Es bien sabido que andar es bueno para la salud. No obstante, no llegamos a ser totalmente conscientes de la importancia que tiene para nuestro organismo. Te hablamos sobre los beneficios de caminar a diario.

Mejora la circulación

Caminando a paso ligero 30 minutos al día es posible reducir la presión arterial. Esto mejora consecuentemente la circulación, a la vez que se previenen enfermedades del corazón.

Normalmente, se recomienda a pacientes con hipertensión arterial andar a diario. Esto contribuye a reducir el riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas hasta en un 27%.

Controla el peso

Andar a un ritmo intenso cada día tiene prácticamente los mismos beneficios que asistir a clases de aerobic. Se consumen calorías y se cambia significativamente el metabolismo.

Las calorías eliminadas ayudan a perder peso, al mismo tiempo que construyen músculos que aumentan el metabolismo.

Es bueno para los huesos y articulaciones

Se estimulan y fortalecen los huesos, aumentando así la densidad ósea. Diferentes estudios científicos han demostrado que caminar diariamente puede frenar la pérdida de masa ósea en pacientes con osteoporosis. Además, previene hasta en un 40% el riesgo de fracturas de cadera en mujeres posmenopáusicas.

De igual forma, las articulaciones se ven beneficiadas con cada paso realizado. El impacto proveniente del movimiento actúa sobre el cartílago, llevando nutrientes y oxígeno a la zona. Por lo contrario, al no andar, los huesos y articulaciones se ven privadas de los minerales y fluidos vitales, lo cual acelera su deterioro.

Ayuda al cerebro

El hipocampo es la zona del cerebro relacionada con el aprendizaje y la memoria. Una caminata diaria previene la degeneración del mismo, mejorando además su función cognitiva.

En personas de la tercera edad, se reduce el riesgo de demencia senil, al prevenir complicaciones en los vasos cerebrales.

Tonifica y fortalece los músculos

Es posible tonificar piernas, glúteos, abdominales y hasta brazos, todo durante un paseo. Los glúteos se levantan y se definen las pantorrillas, dando una excelente forma a las piernas. Además, si mueves moderadamente los brazos al caminar, también se estimularán sus músculos.

En el caso de los abdominales, la postura lo es todo, préstale atención mientras caminas. ¡Notarás los resultados!

Reduce el estrés y mejora tu humor

Al salir del trabajo, es normal que tengamos tensión acumulada, por lo que puede ser el momento ideal para andar, ¿y si vuelves a casa a pie?

Caminar libera endorfinas, alivia el dolor, disminuye el estrés y hasta mejora el descanso. Una caminata a solas o en compañía contribuirá a despejar la mente, ¿te animas?

Deja atrás la vida sedentaria y anímate a dar un vuelco total a tu salud caminando media hora diaria.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *