Ácido hialurónico reticulado: ¿Qué es? Diferencias con no reticulado

El ácido hialurónico es una sustancia natural que produce el organismo: genera hidratación y colabora para que la piel se vea más joven y jugosa. Pero existen dos variantes: el ácido hialurónico reticulado y el no reticulado. ¿Conoces sus principales diferencias?

En Centro Médico Rusiñol, clínica de medicina estética en Madrid, te explicamos qué es, para qué sirve, cuáles son sus principales beneficios y en qué se diferencia del no reticulado.

¿Qué es el ácido hialurónico reticulado?

Es una sustancia empleada en diferentes tratamientos de medicina estética, principalmente cuando se busca recuperar volúmenes perdidos, reposicionar tejidos debido a la edad o procesos de adelgazamiento, no confundir con el que se usa en otros campos de la medicina como traumatología.

El efecto es inmediato y según la zona a tratar se usará un tipo específico de ácido hialurónico reticulado que se inyectará a una profundidad y a un plano determinado según el efecto que se quiera conseguir, (volumen, hidratación, proyección, etc) por eso es importante que el tratamiento lo realice un Médico estético experimentado y que entienda el objetivo a conseguir.

Algunos de los usos donde se emplea en mayor medida el ácido hialurónico reticulado es para el aumento de labios y aumento de pómulos o definición de línea mandibular en el caso del rejuvenecimiento.

¿Para qué sirve el Ácido hialurónico reticulado?

Se utiliza en: 

  • Tratamientos de reducción de arrugas.
  • Como Inductor de colágeno y elastina.
  • Tratamientos de rehidratación de la piel.
  • Tratamientos dirigidos al rejuvenecimiento de la piel.

Ventajas

Los beneficios más importantes del ácido hialurónico reticulado en medicina estética son:

  • Inductor de colágeno y elastina por lo que va a tener un efecto de tratamiento y al mismo tiempo preventivo al mejorar la turgencia de la piel
  • Potencia la regeneración celular y es clave para regenerar los tejidos conectivos la epidermis o capa exterior de la piel. 
  • Se integra en los tejidos reposicionando volumen al mismo tiempo que induce colágeno y elastina, al tiempo que potencia la sustancia intersticial de los tejidos mediante un proceso de metabolización de ese ácido hialurónico, todo ello va a favorecer no solo el reposicionamiento de los tejidos sino también el aspecto y jugosidad de la piel. Esto genera una piel más firme y con mayor luminosidad.

Principales diferencias con el ácido hialurónico no reticulado

Las dos variedades se distinguen de acuerdo a su composición molecular. En el ácido hialurónico reticulado sus moléculas se unen y crean una estructura en forma de red. Si el ácido es más reticulado, será más denso y durará más tiempo. 

El ácido hialurónico no reticulado no tiene esa forma de red, es el que se usa en cremas, serum y una variante inyectable que se puede aplicar de forma subcutánea y su acción fundamentalmente va a ser de hidratación de la epidermis y de inducción de colágeno, pero no aportará volumen.

Lo más importante a tener en cuenta es que el tipo de sustancia a infiltrar se seleccionará de acuerdo al nivel de la piel que deba tratarse (superficial, medio o profundo). En cada caso, será más conveniente usar una u otra opción.

05/01/2023
POR RUSINOL
ETIQUETAS ácido hialurónico antienvejecimiento cuidados de la piel
Quizás te interese
0
Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámanos al 676 043 524 ó déjanos tu teléfono y te llamamos

    Acepto los términos y condiciones