Fototerapia láser: ¿Qué es y para qué sirve? ¿Cómo funciona?

Si estás buscando cómo combatir el envejecimiento prematuro de tu piel, las manchas o el acné, sigue leyendo este artículo donde te contamos cómo solucionarlo con la fototerapia láser.

La fototerapia láser es un excelente recurso para tratar la piel, que no representa ningún tipo de riesgo para el organismo. Se presenta como una técnica innovadora que combate de manera rápida y efectiva distintas afecciones de la piel sin causar daño o irritación. En este artículo te explicamos qué es y para qué sirve.

¿Qué es la fototerapia láser?

La fototerapia láser es una técnica innovadora que consiste en la aplicación de fotones de luz de distintas longitudes de onda (entre 423 nm y 650 nm) para tratar una multitud de afecciones de la piel, como envejecimiento, hiperpigmentación y acné activo.

Entre las características de la fototerapia láser destaca su acción antiinflamatoria, su efecto reparador y su eficiencia para aclarar las manchas y unificar el tono de la piel.

¿Para qué sirve la fototerapia láser?

Como hemos mencionado anteriormente, la fototerapia láser está indicada para tratar múltiples afecciones de la piel con el fin de:

  •   Prevenir y mejorar el envejecimiento.
  •   Reducir la inflamación y el eritema ocasionado por distintos tratamientos agresivos.
  •   Mejorar las cicatrices de acné y poros abiertos.
  •   Corregir alteraciones de la pigmentación de la piel, aclarando manchas y unificando el tono de la piel.
  •   Reparar y proteger la piel dañada.
  •   Activar el metabolismo celular.
  •   Combatir las estrías y arañas vasculares.

¿Cómo funciona la fototerapia láser?

El láser es una forma de luz especializada. Todo tu cuerpo está hecho de células que responden a la energía de la luz.

La luz emitida es absorbida por las células de la piel activando los fotorreceptores, lo que ocasiona respuestas biológicas como la liberación de óxido nítrico de adenosina trifosfato (ATP) o el aumento del flujo sanguíneo, lo que acelera el metabolismo para su reparación y cicatrización.

De igual forma, la fototerapia láser emplea distintas longitudes de onda con diferentes colores, las cuales se enfocan en diversos problemas de la piel como por ejemplo:

  • La luz roja de 640 nm. Tiene una alta capacidad de penetración con una acción regeneradora, perfecta para tratar cicatrices, quemaduras, marcas de acné, etc. Esta luz estimula la producción de colágeno y elastina.
  • La luz amarilla de 583 nm: actúa al igual que para tratar la telangiectasias o arañas vasculares así como para el tratamiento de la rosácea
  • La luz verde de 532 nm: es para tratar las manchas, adecuada para pieles sensibles. Funciona para regular la producción de melanina, recomendada para difuminar pecas, manchas y la piel irritada después de la exposición al sol.
  • La luz azul de 423 nm. Tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatoria, recomendada para el acné de tipo leve a moderado.

La fototerapia láser es un tratamiento no invasivo que no produce efectos secundarios ni tampoco necesita de un tiempo de recuperación, además puede complementarse con otras técnicas estéticas como el peeling químico para potenciar los resultados.

Si deseas darle cariño a tu piel, ya sea para rejuvenecer su apariencia o para tratar las cicatrices del acné, pide tu cita en Centro Médico Rusiñol, clínica de medicina estética en Madrid, donde te realizaremos un estudio dermocosmético para saber cuál es el tratamiento que necesitas.

23/11/2021
POR RUSINOL
ETIQUETAS antienvejecimiento belleza fototerapia
Quizás te interese
0
Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Llámanos al 676 043 524 ó déjanos tu teléfono y te llamamos