Botox para la migraña: ¿Cómo funciona? Resultados

botox para migraña¿Conocías la eficacia del botox para la migraña? Si eres una persona que sufre de migrañas te sorprenderá saber que el botox, más allá de su uso para fines estéticos puede aliviarte de esos molestos dolores de cabeza.

La toxina butolínica o botox puede utilizarse como tratamiento preventivo o la solución para la migraña, además es compatible con otros medicamentos, lo que significa que podrás ingerir otros fármacos sin tener la preocupación de una reacción adversa. Veamos cómo funciona este tratamiento y cuándo se utiliza, sin dejar de mencionar los resultados obtenidos tras la aplicación del botox para la migraña.

¿Cuándo se utiliza el Botox?

En la actualidad el botox, a parte de para tratamientos médico-estéticos, se está utilizando también como una solución para todas aquellas personas que sufren de migrañas. En España hay un millón y medio de afectados por estos dolores de cabeza intenso, que, en muchos casos, les impide trabajar o hacer sus actividades diarias.

El uso del botox para la migraña está indicado para pacientes con migrañas crónicas que pueden llegar a tener dolor durante 15 días o incluso 3 meses.

Muchos especialistas recomiendan la utilización de botox cuando ya un paciente ha probado 2 o 3 tratamientos y no logra resultados, del mismo modo, se utiliza el botox en aquellos pacientes que no toleran algunos fármacos, y sobre todo, en los pacientes que tienen otras patologías y por razones médicas no pueden ingerir ciertos medicamentos, como los que se recetan para la migraña y que están contraindicados para ellos.

¿Cómo funciona el botox para migraña?

La aplicación de botox para la migraña se inicia con la aplicación de pequeñas inyecciones en zonas como la frente, el cuello, cuero cabelludo y, en algunos casos, los hombros. La función del botox parte de la relajación de los nervios, lo que permite que se cree un bloqueo de los estímulos que reaccionan a la migraña dejando estos de enviar señales de dolor al sistema nervioso central.

El procedimiento consiste en inyectar de forma intramuscular y a poca profundidad en al menos 31 puntos de la cabeza, cuello y hombros, que son las zonas puntuales para tratar la migraña. La frecuencia dependerá de algunos factores propios del paciente, aunque la mayoría se hace este tipo de infiltraciones cada tres meses.

Otro aspecto de relevancia es que las inyecciones son casi indoloras y el tratamiento es ambulatorio. Una sesión tiene una duración de 45 minutos permitiendo al paciente su incorporación de forma inmediata a su vida diaria.

¿Qué resultados se obtienen?

Este es uno de los puntos más importantes para los pacientes, ya que, los padecimientos de la migraña generan un dolor muy intenso que desean mitigar de manera efectiva y con la aplicación del botox se obtienen muy buenos resultados.

Desde la primera aplicación se siente la diferencia, aunque esto varía de acuerdo a las particularidades de cada paciente, pero a medida que pasan las semanas el paciente mejora notablemente ya que el botox consigue mitigar y reducir la intensidad del dolor y la frecuencia.

Así mismo, la aplicación del botox no produce efectos secundarios, aunque algunos pacientes pueden presentar molestias e inflamación en las zonas donde se aplicaron las inyecciones, producto de los pinchazos, que en un lapso de 24 a 48 horas desaparecen.

El botox más allá de aplicarse en áreas estéticas, también se ha convertido en una solución para las personas que padecen migrañas, aunque no es una cura definitiva, sus efectos van a mejorar la calidad de vida de muchos pacientes.

¿Sabías que el botox también es una solución implacable ante el exceso de sudoración?. Si tienes dudas sobre el botox, no te pierdas este post de 10 preguntas sobre el botox.

25/05/2021
POR RUSINOL
ETIQUETAS botox salud
Quizás te interese
0
Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.