Hilos tensores para cuello: Tratamiento y resultados

En muchas ocasiones, cuando nos tratamos del envejecimiento nos olvidamos de la zona del cuello y escote. Una zona olvidada y muy importante donde más se pueden apreciar tanto las arrugas como la flacidez. De esta forma, en este post hablaremos sobre los hilos tensores para el cuello. Un tratamiento médico-estético no invasivo con el que rejuvenecer esta zona.

¿En qué consiste el tratamiento de hilos tensores?

El tratamiento de hilos tensores es considerado como la respuesta idónea ante los problemas de flacidez facial. Consiste en la aplicación de hilos sintéticos bajo la piel, con el propósito de conseguir un efecto de elevación y tensado.

Esta técnica es capaz de estimular los tejidos internos, reafirmando la piel y corrigiendo la flacidez. Su aplicación es sencilla, rápida y no requiere de ningún tipo de incisiones. Además, se trata de un material reabsorbible y por tanto no produce alergias ni rechazos.

¿Cuándo y dónde aplicarlo?

Al tratarse de un tratamiento estético ideado para los principales signos del envejecimiento, su aplicación es recomendable para pacientes a partir de 35-40 años que empiezan a notar arrugas incipientes y flacidez facial.

Por su parte, los hilos tensores pueden aplicarse tanto en la zona facial como en la corporal. A nivel facial, este tratamiento es capaz de definir línea mandibular, reducir papada, tensar mejillas, definir el rostro, atenuar las arrugas del cuello y escote, y mucho más. En cuanto a los hilos tensores en el área corporal, esta técnica es aplicable para la flacidez de los brazos, abdomen, glúteos y rodillas.

Tratamiento de hilos tensores en el cuello

Como hemos dicho anteriormente, normalmente, la zona del cuello es de las más olvidadas tanto en tratamientos dermocosméticos como médico-estéticos. Incluso, solemos olvidar esta zona al aplicar fotoprotector, incrementando las posibilidades de afectar aún más la piel. Sin embargo, cuando la flacidez y la acumulación se vuelve demasiado evidente, es momento de buscar una solución.

La aplicación de hilos tensores en el cuello es capaz de mejorar el aspecto de la piel y ponerle fin a las arrugas finas debidas a la pérdida de tono de la piel. Normalmente, se utiliza una crema anestésica en el área para poder aplicar los hilos. Se puede aplicar en todo el cuello, haciendo mucho más énfasis en la zona central donde más se evidencian los primeros signos de envejecimiento.

Resultados

No cabe duda que los hilos tensores son capaces de darle un aspecto más joven y fresco a la zona del cuello. Su uso es ideal para favorecer la producción y actividad del colágeno y elastina en la piel, creando un efecto de tensado prolongado. Los resultados de este tratamiento pueden durar entre 1 año y 18 meses de forma visible.

Si te interesa probar esta técnica, en Centro Médico Rusiñol, Clinica de Medicina estética situada en Madrid, contamos con una larga trayectorias en medicina estética capitaneado por la Dra. Mª Ángeles López Marín. Reserva tu cita sin compromiso en el 676 043 524.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *