Tabaco y la piel: ¿Cómo afecta?

Desde Centro Médico Rusiñol, clínica de medicina estética en Madrid, queremos hablar hoy de la relación que existe entre el tabaco y la piel. Hay otros factores que afectan el envejecimiento de la piel como el exceso de exposición al sol o factores medioambientales, pero el tabaco también es un factor clave que envejece en gran medida la piel.

¿Cómo afecta el tabaco a la piel? ¿Qué hace la nicotina para que nuestra piel pierda aquellas propiedades más importantes para mantenerla joven? Hoy te explicamos todo ello.

¿Cómo afecta el tabaco en la piel?    

El tabaco puede tener muchos efectos negativos en la piel. No solo afecta a quien lo consume sino también al grupo social que le rodea. El primer efecto biológico se debe al aumento de los radicales libres que es uno de los causantes del envejecimiento de la piel.

Además, la nicotina contiene un componente llamado vasopresina que aumenta la presión sanguínea y disminuye los estrógenos. Los estrógenos bajos incrementan la sequedad.

El tabaco también hace que disminuya la absorción de vitamina A y altera la producción de la elastina y el colágeno. Como resultado, obtenemos una piel reseca, con poca luminosidad y con arrugas más pronunciadas.

¿Cómo cambia la piel después de dejar de fumar?

Después de dejar de fumar, la piel puede cambiar en varios aspectos. Se vuelve más hidratada, lo que puede reducir la apariencia de las arrugas y las líneas finas. Además, adquiere una mejor textura y un tono más uniforme. La producción de colágeno y elastina incrementa y se reducen la apariencia de los poros dilatados. La piel se vuelve más saludable en general y más rejuvenecida.

¿Cuánto tiempo tarda la piel en recuperarse después de dejar de fumar?

Después de dejar de fumar, la piel comienza a recuperarse inmediatamente. Aunque para una recuperación completa dependerá de varios factores, como la edad, la duración del hábito de fumar, la cantidad de cigarrillos fumados por día y la calidad de la piel en general. En principio, la piel presenta un aspecto seco, enrojecido y pigmentado. Sin embargo, en solo unas semanas, tras dejar de fumar, comenzarán a notarse síntomas de mejoría.

Según algunos estudios, la piel puede tardar entre 1 y 9 meses en recuperarse completamente después de dejar de fumar. Durante este tiempo, se pueden observar mejoras en la hidratación y el brillo de la piel, mejorando también su calidad.

Además, dejar de fumar también mejora la circulación sanguínea en la piel, lo que aumentará la producción de colágeno y elastina, las propiedades que mantienen la piel firme y elástica.

Es importante tener en cuenta que, aunque dejar de fumar mejorará la apariencia de la piel, es posible que algunos daños causados por el tabaco sean irreversibles. Por ejemplo, las líneas finas alrededor de los ojos pueden no desaparecer completamente después de dejar de fumar, pero pueden reducirse significativamente.

En nuestro Centro Médico Rusiñol somos especialistas en tratamientos de piel, por tanto, te ayudaremos a acelerar el proceso de recuperación, una vez hayas decidido dejar de fumar.  Reserva tu primera consulta gratuíta en el 676 043 524. Tras un diagnóstico 3D de tu piel con Skin Analyser, donde analizamos todas las características de tu piel, crearemos un protocolo personalizado para ti.

20/04/2023
POR RUSINOL
ETIQUETAS belleza cuidados de la piel manchas en la piel
Quizás te interese
0
Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Escanea el código
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
https://rusinol.com

Llámanos al 679 307 291 ó déjanos tu teléfono y te llamamos

    Acepto los términos y condiciones