Cuando una persona logra obtener la figura deseada siente que ha librado una batalla. En algunos casos, reducir o aumentar medidas es muy complicado, sobre todo, por el necesario cambio en nuestros hábitos.

Una vez alcanzado el objetivo del peso ideal, se presenta la verdadera complejidad: mantener las medidas, todo un reto, especialmente tras las restricciones a las que se somete el organismo durante ese período de tiempo.

A continuación, te damos unos consejos para mantener tu peso tras la dieta:

Alimentación equilibrada

En primer lugar, la alimentación es clave para mantener el peso. Es posible que te hayas sometido a un régimen estricto para conseguir el peso deseado, con las restricciones propias que te permitieron lograr tu objetivo.

Continúa ingiriendo alimentos nutritivos y saludables y haz de la alimentación equilibrada un hábito. No necesitas seguir una dieta estricta, solo moderar las cantidades de alimentos y evitar los menos saludables.

Evita alimentos poco saludables

Es necesario que evites ingerir algunos alimentos, que además de hacerte ganar peso, te pueden ocasionar problemas de salud, como diabetes, hipertensión arterial o colesterol alto, entre otros.

  • Bebidas como refrescos, soda y gaseosa.
  • Grasas como manteca, aceite y mantequilla.
  • Bollería.
  • Alimentos procesados.

Las excepciones están permitidas

Es normal caer en tentaciones alimenticias, como por ejemplo, comer algún dulce, una hamburguesa o una pizza. Lo importante es moderar la cantidad, por lo que se recomienda hacer excepciones con pequeñas porciones de estos deliciosos pero poco saludables alimentos; y sin duda, optar por comidas caseras.

Las excepciones están permitidas, pero debes equilibrar las comidas. Por ejemplo, si vas a cenar fuera de casa y después tomar una cerveza, durante el día come ligero y en porciones moderadas para compensar los excesos.

No conviertas estos antojos en prácticas frecuentes, procura dejarlos para el fin de semana.

Hidratación constante

La hidratación es muy importante cuando se realiza una dieta y este es un hábito que debe mantenerse tras obtener el peso deseado. Es vital tomar agua sin la necesidad de tener sed.

La hidratación mantiene nuestro organismo en buen funcionamiento. Sin embargo, no debes ingerir bebidas alcohólicas ni mucho menos azucaradas.

No cancelar las rutinas de ejercicios

Realizar una rutina de ejercicios para mantener el peso es fundamental, ya que al adelgazar, la flacidez será tu peor enemiga. Por lo tanto, es necesario continuar con deporte para tonificar y fortalecer el cuerpo.

Del mismo modo, si tu meta fue aumentar de peso y lograste la figura ideal, es importante mantener tus rutinas de ejercicios, con asesoramiento de un profesional.

Un cuerpo sedentario está expuesto a aumentar de peso, ponerse flácido y llenarse de celulitis, ¡así que a ejercitarlo! Además, el deporte mejora nuestro estado de ánimo.

Para combatir la flacidez y la celulitis con todas las armas disponibles, prueba tratamientos coporales como la intralipoterapia, que te ayudará a bajar de peso, volumen y a mejorar notablemente el tono muscular.

No saltarse comidas

Para mantener el peso tras la dieta es importante que continúes realizando las cinco comidas diarias que se suelen fijar durante el régimen, ya que esto contribuye a mantener el organismo activo.

Es aún más importante no saltarse ninguna comida, sobre todo el desayuno, pues el organismo interpreta que se está en una situación de alerta e inicia un proceso para acumular calorías, lo que puede desencadenar un efecto indeseado en nuestro cuerpo.

Si te has excedido con un capricho, no es recomendable suprimir una comida para compensar ese hecho, ya que el hambre que sentirás luego te hará comer en mayores cantidades.

Consejos adicionales

  • Ingiere por lo menos dos piezas de fruta al día.
  • Mastica muy bien los alimentos para ayudar en el proceso digestivo.
  • Date tu tiempo, evita comer rápido.
  • Realiza cenas ligeras.
  • Ponte en manos de un experto que te ayude a mantener tu peso ideal.

Solo necesitas una buena planificación, tener constancia y disciplina para conservar los resultados obtenidos y evitar el efecto rebote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *