El acné juvenil puede causar un impacto físico y emocional, es muy común en la etapa de la adolescencia, aunque también afecta a niños y adultos.

Su pronóstico más desfavorable desde el punto de vista físico son las cicatrices profundas residuales que dejan las lesiones. En ocasiones, sus brotes se desencadenan principalmente en la adolescencia producto de los cambios hormonales, entre otros. Hoy vamos a   hablarte de los diferentes tipos de acné juvenil y los posibles tratamientos para eliminarlo.

Tipos de acné

El acné juvenil puede clasificarse según el nivel de agresividad que las lesiones dejan en la piel, entre estos se encuentran:

Acné leve

Es un tipo de acné transitorio que suele aparecer en diversas partes del rostro como las mejillas, frente y zona de la nariz. Sus principales lesiones no son inflamatorias, se caracteriza por presentar comedones (taponamiento del folículo), granos rojos (pápulas) y espinillas con pus (pústulas).

Por lo general, con un tratamiento tópico en casa es suficiente, aunque se puede aplicar un peeling según su gravedad, con el fin de eliminar la obstrucción de los poros y regular la producción de grasa.

Acné moderado

Se visualiza un mayor número de lesiones que afectan otras partes del cuerpo además de la cara como la espalda, con presencia de comedones, pápulas y pústulas. Se recomienda una limpieza profunda profesional acompañada de un peeling en centro médico .

Acné moderadamente grave

Es un acné más agresivo que afecta capas inferiores de la piel, extendiéndose por la cara, torso y espalda.

Para tratar el acné moderadamente grave, se pueden realizar limpiezas profundas (desincustracción), acompañadas de peeling y tratamientos orales para regular la producción de grasa e infecciones.

Acné grave

Es el caso más común que deja cicatrices en el rostro y la espalda, incluso en la zona del cuello y el pecho. Se trata de un acné noduloquístico y conglobata que puede llegar a afectar la vida cotidiana de quien lo padece.

Durante su aparición el paciente presenta numerosas lesiones, entre ellas, comedones, pápulas, pústulas, nódulos y abscesos, siendo necesario la aplicación de tratamientos médicos más eficaces, como el Peeling y el PRP (plasma rico en plaquetas) previa limpieza profunda profesional.

Tratamientos para el acné juvenil

El acné vulgaris es el más habitual durante la adolescencia producto de los cambios hormonales, no obstante, puede persistir y hacerse crónico. Por ello, es vital que antes de iniciar cualquier tratamiento se realice una valoración médica para un control más eficaz. De igual forma, considera los siguientes tratamientos en función del tipo de acné.

Peeling facial

El peeling facial es una exfoliación química controlada de las capas superficiales de la piel utilizando TCA (tricloroacético) que estimula la producción de colágeno y elastina, consiguiendo una piel renovada más saludable, firme y tersa.

Es un tratamiento médico-estético sencillo e inocuo que se puede llevar a cabo cada 20 días dependiendo del problema a tratar. A través de su aplicación se mejora el acné activo, se regula la producción de grasa y se reduce drásticamente el tamaño de los poros, minimizando las lesiones y marcas de acné. Además, puedes combinarlo con otros tratamientos para otros tipos del acné.

Bioestimulación con factores de crecimiento

Es un tratamiento donde se utiliza la propia sangre del paciente, para reparar y regenerar las marcas y cicatrices dejadas por el proceso quístico pustuloso del acné grave.

La bioestimulación con factores se crecimiento no produce efectos secundarios, ni alergias, debido al uso de la sangre del propio paciente. Es una técnica aplicable en el rostro, cuello y zona del escote, siendo uno de los tratamientos más eficaces y naturales para renovar la piel.

Su combinación con el peeling se puede realizar en un mínimo de tres sesiones con intervalos de un mes por sesión, visualizando los resultados progresivamente.

Si padeces de un tipo de acné juvenil es importante que evites la manipulación de las lesiones, ya que, esto puede empeorar la situación. En Centro Médico Rusiñol, clínica de medicina estética en Madrid, tras una valoración inicial te pautaremos el tratamiento más adecuado para ti. Pide cita sin compromiso en el 676 043 524.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *