Exceso de grasa, riesgo para el organismo

Ahora que aún estamos a tiempo de conseguir un cuerpo sano y en forma para verano, queremos analizar los diferentes tipos de grasas, para que desde ya puedas comenzar a habituarte a seguir una alimentación sana y deshacerte de la acumulación grasa que puede afectar a tu salud.

¿Cuáles son las funciones de las grasas en nuestro cuerpo?

  • Es fuente de energía:

El cuerpo quema hidratos de carbono para obtener energía aunque las grasas son una fuente de energía más limpia y eficaz. De ésta forma, quemar grasa produce menos desechos ácidos.

  • Forma parte de neurotransmisores cerebrales que regulan nuestro estado de ánimo, así los fosfolípidos a nivel cerebral son básicos para la memoria.
  • Son parte de las membranas celulares, forma una parte importante de estructuras de tejidos tan fundamentales como el cerebro.
  • Las grasas buenas como el omega 3 van a tener un efecto regulador del organismo:  antiinflamatorio, antidepresivo.. etc

Diferentes tipos de grasas

  • Grasas saturadas:

Son básicamente de origen animal. Con moderación son necesarias para aportar el mínimo de colesterol que necesita nuestro organismo para formar neurotransmisores,  en exceso puede obstruir arterias y causar enfermedades cardiovasculares. 

  • Grasas monoinsaturadas:

Son muy estables y aguantan temperaturas superiores a los 48ºC sin producir derivados tóxicos. Por ello, es la mejor opción para cocinar. Suelen ser líquidas aunque se solidifican con el frío.

  • Grasas poliinsaturadas son la mejor fuente de energía para nuestro cuerpo.

Son grasas que ayudan a bajar los niveles de colesterol, efectos antiinflamatorios, etc. como los aceites de pescado ricos en omega 3

  • Grasas trans:

Son sintéticas  y se forman cuando se agrega hidrógeno al aceite vegetal para convertirlo en líquido sólido como pudiera ser la margarina. Éste tipo de grasas son perjudiciales ya que aumentan los niveles de colesterol dificultando la circulación y aumentando el riesgo de padecer enfermedades degenerativas.

Son las únicas grasas que debemos evitar por sus efectos en nuestro cuerpo.

Se encuentran en la pastelería industrial, margarinas y preparados alimenticios de larga duración

La clave está en la moderación

Lo importante es comer con la debida moderación tanto grasas buenas como no tan buenas y evitar lo máximo posible las grasas trans.

Incluir grasas mono y poliinsaturadas en tu dieta como frutos secos, aceites vírgenes, pescado como trucha, salmón, caballa, sardinas, atún o lubina.

Grasa abdominalRiesgos de la grasa abdominal

Nuestro cuerpo dispone de una reserva energética y aprovecha los pequeños excesos de grasa para protegernos de cambios climáticos y así, utilizar esa energía en el correcto funcionamiento de los órganos. Pero si esas reservas energéticas no se queman, tienden a convertirse en grasas que se acumulan en el hígado y en zona abdominal dificultando el correcto funcionamiento de la ventilación pulmonar y cardíaco.

Lo ideal es que la cintura de los varones no sobrepase los 102 centímetros y en caso de las mujeres los 88 centímetros.

Alimentos que te ayudarán a combatir la grasa en la cintura 

  • Cítricos como naranjas o limones que a parte de ser una maravillosa fuente de vitamina C, favorece que nuestro organismo procese la grasa más rápidamente.
  • Nueces: Inclúyela en tus ensaladas ya que cuentan con Omega 3, lo que ayuda a regular las hormonas de estrés y evita que nuestra grasa se acumule. Pero no te excedas, basta con 4 nueces al día.
  • Almendras:  Controla los niveles de azúcar y activa el metabolismo. Además, son ricas en proteínas, calcio, fibra y Omega 3 aportando una buena dosis de energía (consume hasta 10 al día)
  • Avena: Reduce el colesterol y purifica la sangre, gracias a sus propiedades esenciales para capturar las grasas y eliminar cualquier toxina de nuestro organismo.
  • Salmón: Fuente esencial de Omega 3 y proteínas, activa el metabolismo y evita que la grasa se acumule en el abdomen. Ideal consumirlo 2 veces a la semana
  • Aceite de oliva: No dudes acompañar tus ensaladas con un chorritos de aceite de oliva que favorece la absorción de nutrientes y disminuye el colesterol, es un excelente aliado para regular nuestra grasa abdominal.

¿Cómo deshacerte de la grasa abdominal?

Es indudable que la pérdida de peso ayuda a disminuir el volumen de la grasa abdominal, pero en ocasiones, ésta es más fibrosa o dura de forma que necesitamos aplicar tratamientos localizados como la Hidrolipoclasia o liposucción sin cirugía.

Mediante éste tratamiento, rompemos la célula grasa de forma que se libera la grasa contenida reduciendo los volúmenes localizados y remodelando la figura.

Además, al romper ésta célula grasa, ésta no se volverá a acumular en la zona tratada.

Ésta grasa va por vía linfática y venosa al hígado, donde es metabolizada y eliminada del organismo.

Por ello, es importante que durante el tiempo que dure el tratamiento se realice una dieta baja en grasa y alcohol para favorecer la metabolización.

Al mismo tiempo, recomendamos utilizar una faja de comprensión en la zona tratada que adapte la piel al músculo y evite la flacidez.

Ventajas de la Liposucción sin cirugía:

  • No tienes que pasar por quirófano
  • Remodelas la figura
  • Reduces de 1 a 2 cm de grasa por sesión
  • Menos predisposición a depositarse la grasa en la zona tratada
  • Menor coste económico
  • Evitas los riesgos para la salud que conlleva la acumulación de grasa

Llámanos sin compromiso y pide tu cita gratuita en el 91 561 8113  o el 676043524 para que podamos analizar tu caso personalmente.

23/02/2016
POR RUSINOL
ETIQUETAS eliminar grasa grasa abdominal hidrolipoclasia liposuccion sin cirugia
Quizás te interese
0
Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Llámanos al 676 043 524 ó déjanos tu teléfono y te llamamos

    Acepto los términos y condiciones