Es la tercera bebida más consumida en todo el mundo, un regalo de la naturaleza, y además, con beneficios para la salud. Se trata del té verde, una deliciosa bebida, que además de poseer propiedades beneficiosas, tiene ciertas contraindicaciones.

En este post dedicado al té verde, te damos la información necesaria para que conozcas todo al respecto.

Propiedades

Japón es uno de los países que más consumen esta bebida, cuya población es de las más longevas y saludables. Esto se debe en gran parte a las costumbres y hábitos alimenticios, como el consumo de té verde, cuyas propiedades querrás incluir en tu rutina diaria.

  • Adelgazantes. Gracias a sus propiedades adelgazantes, supone una ayuda en las dietas de adelgazamiento; siempre y cuando se consuma de una manera regulada y sin abusar de este efecto.
  • Anti-envejecimiento. Posee un alto contenido en Vitamina E y flavonoides, lo cual, en conjunto, puede favorecer a retrasar el envejecimiento; destruyendo los radicales libres que el mismo organismo produce.
  • Antioxidantes. Contiene inmensas propiedades antioxidantes, que resultan muy eficaces en la prevención de diversas enfermedades.

Contraindicaciones

Como casi cualquier alimento o bebida, el consumo de té verde en exceso puede llegar a ser malo para la salud. Además, su ingesta en individuos con ciertas afecciones puede resultar perjudicial para la salud.

  • Teína. Se trata de un estimulante al igual que la cafeína, por lo que un excesivo consumo puede tener como consecuencia efectos adversos como migrañas, aceleración del sistema nervioso y el ritmo cardíaco, entre otros.
  • Embarazadas o mujeres en período de lactancia. En relación al punto anterior, las mujeres embarazadas, en período de lactancia e incluso personas en tratamientos médicos, deben consultar a un médico antes de consumir esta bebida.
  • Personas con anemia, ansiedad, insomnio, problemas cardíacos o trastornos nerviosos. Debido a la presencia de taninos absorbentes del hierro en el organismo, no se aconseja su consumo en personas con este tipo de trastornos, que deben regular o evitar totalmente el consumo de té verde.
  • Temperatura. De la misma forma que cualquier otro líquido, el té verde debe ser consumido a una temperatura media, sin exagerar al calentar el agua, pues esto podría perjudicar gravemente el esófago.

No hay nada mejor que disfrutar de una bebida fría o caliente, que además de deliciosa, tenga enormes beneficios para el organismo. El té verde, tomado con conocimiento de sus propiedades y contraindicaciones, puede ser muy beneficioso si lo incluyes en una dieta equilibrada.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *