Vientre plano

Para lucir un vientre plano es necesario aunar diferentes hábitos no sólo para conseguirlo, sino también para mantenerlo. Una buena alimentación y ejercicio son primordiales, aunque a veces puede ser de ayuda algún tratamiento estético como Hifu, del que hablaremos más tarde. Pero ninguna técnica es capaz de mantener los resultados si no conseguimos seguir hábitos saludables.

5 alimentos para vientre plano

De todas las zonas del cuerpo, el vientre es de las áreas con mayor tendencia a la acumulación de grasa. En algunos casos este exceso de grasa se debe a un estilo de vida sedentaria o ciertas enfermedades, mientras que en otros a es consecuencia de una mala alimentación.

Esta última es de las razones más comunes, ya que la alimentación juega un papel importante en el peso y la concentración de grasa en el cuerpo. Por eso, en Centro Médico Rusiñol, te recomendamos 5 alimentos para tener un vientre plano.

  • Legumbres: son la combinación perfecta de carbohidratos, fibra y proteína para conseguir una alimentación equilibrada. Regulan el apetito y ayudan a quemar grasa.
  • Vegetales: excelentes diuréticos para eliminar la retención de líquidos. Contienen cantidades altas de vitaminas A, C, ácido fólico y minerales como el potasio.
  • Picantes y especias: Muchas especias mediterráneas son digestivas y contribuyen a la pérdida de grasa localizada. Por otro lado, el aumento de temperatura ocasionado por el picante aumenta el gasto calórico. 
  • Frutas: son ricas en vitamina C y potentes antioxidantes antiinflamatorios, especialmente, las de colores intensos. Mejoran la digestión y tienen efecto diurético.
  • Proteínas limpia de grasa: Como carne de pollo, ternera o pescado blanco. Estimulan el metabolismo, te dan fuerza y energía, alto poder saciante y ayudan a eliminar líquidos del organismo.

¿Qué evitar?

Así como hay alimentos que te vendría bien consumir, hay otros que debes evitar por completo si lo que quieres es tener un vientre plano.

  • Olvídate de las gaseosas: incluso si no tienen azúcar ni calorías, las bebidas con gas son las principales causantes de la inflamación del vientre y la acumulación de aire en el mismo.
  • Evita los chicles: al masticar chicle, ingresa aire en nuestro cuerpo que causa hinchazón.
  • Dile no a los edulcorantes: normalmente, se usan como sustituto del azúcar en dulces y bebidas. Sin embargo, son bastante difíciles de digerir, causan mala digestión e hinchan el abdomen.

Consejos para conseguir un vientre plano

Ejercítate

Realizar actividad física es una de las principales claves a la hora de tener un vientre plano. Hacer ejercicios de resistencia, pilates, natación, correr o simplemente caminar, son algunas de las actividades ideales para quemar energía y grasa acumulada.

Mantente hidratado

Otro de los pilares fundamentales para reducir abdomen, es la hidratación. Tomar abundante agua durante todo el día, previene la retención de líquidos y favorece por completo al organismo.

Descanso entre actividades físicas

Además de la relevancia que tienen los ejercicios en la pérdida de grasa localizada, es necesario tener en cuenta la importancia del descanso para acelerar el metabolismo. Sobre todo, si se ha realizado una ardua sesión de ejercicios.

Ten buena disposición

Mantener una actitud positiva es otra de las claves para lograr cualquier tipo de cambio físico en tu cuerpo. Para lograr tu objetivo de tener un vientre plano, es necesario tener excelente predisposición y perseverancia para alcanzar tu meta.

Tratamiento HIFU 4D

Como hemos dicho anteriormente, en ocasiones, ni el ejercicio ni la buena alimentación son suficientes para conseguir un vientre plano puesto que entra en juego otro tipo de características como la genética, y por tanto, es necesario un tratamiento de refuerzo. Nos referimos a Hifu corporal, el tratamiento más innovador, con el que cuenta nuestra clínica de medicina estética, ante la grasa localizada y la flacidez. Un tratamiento no quirúrgico ni invasivo que consiste en la aplicación de ultrasonidos en la zona a tratar, que se transforman en energía en forma de calor a distintos niveles del tejido celular subcutáneo. Así, puede estimular la producción de colágeno, que actúa de forma directa sobre la elasticidad y provoca un efecto lifting, que reafirma la dermis.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *