistazo a este artículo donde os hablamos sobre cómo cuidar la piel según tu edad).

La limpieza más dedicada se realiza por la noche, antes de dormir:

Paso 1: Desmaquillarte, recomendamos utilizar productos como jabón sin sosa , los SINDET (si tienes piel grasa) o leche para desmaquillar (si tienes piel seca) que son excelentes para retirar toda las impurezas del rostro.

Aunque no te apliques maquillaje es necesario limpiar la piel ya que se ensucia por la contaminación y el paso del día.

Los productos para desmaquillar ojos presentados como líquidos bifásicos son excelentes aliados para la limpieza, sobre todo para el área de los ojos donde el maquillaje es más resistente.

Paso 2: Lavar el rostro, aunque no te maquilles, limpiar la piel con un producto especial para tu tipo de piel. Este retirará los restos de producto, maquillaje e impurezas que aún queden en la cara.

jabón sin sosa , los SINDET (si tienes piel grasa) o leche para desmaquillar (si tienes piel seca) y mucha agua templada. Para finalizar la limpieza utiliza agua fría para cerrar los poros. Y no olvides, tras lavar la cara secar con delicadeza y suavidad.

Es importante utilizar una toalla solo para el rostro, secarlo con movimiento suaves y pequeños golpecitos, jamás frotar.

Paso 3: Aplicar tónico facial, sin alcohol, este debe ser de tu tipo de piel. El tónico ayuda a refrescar, calmar, hidratar, retirar restos y purificar el rostro.

Utiliza discos de algodón y con suaves golpecitos aplica el tónico por todo tu rostro.

Paso 4: Aplicar crema hidratante o nutritiva, según la edad y piel. Este paso final es importante para mantener el rostro joven, terso y suave. Debemos recordar que durante la noche la efectividad de estas cremas aumenta.

Si tienes una piel madura necesitará una crema nutritiva en la noche y si tienes una piel más joven o con tendencia grasa necesitarás una crema hidratante.

Con estos sencillos pasos tendrás un rostro totalmente limpio y solo te tomará unos cinco minutos diarios.

Aplicación de vapor para realizar limpiezas profundas en casa

Realizar una rutina de limpieza diaria es muy importante pero, también lo es una limpieza profunda de nuestro rostro que debemos realizar al menos una vez al mes.

Hay un truco antiguo que aún funciona muy bien para la limpieza facial y es la aplicación de vapor para abrir los poros.

Tras aplicar los pasos 1 y 2 de la rutina que te presentamos aquí, aplica un exfoliante (según tu tipo de piel) y coloca la cara en un recipiente con agua caliente para absorber todo el vapor que puedas.

Si no tienes crema exfoliante puedes probar con una casera muy utilizada que se elabora con una cucharada de azúcar, aceite de coco, esencia de vainilla y un poco de jabón líquido o gel para el rostro.

Tras unos minutos retira el exfoliante y los puntos negros con mucho cuidado para no maltratar el rostro. Y para finalizar aplica tónico y crema hidratante.

¿Qué tener en cuenta en la limpieza diaria?

  1. Cantidad no significa calidad: Por aplicar más crema hidratante o más desmaquillante del que necesitas no obtendrás mejores resultados. Emplea solo lo necesario.
  2. Utiliza productos según tu tipo de piel.
  3. Evita la exfoliación excesiva y debes hacerlo de acuerdo a tu tipo de piel.
  4. Es recomendable utilizar mucha agua para aclarar los restos de productos que se apliquen en el rostro.

En Centro Médico Rusiñol, situado en Madrid capital, también te aconsejamos, sobre todo después del verano ya que es cuando más daño recibe nuestra piel facial por el exceso de rayos UVA, un peeling completo que ayudará a regenerar la piel y prepararla para el resto del año.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *