Cada época del año tiene sus pros y sus contras para la salud. El cuerpo humano, dadas las características de la época en cuestión, puede variar.

Teniendo en cuenta esto, ¿cuáles son los factores en juego? Pues bien, las tradiciones, el clima y la comida son los factores predominantes en cuanto a cambios en cada estación. En esta ocasión, nos enfocamos especialmente en el último.

El invierno es, probablemente, la temporada del año en la que adquirimos más grasa que en cualquier otro momento. Esos desagradables kilos y tallas de más, que son tan fáciles de ganar y tan difíciles de perder, se deben a la combinación del clima frío y la cantidad de comida que se suele consumir en esta época.

Existen una variedad de dietas  para reducir la grasa adquirida en estas fechas. Hablamos de una en particular: la dieta quemagrasa, la más buscada esta primavera.

¿Cómo empezar? 

El primer paso para saber si la dieta quemagrasa es adecuada para ti, es determinar si tu nivel de grasa sobrepasa las cantidades normales. El límite de grasa corporal en una mujer adulta varía entre el 31 y el 33%. Mientras que, en el hombre varía entre el 21 y el 25%.

Sin embargo, se recomienda consultar previamente con un especialista, de cara a hacer una dieta saludable con la que alcanzar tu objetivo de adelgazar.

Modera las grasas poco a poco

Además de la grasa, el otro aspecto a eliminar es la creencia en el famoso mito de las dietas milagrosas, puesto que ninguna de ellas te hará perder peso de manera rápida ni eficaz.

Puedes empezar por eliminar los alimentos procesados, con altos contenidos en grasas saturadas y azúcares.

Comienza tu dieta 

En el momento de hacer la compra, procura elegir alimentos con pocas calorías y altas densidades de nutrientes, tales como frutas, hortalizas, legumbres y verduras. Estas deben ser consumidas dos veces por semana, ya que poseen un gran contenido en vitaminas y fibra, perfectas para eliminar la grasa no deseada.

Planea tu menú semanal, en el que no tengas que forzar nada y seguirlo no signifique un tedioso trabajo. La dieta quemagrasa cosiste en seguir tus hábitos alimenticios, pero eliminando los aspectos que produzcan la aparición de esa grasa extra en el cuerpo.

Escribe una lista de los alimentos que sueles consumir y empieza por suprimir aquellos que produzcan ese efecto no deseado. Consulta con un nutricionista con qué frecuencia debes consumir ciertos alimentos y en qué cantidades.

Al cocinar, procura hacerlo de formas en las que el aceite no sea necesario, con técnicas como al horno, al vapor, a la plancha e incluso en el microondas. De ser necesario el aceite, recurre al de oliva, sin abusar de las cantidades.

Prepara platos aderezados con especias, tratando de evitar las salsas, rebozados y fritos. De igual manera, cuida el consumo de azúcar a la hora del postre y procura consumir postres ricos en azúcar natural.

Ten en cuenta todos estos factores para empezar la dieta quemagrasa. Junto a un buen horario y plan a seguir, el consumo de abundante agua y la práctica de deporte regular, obtendrás resultados en poco más de un mes. ¡Consigue el cuerpo que deseas para lucir bañador este verano!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *