Entradas

Es la tercera bebida más consumida en todo el mundo, un regalo de la naturaleza, y además, con beneficios para la salud. Se trata del té verde, una deliciosa bebida, que además de poseer propiedades beneficiosas, tiene ciertas contraindicaciones.

En este post dedicado al té verde, te damos la información necesaria para que conozcas todo al respecto.

Propiedades

Japón es uno de los países que más consumen esta bebida, cuya población es de las más longevas y saludables. Esto se debe en gran parte a las costumbres y hábitos alimenticios, como el consumo de té verde, cuyas propiedades querrás incluir en tu rutina diaria.

  • Adelgazantes. Gracias a sus propiedades adelgazantes, supone una ayuda en las dietas de adelgazamiento; siempre y cuando se consuma de una manera regulada y sin abusar de este efecto.
  • Anti-envejecimiento. Posee un alto contenido en Vitamina E y flavonoides, lo cual, en conjunto, puede favorecer a retrasar el envejecimiento; destruyendo los radicales libres que el mismo organismo produce.
  • Antioxidantes. Contiene inmensas propiedades antioxidantes, que resultan muy eficaces en la prevención de diversas enfermedades.

Contraindicaciones

Como casi cualquier alimento o bebida, el consumo de té verde en exceso puede llegar a ser malo para la salud. Además, su ingesta en individuos con ciertas afecciones puede resultar perjudicial para la salud.

  • Teína. Se trata de un estimulante al igual que la cafeína, por lo que un excesivo consumo puede tener como consecuencia efectos adversos como migrañas, aceleración del sistema nervioso y el ritmo cardíaco, entre otros.
  • Embarazadas o mujeres en período de lactancia. En relación al punto anterior, las mujeres embarazadas, en período de lactancia e incluso personas en tratamientos médicos, deben consultar a un médico antes de consumir esta bebida.
  • Personas con anemia, ansiedad, insomnio, problemas cardíacos o trastornos nerviosos. Debido a la presencia de taninos absorbentes del hierro en el organismo, no se aconseja su consumo en personas con este tipo de trastornos, que deben regular o evitar totalmente el consumo de té verde.
  • Temperatura. De la misma forma que cualquier otro líquido, el té verde debe ser consumido a una temperatura media, sin exagerar al calentar el agua, pues esto podría perjudicar gravemente el esófago.

No hay nada mejor que disfrutar de una bebida fría o caliente, que además de deliciosa, tenga enormes beneficios para el organismo. El té verde, tomado con conocimiento de sus propiedades y contraindicaciones, puede ser muy beneficioso si lo incluyes en una dieta equilibrada.

Actualmente, existen numerosas dietas que tienen como base uno o varios elementos, los cuales consumimos en nuestra rutina diaria sin darnos cuenta de sus beneficios en la pérdida de peso. Hay quienes hablan del café como uno de estos elementos, ¿qué hay de cierto en que el café adelgaza?

Lo cierto es que sí, el café contribuye positivamente en el proceso de adelgazamiento; no obstante, eso no es todo lo que necesitas saber sobre esta bebida, así que te invitamos a seguir leyendo para conocer mucho más al respecto.

La cafeína como acelerador del metabolismo

El componente principal del café, la cafeína, posee propiedades que aceleran el metabolismo, y a su vez, actúan en contra del sobrepeso. Este proceso ocurre cuando consumimos un determinado alimento, para luego ser transformado en energía a través de un proceso físico y químico del organismo.

Al poner en marcha nuestro metabolismo, es posible aumentar la rapidez de las grasas y calorías. Gracias esto, es posible perder peso a mayor velocidad, siendo el café además, un estimulante del sistema nervioso y de la digestión de los alimentos.

Las dietas milagrosas no existen

Cuando deseamos hacer un cambio en nuestro cuerpo y queremos perder peso rápidamente, ponemos toda nuestra atención en la información que nos llega sobre las llamadas dietas milagrosas.

Desgraciadamente, este tipo de dietas no existen. En el caso del café, un plan alimenticio con este elemento como protagonista, no obrará milagros en tu cuerpo.

La ingesta de café debe formar parte de una dieta equilibrada junto a un plan de ejercicios, con el propósito de alcanzar los resultados deseados. Además, es importante destacar que no se deben añadir al café otros ingredientes como leche o azúcares; en todo caso, un edulcorante sin calorías.

Cuidado con el consumo excesivo

Dejando de lado las dietas milagrosas, lo mejor es consultar con los expertos. Desde Centro Médico Rusiñol te recomendamos no consumir más de tres tazas de café diarias, puesto que la activación metabólica que el café produce ayuda en el proceso de adelgazamiento, pero consumir una cantidad excesiva puede llegar a resultar nocivo para tu salud.

¿Te apetece una taza de café? Ahora que conoces los beneficios que puede tener esta bebida en tu pérdida de peso, combínalo con una dieta equilibrada y la realización regular de deporte para lograr los resultados deseados.

Con la llegada del verano también llegan los viajes a la playa y las inmensas ganas de lucir nuestro nuevo bañador. Pero, llegado este punto cada año, nos miramos al espejo para comprobar si sobresale algún kilo de más que nos impida sentirnos cómodos con nuestro cuerpo.

Es el momento de lograr esa figura moldeada, esbelta y definida que deseas, en el menor tiempo posible. Pero, ¿cómo reducir barriga de cara al verano? Es una tarea que requiere de perseverancia y mucha disciplina.

No solo es cuestión de belleza

Esa grasa que se acumula en la zona de la barriga, además de ser bastante molesta a la hora de lucir un bikini o una prenda de ropa ceñida, representa un problema para la salud. Puede ocasionar graves problemas, ya que segrega hormonas que pueden desencadenar una diabetes tipo 2, tensión arterial elevada o colesterol alto.

Por lo que reducir la grasa de cara al verano no solo es una cuestión de belleza, también afecta a la salud.

Paso 1: Ejercicios de intensidad

El primer paso a seguir para reducir barriga es realizar ejercicios de intensidad, no solo con abdominales vas a lograr un vientre plano. La buena noticia es que esa grasa que se acumula en el abdomen puede desaparecer con deportes como la natación, montar en bicicleta o correr, pero realizados con intensidad.

Cuando hay un aumento del ritmo cardíaco, se produce una reducción de la grasa corporal. Del mismo modo, la grasa de la barriga también disminuye, a la vez que el sistema digestivo y el tránsito intestinal funcionan mejor.

Paso 2: Hábitos alimenticios

La alimentación equilibrada es un factor que juega un papel fundamental en la reducción de grasa. Se recomienda ingerir alimentos con fibra, muchas frutas, verduras, proteínas, moderar el consumo de carbohidratos y eliminar algunos alimentos como las frituras, pizzas, embutidos y grasas; así como evitar los refrescos y las bebidas alcohólicas.

No se trata de realizar una dieta estricta, sino de mejorar los hábitos alimenticios incorporando alimentos como yogurt, alcachofas y zumos naturales, al mismo tiempo que se evitan los productos menos saludables. Te ayudará a mejorar la digestión y a reducir visiblemente la barriga.

Paso 3: Masticar muy bien la comida

Aunque parezca insignificante, masticar bien la comida influye en nuestro organismo. Tómate el tiempo necesario para comer y disfrutar de los alimentos, mastica muy bien cada bocado para facilitar el proceso de digestión e ingerir menos aire que pueda inflarte de gases. Además, la sensación de saciedad aparecerá antes.

Paso 4: Descansar

El cuerpo humano necesita descansar, no en vano se dice que son necesarias de 7 a 8 horas de sueño. Un descanso inadecuado genera estrés y ocasiona la producción de hormonas como el cortisol, que en exceso afecta a los niveles de azúcar, y se podrían producir alteraciones en tus medidas corporales. Por lo tanto, dormir es esencial para reducir la barriga.

Del mismo modo, es importante ingerir mucha agua e infusiones de menta -ideal para una buena digestión-. La hidratación permite que el cuerpo elimine toxinas y grasa que no requiere.

Reducir la barriga de cara al verano requiere atravesar todo este proceso con disciplina. Acabar con el sobrepeso no solo te hará lucir una figura más esbelta, sino que también tendrá un impacto positivo para tu salud.

Los kilos de más se pueden convertir en un problema cuando se quiere lucir una figura esbelta para los días de playa o en los eventos durante los meses de buen tiempo.

Cada vez queda menos para la llegada del verano, por lo que muchas personas buscan un método con el que lograr el cuerpo deseado en el menor tiempo posible. Con este fin se ponen en práctica las dietas de choque, pero, ¿en qué consisten exactamente? A continuación, te contamos todos los detalles.

¿Qué es una dieta de choque?

En primer lugar, es necesario explicar que las dietas de choque son un régimen alimenticio al que se somete el cuerpo por un tiempo determinado; en la mayoría de los casos, tan solo un breve período, por lo que tampoco se consigue adelgazar demasiado.

Consiste en no ingerir calorías ni carbohidratos para lograr resultados rápidos, y se suele llevar a cabo cuando nos hemos excedido comiendo recientemente o cuando se quiere obtener un abdomen plano para lucir un vestido o bañador.

Hay que señalar que toda dieta debe ser supervisada por un experto, pues de lo contrario podría ocasionar trastornos metabólicos y otras complicaciones.

Aplicación de la dieta de choque

Este tipo de dietas no sigue un patrón específico, ya que son aplicadas de acuerdo a la necesidad y al objetivo que desea alcanzarse.

En muchos casos, se aplica un día a la semana ingiriendo zumos, sopas y mucha agua para contrarrestar los excesos. El resto de días basta con seguir una dieta equilibrada.

En otras ocasiones, se sigue una dieta de choque de hasta tres días para desintoxicar el organismo. Sin embargo, no se recomienda un período de tiempo superior, pues como su propio nombre indica, se trata de un choque, algo momentáneo.

Beneficios de la dieta de choque

  • Con el asesoramiento de un experto en nutrición, se pueden bajar los niveles de colesterol y la presión arterial.
  • Los triglicéridos también disminuyen con esta dieta, ya que, al no consumir calorías, el cuerpo utiliza las reservas del hígado y de los músculos.
  • Es una manera sana de desintoxicar el organismo en poco tiempo.

Posibles desventajas y riesgos

  • Llevar a cabo una dieta de choque sin asesoramiento profesional puede representar un riesgo para la salud. Hay que entender que todos los cuerpos son diferentes y que hay dietas que funcionan para unas personas y no para otras.
  • No se debe hacer con frecuencia, pues podría cambiar el funcionamiento metabólico del organismo y ocasionar afecciones por la falta de vitaminas, minerales y nutrientes esenciales para el cuerpo.
  • Hay estudios que concluyen que seguir una dieta estricta sin supervisión médica puede tener un impacto psicológico. Ansiedad o efecto rebote podrían ser algunas de las consecuencias.

En definitiva, es esencial consultar con un especialista que te guíe en todo el proceso. Las redes sociales e Internet venden una falsa imagen de las dietas, asegurando resultados milagrosos de la noche a la mañana, y eso es imposible. No pongas en riesgo tu salud.

Internet y las redes sociales nos ponen mucho más fácil acceder a información interesante, como por ejemplo ejercicios para tonificar nuestra figura desde casa. Es el caso del desafío de la plancha en 30 días. ¿Aceptas el reto?

En primer lugar, la postura adecuada para realizar este ejercicio es colocando el cuerpo en posición de plancha o tabla, como su propio nombre indica. Se trata de un ejercicio isométrico, la musculatura se tensa y se mantiene en una posición fija por un lapso de tiempo determinado, sin necesidad de utilizar elementos externos como las pesas. El famoso challenge te ayudará a obtener resultados en tan solo un mes.

Las partes del cuerpo que se ejercitan con la plancha son el abdomen, que se define y se moldea; los brazos y antebrazos, que actúan como soporte; los glúteos, los hombros y las piernas.

Cómo hacer el desafío de la plancha en 30 días

La clave está en ir aumentando el tiempo de realización de este ejercicio progresivamente durante los 30 días que dura el reto, con algunas jornadas de descanso. La complejidad reside en mantener el cuerpo en esa posición durante el tiempo requerido.

Es muy importante adoptar la posición correcta y aunque existen variaciones, esta es la forma más popular:

  • Coloca los codos y antebrazos en el suelo, manteniendo las muñecas alineadas a los codos.
  • Eleva el cuerpo hasta lograr una posición en la que la espalda se encuentre totalmente recta.
  • Para mantener la posición es necesario apretar fuerte el abdomen, así como los glúteos y las piernas.
  • Mantén apoyada la punta de los pies.
  • No contengas la respiración, el ejercicio debe realizarse de manera fluida.

Hay que señalar que si sientes dolor en alguna zona, disminuyas la cantidad de tiempo o descanses hasta recuperarte.

Beneficios de realizar la plancha

  • Ayuda a tonificar el cuerpo, endurecer la musculatura y definir el abdomen.
  • Utilizando la posición correcta, se controlan los dolores de espalda y se corrige la postura.
  • Se incrementa la flexibilidad.
  • Mejora el equilibrio.

Ya no hay excusa, con tan solo unos minutos diarios, podrás finalizar el desafío de la plancha en 30 días y tonificar el abdomen de cara al buen tiempo.

Aunque sea originaria de América del Sur, esta exquisita fruta tropical llegó a España gracias a los viajes de Cristóbal Colón en el siglo XV. Hablamos de la piña, una fruta pequeña en comparación con la inmensidad de su beneficios y nutrientes.

A continuación, te contamos algunos de los beneficios de esta deliciosa y sorprendente fruta. 

Así beneficia la piña al organismo

La piña tiene numerosas propiedades, especialmente para el organismo. Hablamos sobre las más destacadas:

  • Rica en vitaminas y minerales. Posee vitaminas A, B y C, potasio, ácido fólico, magnesio, cobre, manganeso y pequeñas cantidades de hierro. Todo esto la hace una fruta que debería ser indispensable en una dieta saludable.
  • Mínima cantidad de calorías. Gracias a esto es perfecta para bajar de peso e incluirla en tu dieta de adelgazamiento.
  • Contiene la enzima bromelina. Esta enzima se encuentra solamente en el tronco de la piña. Actúa como antiinflamatorio y es útil a la hora de fortalecer el sistema inmunológico. 
  • Favorece a la eliminación de la celulitis. La piña posee un gran contenido de agua, que ayuda a la hidratación del organismo, y evita a su vez, la aparición de esa tediosa piel de naranja que todos detestamos. 
  • Ayuda a la correcta circulación. Esta maravillosa fruta también posee propiedades anticoagulantes que evitan tanto problemas de hipertensión como cardiovasculares, mediante la mejora de la circulación sanguínea. 
  • Rico en fibra. Recomendado para las personas que sufren de estreñimiento y muy beneficiosa para evitar el cáncer de colon.
  • Contiene antioxidantes, como las antocianinas. Pigmentos solubles en agua que otorgan ciertos colores y pigmentos a las frutas y verduras. Estas se relacionan con la prevención de las enfermedades del corazón. 
  • Posee propiedades antiinflamatorias. Se recomienda su consumo en deportistas, ya que sus propiedades antiinflamatorias pueden ser de ayuda para personas que practican deporte.

La piña, como muchas otras frutas, cuenta con cualidades muy beneficiosas para el cuerpo. Ten en cuenta los beneficios mencionados y empieza a incluirla en tu dieta. Puedes consumir la piña en postres, bebidas o simplemente al natural. ¡Disfruta de las propiedades de esta maravillosa fruta tropical!

La dieta cetogénica o Keto es un plan alimenticio que se basa en consumir niveles altos de grasas, medios en proteínas y bajos en carbohidratos, con el fin de que el organismo queme la grasa más rápido.

Actualmente, la Dieta Keto ha conseguido una popularidad enorme para todos aquellos que desean perder peso. Sin embargo, ¿es segura? Te damos la respuesta a esta pregunta.

Beneficios

Una de las características más notables de esta dieta es la pérdida del apetito, que produce, a su vez, la pérdida de kilos de una forma rápida.

Expertos aseguran que este plan alimenticio contribuye a reducir los niveles de triglicéridos, glucosa en sangre e inflamación, entre otros. También puede ser beneficiosa para las personas con diabetes. 

Riesgos

Al igual que los beneficios, los riesgos suelen ir encaminados en la misma dirección: la pérdida rápida de peso. Esto, a lo grande y de una forma tan veloz, puede ocasionar riesgos para la salud.

La eliminación casi total de ciertas frutas o alimentos como granos enteros, hace que llevar esta dieta resulte algo difícil.

Las dietas bajas en carbohidratos obligan al organismo a utilizar sus reservas de carbohidratos, como lo son el hígado y los músculos.

¿Cualquiera puede hacer la Dieta Keto?

Varios estudios han demostrado que la dieta cetogénica no es para todo el mundo, pues está contraindicada para personas con enfermedades relacionadas con la grasa en el organismo y otras anomalías, tales como el cáncer de hígado, pancreatitis, problemas de mala absorción de grasas, elevadas enzimas hepáticas o personas que ingieren fármacos con esteroides.

Los niveles altos de glucosa en sangre pueden ocasionar un efecto contrario al que se desea.

¿Cómo puedo alimentarme de forma cetogénica? 

Lo ideal antes seguir una dieta, es consultar con un experto. Escuchar la opinión de un profesional te servirá de ayuda, y tras tomar la decisión de empezar, puedes iniciar tu plan alimenticio con las pautas de tu nutricionista de confianza.

Teniendo en cuenta los parámetros de esta dieta, se deben ingerir alimentos ricos en grasas y aumentar su ingesta a un 70%; mientras que las proteínas deben suponer un 20% , y finalmente, los carbohidratos un 10%.

Recuerda que tu energía y concentración podrían disminuir durante unos días, hasta que todo se normalice.

Entonces, ¿es segura la Dieta Keto? No existe una sola respuesta a esta  pregunta, puesto que depende de las características de cada persona. Si estás interesado en seguir esta dieta, no dudes en contactar con Centro Médico Rusiñol, para tomar la mejor decisión para tu cuerpo y salud.

¿Deseando que llegue el verano para lucir tu bañador favorito? Si tienes en mente la llegada de la temporada estival, es muy probable que también estés pensando en las inseguridades en torno a tu cuerpo.

Es el momento de decirte que eso puede cambiar, solo necesitas una total disposición, y aunque parezca difícil, aún estás a tiempo de ponerte en forma.

Lo primero que debes hacer es identificar tus necesidades, cuáles son los puntos fuertes de tu cuerpo, dónde te gustaría perder esa masa corporal de más o qué áreas quieres tonificar. Planea un horario de entrenamiento acompañado de una alimentación que contribuya a la pérdida de peso.

Con el paso de los días, verifica el progreso y sé constante. A continuación, te traemos ejercicios para dar un empujón a tu operación bikini.

Saltos de tijera

Este es un ejercicio en el que se trabajan varios músculos simultáneamente, identificado como de cardio o de calentamiento, ya que acelera la frecuencia cardíaca y la circulación de la sangre.

Salta, abriendo las piernas y levantando los brazos, de forma que queden encima de la cabeza, para luego bajarlos y cerrar las piernas a la vez. Realiza este ejercicio con las rodillas ligeramente dobladas para evitar lesiones.

Haz cuatro series de un minuto y medio cada una, tomando un breve descanso entre cada repetición.

Plancha

Colócate boca abajo en el suelo o en cualquier otra superficie lisa, mirando hacia abajo. Apoya los antebrazos -o las palmas de las manos para un nivel más avanzado- en forma recta, alineados con los hombros y colocando las piernas ligeramente abiertas, mientras que apoyas la punta de los pies.

Quédate así el mayor tiempo posible, partiendo de un minuto. Aunque al principio sea difícil, con los días te irás acostumbrando y notando los progresos.

Sentadillas

Este es un ejercicio que trabaja piernas, glúteos y abdomen. Separa los pies a la distancia de los hombros, dobla las piernas y realiza un movimiento similar a cuando te sientas en una silla, procurando que tus rodillas no rebasen la punta de tus pies y manteniendo el abdomen muy apretado.

Para principiantes, se recomiendan de tres a cuatro series de 10 repeticiones para un total de 40 sentadillas diarias.

Zancadas en caminata

Separa las piernas a la misma altura que los hombros, da un paso al frente y flexiona la rodilla para formar un ángulo mientras que un pie se encuentra totalmente apoyado en el suelo; la otra pierna, simultáneamente, forma otro ángulo desde atrás, pero apoyando solamente la punta del pie. Realiza este movimiento de forma continua mientras caminas.

Tres series de 25 repeticiones cada una serán suficientes para empezar.

Burpees

Al igual que para el resto de ejercicios, no necesitas ningún tipo de material para los burpees, solo mucha disposición y ganas.

Ponte de pie con los pies alineados con los hombros, flexiona el cuerpo en cuclillas, apoya las manos en el suelo para luego colocar tus pies hacia atrás, apoyando solo la punta de los pies y bajando el pecho al máximo. Después, sube las piernas y colócate de nuevo en cuclillas para luego ponerte de pie. Realiza tres series de 15 repeticiones y ve subiendo cada vez más la intensidad.

La popularidad de estos ejercicios se debe a su efectividad. Están especialmente indicados para lucir bañador en verano, ya que con ellos trabajas todo el cuerpo en un tiempo reducido. Consigue los resultados que deseas sin invertir mucho tiempo ni dinero, desde la comodidad de tu casa.

Cada época del año tiene sus pros y sus contras para la salud. El cuerpo humano, dadas las características de la época en cuestión, puede variar.

Teniendo en cuenta esto, ¿cuáles son los factores en juego? Pues bien, las tradiciones, el clima y la comida son los factores predominantes en cuanto a cambios en cada estación. En esta ocasión, nos enfocamos especialmente en el último.

El invierno es, probablemente, la temporada del año en la que adquirimos más grasa que en cualquier otro momento. Esos desagradables kilos y tallas de más, que son tan fáciles de ganar y tan difíciles de perder, se deben a la combinación del clima frío y la cantidad de comida que se suele consumir en esta época.

Existen una variedad de dietas  para reducir la grasa adquirida en estas fechas. Hablamos de una en particular: la dieta quemagrasa, la más buscada esta primavera.

¿Cómo empezar? 

El primer paso para saber si la dieta quemagrasa es adecuada para ti, es determinar si tu nivel de grasa sobrepasa las cantidades normales. El límite de grasa corporal en una mujer adulta varía entre el 31 y el 33%. Mientras que, en el hombre varía entre el 21 y el 25%.

Sin embargo, se recomienda consultar previamente con un especialista, de cara a hacer una dieta saludable con la que alcanzar tu objetivo de adelgazar.

Modera las grasas poco a poco

Además de la grasa, el otro aspecto a eliminar es la creencia en el famoso mito de las dietas milagrosas, puesto que ninguna de ellas te hará perder peso de manera rápida ni eficaz.

Puedes empezar por eliminar los alimentos procesados, con altos contenidos en grasas saturadas y azúcares.

Comienza tu dieta 

En el momento de hacer la compra, procura elegir alimentos con pocas calorías y altas densidades de nutrientes, tales como frutas, hortalizas, legumbres y verduras. Estas deben ser consumidas dos veces por semana, ya que poseen un gran contenido en vitaminas y fibra, perfectas para eliminar la grasa no deseada.

Planea tu menú semanal, en el que no tengas que forzar nada y seguirlo no signifique un tedioso trabajo. La dieta quemagrasa cosiste en seguir tus hábitos alimenticios, pero eliminando los aspectos que produzcan la aparición de esa grasa extra en el cuerpo.

Escribe una lista de los alimentos que sueles consumir y empieza por suprimir aquellos que produzcan ese efecto no deseado. Consulta con un nutricionista con qué frecuencia debes consumir ciertos alimentos y en qué cantidades.

Al cocinar, procura hacerlo de formas en las que el aceite no sea necesario, con técnicas como al horno, al vapor, a la plancha e incluso en el microondas. De ser necesario el aceite, recurre al de oliva, sin abusar de las cantidades.

Prepara platos aderezados con especias, tratando de evitar las salsas, rebozados y fritos. De igual manera, cuida el consumo de azúcar a la hora del postre y procura consumir postres ricos en azúcar natural.

Ten en cuenta todos estos factores para empezar la dieta quemagrasa. Junto a un buen horario y plan a seguir, el consumo de abundante agua y la práctica de deporte regular, obtendrás resultados en poco más de un mes. ¡Consigue el cuerpo que deseas para lucir bañador este verano!

Las dietas para adelgazar se han convertido en un método muy eficaz utilizado por muchas personas, como por ejemplo la dieta proteica.

Aunque muchos difieren de la eficiencia de esta dieta, también son muchos los expertos que la apoyan. Pero, ¿qué alimentos están permitidos en la dieta proteica? Veamos a continuación, información de interés para aquellos que quieran realizar esta dieta.

¿Qué es una dieta proteica?

En primer lugar, la dieta proteica es aquella que se basa en la ingesta de proteínas, de origen tanto animal como vegetal. A su vez, evita los lípidos y los carbohidratos para lograr un cambio en el metabolismo que ayude en el proceso de adelgazamiento.

Esta es una dieta que debe llevarse bajo supervisión médica, ya que implica un importante cambio metabólico del que se debe llevar un seguimiento, para obtener los resultados deseados sin afectar a la salud de manera irreversible.

Es importante resaltar que la dieta proteica debe estar acompañada de la ingesta de muchos líquidos y alimentos ricos en fibra; que le brindarán al hígado, riñones y estómago una ayuda extra para procesar el exceso de proteínas.

¿Qué alimentos están permitidos?

Esta dieta está lejos de ser un régimen riguroso de proteínas. Al contrario, ofrece una amplia gama de alimentos que se pueden ingerir y que la convierten en una opción diferente, y sobre todo, con alternativas para evitar el aburrimiento alimenticio. Entre los alimentos permitidos se encuentran:

  • La carne, el pescado y las aves. Son una rica fuente de proteína animal, en especial, las carnes magras.
  • Lácteos. En todas sus variantes, se recomiendan desnatados, para evitar así los lípidos.
  • Huevos. Son una excelente fuente de proteína animal.
  • Verduras. La perfecta proteína vegetal necesaria para el cuerpo. Por ejemplo, espinacas, lechuga, zanahoria, pepino y tomate.
  • Frutos secos. Como almendras y nueces, fundamentales en esta dieta.
  • Fruta. Son un complemento esencial en la dieta, aunque limitado a 2 piezas de fruta baja en hidratos de carbono.
  • Semillas. Son proteína vegetal que también debe incorporarse en la dieta. Las más recomendadas son quinoa, chía, linaza y ajonjolí.
  • Aceite de oliva. Es una grasa permitida.
  • Té verde o rojo, y en especial, agua, es esencial para que la dieta funcione cumpliendo el objetivo que se desea.
  • Están contraindicadas todas las grasas saturadas, alimentos procesados, embutidos y los carbohidratos refinados como pasta, arroz y pan.

¿Quiénes pueden realizar una dieta proteica?

  1. La dieta proteica está indicada para aquellos que desean perder peso y ganar masa muscular.
  2. Pacientes diabéticos, por supuesto bajo supervisión médica, pueden encontrar aquí una alternativa alimenticia que favorece su salud.
  3. Las personas que tienen alguna lesión corporal pueden usar esta dieta como una ayuda para recuperarse con mayor rapidez.
  4. Deportistas de alto rendimiento que requieren un mayor consumo de proteínas para mejorar sus resultados.

Algunos beneficios de la dieta proteica

  • Incluye una amplia variedad de alimentos.
  • Se aumenta a 5 la cantidad de comidas que se ingieren a diario.
  • Los alimentos que se ingieren dan lugar a la sensación de saciedad, evitando así la ansiedad que en algunos casos se presenta cuando se hace dieta.
  • Sin duda, uno de los beneficios más significativos, es que esta dieta no produce efecto rebote en el proceso de adelgazamiento..

En conclusión, es importante saber que la dieta proteica debe realizarse por un tiempo concreto, entre 15 días y un mes máximo. Siempre bajo el asesoramiento de expertos en nutrición, para evitar complicaciones en la salud.